EL ÁGUILA TEMPLARIA II

EL ÁGUILA TEMPLARIA Parte II
Programa documental de Voyager, televisado por el Canal RAI Duo de Italia
Traducido por Melissa Martínez
Editador por Dr. Daniel Guerrero

INTRODUCCIÓN AL DOCUMENTAL:

Antes de proseguir con las crónicas de mi viaje de intercesión profética en Italia, en las ciudades del L'Aquila y Roma, he querido compartir con ustedes varios documentales sobre la ciudad de L'Aquila y su relación con la Orden de los caballeros del Templo.

En la Primera parte, vimos brevemente el Origen de la orden templaria y algunas pistas físicas e históricas que nos demuestran el impacto e influencia que dicha Orden dejó en la ciudad del Águila, en Italia.

Ahora en esta Segunda parte, proseguiremos con este documental y veremos la relación y similitudes de la ciudad del Águila con Jerusalén y la relación del papa Celestino V con los templarios y la basílica de Collemaggio.



L’AQUILA Y JERUSALÉN

El Águila se construiría en el mismo plano de Jerusalén, la ciudad en la cual se encontraba el Templo del rey Salomón, guardián de un gran tesoro. Dos ciudades realizadas con el propósito de esconder el mismo tesoro. ¿Dos ciudades que se tramiten mutuamente un secreto? ¿Es posible todo esto? Veamos las similitudes...

Tanto el río Aterno como el Cedrón que corren junto a las dos ciudades, parecen iguales, casi como una fotocopia; existe una similitud entre la piscina de Siloé en Jerusalén, famosa porque Jesús sanó cerca de ahí a un hombre ciego, y la Aguilana fuente de los 99 máscaras, dos obras de ingeniería hidráulica adyacentes a una puerta del muro más bajo en la ciudad.

Cuántas veces las innumerables investigaciones han ayudado a tratar de entender cómo en realidad sucedieron las cosas. Hemos visto que el Águila tiene un número: el noventa y nueve (99); y este número puede ayudarnos una vez más a llegar a Jerusalén; y cómo las similitudes pueden unir a las dos ciudades. Entonces recorramos juntos un curioso viaje a través de los números.

99 son las lámparas de aceite que arden continuamente día y noche en las cuevas vaticanas, que hospedan las tumbas de los papas, exactamente en el punto donde Pedro puso la primera piedra de la cristiandad. 9 templarios escavaron en el Templo de Salomón, por un tiempo de 9 años; y el cuarto secreto donde se supone que estaba guardada el Arca de el Pacto media 9 x 9 mts. Y los templarios fueron fundados en el año 1099.

¡Noventa y nueve! 99,16 es el numero de las lunaciones, que se producen en el arco celeste en 8 años; a la latitud del Águila, las coordinadas geográficas del centro del Águila son latitud 42,21 longitud 13,23, la suma de la latitud es 9 y la suma de la longitud en 9, o sea 99. Y hay más, Jerusalén es la ciudad santa cuyo número es 66, el valor numérico correspondiente a la Palabra Dios; el Águila es su copia occidental, pero proyectada topográficamente al revés, o sea con los puntos cardenales al contrario, de hecho su número es el 66, que al revés es el 99. Y para terminar, otras dos afinidades para reportar: al norte de Jerusalén aparece el monte del Templo, que para el Águila corresponde a la importante iglesia de santa Justa; y un poco más allá, el monte de los Olivos de Jerusalén es relacionado con la colina aguilana, donde surge la basílica de Collemagio.

L’AQUILA Y LA BASÍLICA DE COLLEMAGIO

Y exactamente la basílica de Collemagio tiene un rol central en el transcurso de nuestra narración, ya que fue terminada y lista, tal vez para hospedar ese tesoro del que tanto se habla; y luego, exactamente en su SANTUARIO, sería nombrado papa Celestino V; y sería la primera vez que un papa sería nombrado fuera de los muros de la catedral de San Pedro (en el Vaticano).

En el año 1292, el 4 de abril, moría el papa Nicolo IV, en uno de los mayores períodos de crisis para la iglesia, en el cual reinaba la simonía, la venta de los cargos eclesiásticos, y el despotismo. El santo colegio cardenalicio quedó por más de 2 años sin decidir la nominación del nuevo papa. Y al final, la decisión cayó en Pedro De Morrone, bajo la influencia del rey de napolés Carlos D’Angio y su hijo Carlos Martel. Fue el 5 de Julio de 1294 y Celestino V tenía la venerable edad de 79 años.

Para algunos el nombramiento de Pedro De Morrone a papa fue solo casualidad; para otros al contrario, estaba fundado en hechos muy precisos: el primero, su santidad indiscutible; el segundo, su edad de hecho servía para que un papa durara poco; la tercera, su maleabilidad, se decía que tenía un carácter débil, pero después se descubrió que no era exactamente así. De hecho, una vez que se convirtió en Celestino V no fue absolutamente un títere en manos de los titiriteros; es más, con la fuerza adquirida con el pasado, reforzó las relaciones que probablemente tenia con los templarios; sí, porque Celestino V conocía los templarios. Descubrámoslo juntos…

CELESTINO V Y LOS TEMPLARIOS

Pedro De Morrone, el futuro papa Celestino V, nace cerca de Isernia, en el año 1210. Siendo joven entra en un convento y se convierte en un monje Benedictino; a continuación elegirá retirarse en Morrone y vivir como un ermitaño; ahí funda una congregación, que se llamaría “Congregación de los pobres eremitas Morronenses”. En 1274, exactamente con el fin de defender su congregación de la disolución prevista por el papa Gregorio X, decide tomar un duro viaje hasta Rione (Celio de Roma), donde se dará acabo el consejo; para un hombre de 60 años en el 1200, y afrontar un viaje de más o menos 1000 Kms., en pleno invierno, era una real empresa; pero el viaje logra su objetivo, el ermitaño logra salvar su propia congregación de la abolición; pero en Rione le pasa otra cosa, un encuentro que tal vez cambiaría la vida y la historia de Pedro De Morrone.

Estamos por descubrir otras pistas importantes que dejaron los caballeros templarios en Italia...

Nos encontramos en un puesto inaccesible, estamos por mostrarle una pintura realmente rara y prohibida al público. Volvamos a hablar de Celestino V, ciertamente Celestino, lo dicen los documentos, encontró a los templarios en Rione; y además, se quedó 2 meses, en un palacio de ellos; y ese palacio luego hasta se convirtió en un convento de Celestino.

Bajo el mismo techo estaba el gran maestro Santiago de Begio; y probablemente fueron los templarios quienes abrieron las puertas al futuro Celestino V, al consejo de Rione, al punto que el papa Gregorio X lo recibió inmediatamente y obtuvo la confirmación de la Orden.

Otro acontecimiento importante ocurrió de ahí a poco en el curso de su regreso de Rione, donde había encontrado a un caballero; hay quienes dicen que fue un ángel que lo habría protegido en el curso de su camino de regreso; y no solo se cuenta eso, sino que fue representado en esta pintura significativa, donde aparece Celestino V con un crucifijo vacío y un ángel, vean hasta la aureola, pero vestido de caballero, incluso con un escudo de armas, con una cruz roja en el medio, exactamente como la de los templarios. Ésta sería otra prueba de esta leyenda, de esta historia, que fue y se acerca a la realidad, más de lo que podamos imaginar.

Hay quienes sostienen que (el ángel) fue un caballero templario y que la relación de confianza que nació con los caballeros del Templo llevó a estos últimos a considerar al futuro de Celestino V, una persona tan especial, como para confiarle una tarea importante: el cuidado consiente de un tesoro único, para lo cual, tiempo más tarde, fue construida una ciudad. Un proyecto importante, donde la santa casa (de María) fue tal vez la última pieza; y que el papa Celestino V no parecía desconocer esa operación.

Celestino V, de hecho no era ni un cobarde ni un vil, más bien fue un hombre con un gran carácter, al punto que en el curso de su corto papado instituyó la “Perdonanza”. Así, nos encontramos frente a la puerta Santa de Collemagio, aquí en El Águila. Veamos de qué se trata…

Si desea continuar con la Tercera parte de este documental, haga click aquí.





Share this

Related Posts

Previous
Next Post »

Apreciaría muchísimo tus comentarios y saber cómo este Blog ha bendecido tu vida y ministerio. Por favor, deja tus comentarios aquí: EmoticonEmoticon