LA PUERTA DE GRANADA: AL-HAMBRA IV

LA PUERTA DE GRANADA: AL-HAMBRA IV
Por Apóstol Daniel Guerrero

INTRODUCCIÓN
Antes de proseguir quisiera detenerme para explicar las razones por la que estoy compartiendo estas experiencias de manera narrativa o al estilo de crónicas:
1.  Quiero que observe la experiencia, que viva lo más que pueda el proceso de intercesión, tanto como yo lo viví y pueda ver que, al igual que usted, no soy nada especial.  Sencillamente soy una persona que primero sigo las instrucciones del Señor y presto atención y me abro a lo que el Espíritu del Señor quiera decirme, mostrarme o revelarme, en la medida que obedezco lo que Él me dice hacer.
2.  Quiero que las experiencias narradas le sirvan de mapa, guía o directriz de experiencias parecidas que usted, como intercesor o profeta, pueda igualmente experimentar y con ellas pueda corroborar que posiblemente lo que está recibiendo o viviendo sea de parte del Señor.
3.  Quiero que aprenda el lenguaje profético del mundo espiritual, de manera que aprenda a ver, oír y discernir en lo que el Espíritu del Señor pueda guiarle a hacer en determinado momento.  Y con ello aprenda también a ver y discernir las obras de las tinieblas para que en el Nombre de Jesús y en el poder de Su Santo Espíritu pueda deshacerlas, hollarlas y derribarlas.
4.  Quiero que aprenda a "caminar en el Espíritu" mientras hace caminata de oración o intercesión profética; que pueda aprender lo que pudiera pasar cuando hacemos una caminata de oración en cualquier lugar o lugares a los que el Señor nos dirija, que pueda aprender que las mayores habilidades que necesitaremos son "ser sensibles a Su voz" y "obedecer sus instrucciones".

Hago esta aclaratoria porque quizás algunos lectores no vean la enseñanza de forma evidente, pero si sigue la línea de lo que vengo relatando y cómo el Señor viene guiándonos y mostrándonos paso a paso lo que Él quiere que hagamos entonces al final podrá tener el cuadro completo.

Si quiere comenzar desde la primera parte de esta experiencia en intercesión profética, haga click aquí.


Crónica del viernes 19 de diciembre del 2008


Después de una semana, volví con Josué para visitar a la fuente de Carlos V y estudiar un poco más el lugar alrededor de la fuente y las edificaciones cercanas de la Al-Hambra.

Y en el camino, cerca del monumento de las capitulaciones dadas por la reina Isabel I, la católica, para la exploraciones de Cristóbal Colón hacia una nueva ruta hacia India, me llamó la atención un mapa de la Al-Hambra; y de manera especial la alineación del Palacio y la fuente de Carlos V.

En la foto a la izquierda podemos notar los dos círculos en el mapa.  El que está en un cuadrante rojo es el palacio y el que está más abajo indica el lugar de la fuente.

Debo señalar que para ese momento no sabía exactamente cómo era el palacio de Carlos V, en la Al-Hambra.  El círculo en el cuadrante me pareció sencillamente una señalización en el mapa, pero no pensé que esa era la figura exacta del palacio. 


 Veamos una vista aérea del complejo: 
Esta posible alineación geográfica fortaleció la hipótesis que los edificios y monumentos dentro del complejo palaciego fueron construidos teniendo muy en cuenta la ubicación de símbolos cósmicos y metafísicos orientados al culto al sol, “culto del poder”; es decir para representar o atraer el poder espiritual o terrenal sobre determinada región, en este caso sobre España y Europa.

Pero después de ver el mapa en el monumento de las Capitulaciones, alcancé a Josué en la fuente y compartí con él mi “descubrimiento”.  Y le mencioné que la hipótesis que teníamos para ese momento, que ese complejo de edificios fue construido tomando en cuenta la trayectoria del sol y los puntos cardinales, no era nada descabellado.  Sin embargo, intuía que hacía falta un tercer punto de referencia circular y en vista que en esa oportunidad habíamos ido antes del atardecer, me coloqué en el centro del escudo en el piso, dando la espalda a la fuente y observé en el cielo que el planeta Venus estaba justo delante de nosotros; y recordé el símbolo del Islam: la Luna creciente y Venus.  Y me pregunté si la luna en su trayectoria celeste se alinearía a la fuente y al palacio en Ramadám.

Esta observación la hice en vista que la Al-Hambra básicamente fue una fortaleza musulmana; pero no así la fuente ni el palacio de Carlos V.  Sin embargo, haciendo esta crónica me topé con una foto que ilustra perfectamente la imagen que tengo, en el supuesto que la hipotética alineación cósmica sea cierta.  Es otro monumento de trasfondo islámico, ubicado en otra ciudad de Andalucía, en Córdoba.

Este monumento también está ubicado sobre la cima de un monte, en la ciudad que una vez fue sede de un poderoso Califato musulmán.  Y observen la ubicación de la Luna y Venus, en perfecta alineación con el castillo-fortaleza.  Esto es lo que estamos por confirmar, en posteriores visitas que hagamos a la Al-Hambra.

El otro astro, igualmente importante, con el que el palacio y la fuente de Carlos V pudieran alinearse es el Sol; y como todos sabemos, desde una perspectiva greco-romana, el Sol siempre es representado como signo del poder.  Y el mismo Señor evidencia esta noción cuando le dice al rey Ciro, por medio de su profeta: “Yo soy Jehová, y ninguno más hay; no hay Dios fuera de mí. Yo te ceñiré, aunque tú no me conociste, para que se sepa desde el nacimiento del sol, y hasta donde se pone, que no hay más que yo; yo Jehová, y ninguno más que yo” (Is. 45:5-6).

Ahora quisiera citar un párrafo descriptivo del palacio de Carlos V, que encontré en el sitio “Legado Andalusí”:
La ciudad de Granada fue la elegida por el emperador Carlos V para pasar la luna de miel, tras su matrimonio en Sevilla con Isabel de Portugal en el año 1526. Prendado de la belleza de los palacios nazaríes de la Alhambra, decidió ampliarlos para convertir esta ciudad en capital imperial. Carlos V encargó el diseño del nuevo Palacio a un hombre de su confianza, el marqués de Mondéjar, gobernador de la Alhambra. Amante del nuevo arte renacentista, el Marqués contrató para las obras al arquitecto Pedro Machuca, quien había trabajado en Italia, y a quien le seguirán en la dirección su hijo Luis y, posteriormente, Juan de Orea. El Palacio se proyectó con dos plazas porticadas, en las fachadas de Poniente y Sur, que nunca fueron realizadas. La disposición del palacio es verdaderamente novedosa para las fechas en que se comenzó a construir. De planta cuadrada -referencia a la materia terrenal-, el espacio central lo configura un patio circular -simbolizando lo divino- donde se ha aplicado rigurosamente el uso de los órdenes -dórico-toscano para el cuerpo bajo, jónico para el superior- en correspondencia con los alzados del muro perimetral, que comunica con las fachadas mediante cuatro zaguanes, uno de ellos de planta elíptica. En los espacios formados en la intersección en planta del círculo y el cuadrado se sitúan las escaleras, a excepción del sector noreste que comunica con la capilla, de planta octogonal.(1)

El subrayado es mío, porque quiero enfatizar que nuestra hipótesis era cierta. Tanto el palacio como la fuente, entre otras edificaciones, fueron construidas con el propósito de representar el poder y dominio espiritual, político y militar del Sacro Imperio Romano-Germánico, del cual Carlos V fue su rey-emperador. Por esa sospecha, planificamos una próxima visita con todo el equipo al palacio de Carlos V, desde donde oraríamos revocando todo pacto o atadura sobre la ciudad.

FUENTE: 
(1) http://www.legadoandalusi.es/legado/contenido/rutas/monumentos/635.htm



ARTÍCULOS RELACIONADOS:









Share this

Related Posts

Previous
Next Post »

Apreciaría muchísimo tus comentarios y saber cómo este Blog ha bendecido tu vida y ministerio. Por favor, deja tus comentarios aquí: EmoticonEmoticon