11 de abril de 2017

¿LA ÚLTIMA SEMANA DE DANIEL? VI

¿ESTAMOS EN LA ÚLTIMA SEMANA DE DANIEL? VI
Profecía de las 70 Semanas de Daniel
El Patrón profético de Ciclos de 7 y 70
Por apóstol Dr. Daniel Guerrero


Patrón de Ciclos de 70 en la Profecía bíblica
Ya hemos hemos estudiado el mensaje completo del Maestro en el Monte de los Olivos que encontramos en Mateo 24, junto con Lucas 21; y en la Quinta parte estudiamos específicamente la profecía de las 70 Semanas de Daniel y su cumplimiento.

Ahora en las últimas entregas nos vamos a dedicar a lo que algunos estudiantes de la profecía bíblica están considerando como un posible cumplimiento de esta profecía en nuestros días. Porque eso es lo que nos ocupa en este estudio, en el que estamos tratando de encontrarle respuesta a la pregunta "¿Estamos ante el segundo cumplimiento de las 70 Semanas de Daniel? Específicamente, ¿estaremos ante el cumplimiento de la última semana de esta profecía bíblica?", que nos hicimos en el 2015 cuando estudiamos las Señales en el cielo dentro del contexto de la Tétrada de lunas rojas.

Importancia del patrón profético de los ciclos de siete (7) y setenta (70).



Este patrón profético del tiempo de Dios se basa en la narración de la creación que encontramos en Génesis 1, así como en las instrucciones que Dios dejó en Levítico 25:1-7.  Veamos:
"Jehová habló a Moisés en el monte de Sinaí, diciendo:
Habla a los hijos de Israel y diles: Cuando hayáis entrado en la tierra que yo os doy, la tierra guardará reposo para Jehová.  Seis años sembrarás tu tierra, y seis años podarás tu viña y recogerás sus frutos.
Pero el séptimo año la tierra tendrá descanso, reposo para Jehová; no sembrarás tu tierra, ni podarás tu viña.  Lo que de suyo naciere en tu tierra segada, no lo segarás, y las uvas de tu viñedo no vendimiarás; año de reposo será para la tierra."


Esto es lo que también se conoce como el ciclo de reposo de la tierra (Heb. Shemitá), que sigue muy de cerca el ciclo semanal de reposo del pueblo de Dios o Israel (Éx. 20:9-11; Dt. 5:13-15).  Si desea conocer y entender mejor los ciclos del tiempo de Dios, le animo que lea el estudio "Las Estaciones de la Vida" y 2015: Año de Liberación, en el Blog de la Comunidad cristiana Hay paz con Dios.  Para ahorrar tiempo y espacio voy a entrar directo a lo que podemos observar en este momento con respecto al patrón profético de ciclos de 70.

Y el punto clave y de partida para este estudio es la creación del actual Estado Israel, que se anunció en noviembre de 1947 y se concretó en mayo de 1948.  Y es razonable tomar muy en serio este evento histórico de nuestros tiempos, primero porque fue ampliamente profetizado en los escritos del Antiguo Pacto; y segundo, porque retoma el hilo histórico-profético que se "quebró" en el año 70 d.C., cuando se produjo la destrucción del segundo Templo de Jerusalén y la segunda Diáspora judía, la cual duró más de 1800 años.

Así que, en 1947 se da la orden para que los judíos regresen a su tierra, lo cual concretan en mayo de 1948 después de una intensa guerra por su independencia.  Y luego en junio de 1967, después de la Guerra de los seis días, Israel reconquista toda la ciudad de Jerusalén y desde entonces permanece bajo su gobierno y autoridad.  A partir de estos eventos proféticos importantes, observamos que en nuestros días se cumplen varios ciclos de 7 años muy importantes (ver foto arriba). Veamos:
1. Desde noviembre de 1947, cuando se da la orden de creación del Estado de Israel, hasta noviembre del 2017 habrán pasado 70 (7x10) años.
2. Desde mayo de 1948, cuando Israel logra establecerse como nación independiente y soberana, hasta mayo del 2018, igualmente habrán pasado 70 (7x10) años.
3. Desde junio de 1967, cuando Israel recuperó su ciudad santa y capital espiritual: Jerusalén, hasta junio del 2017 habrán pasado 50 (7x7 + 1) años, es decir lo que se conoce como un ciclo de jubileo (Heb. Yobel).
4. Y según historiadores judíos, en este año, en el mes hebreo de Tishri (septiembre) también se cumple el Septuagésimo jubileo (70 ciclos de 50 años = 3.500 años) desde la creación de Israel, después que fue liberada de Egipto.
5. En el mes de Tishri de este año, culmina también un ciclo de 7 años, dentro de la década del Ayin, cuyo valor numérico es 70, lo que unidos hacen el número 77; de hecho, todo el año en el calendario hebreo es el 5777.

¡Es como mucho con demasiado! ¡Tantos 7 y 70 juntos deben estar anunciando un evento muy importante dentro del calendario profético de Dios para Israel y las naciones!

Otro dato curioso, con lo cual no quiero significar nada más que lo se puede observar; es decir, que hay una fuerte coincidencia numérica en las fechas de la historia de Israel desde el 70 d.C. hasta nuestros días:
1. El actual Estado de Israel como lo hemos dicho nace formalmente en el año 1948.
2. Desde 1948 a 1967 habían pasado 19 años y desde 1967 (reconquista de Jerusalén) hasta el último año de la última tétrada de lunas rojas (2015) habían pasado 48 años, si se unen ambos grupos de tiempo da 1948.
3. Ahora lo más sorprendente es que si restamos el año 2018 al año 70 d.C. nos da el número 1948, ¡año en el que se crea el actual Estado de Israel!

Repito son datos curiosos que no tienen por qué significar más nada que simple coincidencia. ¡Pero son interesantes!

El patrón profético del ciclo de 70 años y la profecía de las 70 Semanas de Daniel

Así que, ya pudimos observar que ocurrirán muchos ciclos de 7 en estos años, desde el 2017 al 2018.  Ciclos de siete (7) años o Shemitá, ciclos de siete por siete años o jubileo y ciclos de 70 años o de reposo de la tierra.

Y en la Quinta parte vimos que la profecía de las 70 Semanas de Daniel se enmarcaba en el cumplimiento profético del retorno de los judíos a su tierra después de 70 años, conforme a la profecía de Jeremías y el cumplimiento profético de la destrucción del templo y expulsión de los judíos de su tierra después de 70 años, conforme a la profecía de Daniel y de nuestro Señor Jesucristo (ver primera foto arriba de los ciclos de 70).

En vista de ello, algunos se están preguntando si el segundo cumplimiento de la profecía de las 70 Semanas de Daniel en nuestros días, se dará más bien en un ciclo de 70 años y no tanto en un ciclo de 70 semanas o 490 años, como comúnmente se concibe, o como sucedió la primera vez.  Dicho lo anterior, es razonable y comprensible que nos hagamos esa pregunta.  Pero veamos que hay detrás de esa opción y expectativa...

El primer gran desafío para un segundo cumplimiento de la profecía de las 70 Semanas de Daniel es la existencia de un Templo en Jerusalén.  Por esa razón, los dispensacionalistas, pre o med tribulacionistas NECESITAN tener un Templo para que su teoría pueda encajar en algo con las Escrituras.  Pero no se dan cuenta que el solo hecho de esperar un tercer Templo viola las claras enseñanzas de Jesús y los apóstoles sobre el tema.

"Si un estudiante de la Biblia, un estudiante del Nuevo Pacto, sigue esperando un tercer Templo está ignorando completamente las claras enseñanzas de Jesús y los apóstoles sobre lo que es AHORA el Templo de Dios en el Nuevo Pacto en Cristo Jesús."

El mensaje del Maestro fue claro: No habrá más Templo ni permanecerá su sistema ni orden sacerdotal.  ¿Por qué?  ¡Porque ya se manifestó la Realidad!  El Templo y todo su sistema y orden sacerdotal eran sombras de la Realidad que es Cristo (Col. 2:16-17; Heb. 8:4-6; 10:1-2).

¡El Templo es figura del Cuerpo de Cristo! En uno de sus mensajes sobre la destrucción del segundo Templo, Jesús asomó claramente esa idea (Jn. 2:19-22):
"Respondió Jesús y les dijo: Destruid este templo, y en tres días lo levantaré.
Dijeron luego los judíos: En cuarenta y seis años fue edificado este templo, ¿y tú en tres días lo levantarás?
Mas él hablaba del templo de su cuerpo.  Por tanto, cuando resucitó de entre los muertos, sus discípulos se acordaron que había dicho esto; y creyeron la Escritura y la palabra que Jesús había dicho."


El apóstol Pablo en concordancia con la enseñanza del Maestro nos dice que nosotros, por estar unidos a Cristo por Su Espíritu, somos Templo del Espíritu Santo (1Cor. 3:16-17):
"¿No sabéis que sois templo de Dios, y que el Espíritu de Dios mora en vosotros?
Si alguno destruyere el templo de Dios, Dios le destruirá a él; porque el templo de Dios, el cual sois vosotros, santo es."


¿Quiénes son los "vosotros" aquí? ¿A quiénes se refiere? ¡A la Iglesia! La Iglesia por ser el Cuerpo de Cristo, es por lo tanto el Templo del Señor, donde mora Su Santo Espíritu.

Luego en 1 Corintios 6:15-20 aplica la misma doctrina pero ahora a nivel personal:
"¿No sabéis que vuestros cuerpos son miembros de Cristo? ¿Quitaré, pues, los miembros de Cristo y los haré miembros de una ramera? De ningún modo.
¿O no sabéis que el que se une con una ramera, es un cuerpo con ella? Porque dice: Los dos serán una sola carne.
Pero el que se une al Señor, un espíritu es con él.
Huid de la fornicación. Cualquier otro pecado que el hombre cometa, está fuera del cuerpo; mas el que fornica, contra su propio cuerpo peca.
¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cual está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros?
Porque habéis sido comprados por precio; glorificad, pues, a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios."


¡Cada creyente es Templo del Dios vivo, porque cada uno está unido a Cristo por Su Espíritu Santo! El Templo del Dios vivo ahora es la Iglesia. ¡No hace falta ya ningún otro templo material, hecho por lo hombres, porque ya ¡LA REALIDAD llegó y es Cristo!

El apóstol Pedro también ratifica la misma enseñanza y doctrina en su primera epístola (1Pe. 2:9)
"Vosotros también, como piedras vivas, sed edificados como casa espiritual y sacerdocio santo, para ofrecer sacrificios espirituales aceptables a Dios por medio de Jesucristo."

Aquí el apóstol combina tanto el sentido personal como colectivo. Cada uno de nosotros somos piedras vivas, que unidas corporativamente formamos la Casa de Dios, el Templo de Dios.

Y finalmente el apóstol Juan, en su visión de los últimos días, también ve lo que es el Templo de Dios. ¿Y en dónde lo ve? ¿De dónde viene, de Jerusalén, de Nazareth o Galilea? ¡El Templo de Dios viene del cielo! Porque no es un templo hecho por manos de hombres ni por voluntad de hombre; sino que ha sido preparado y transformado para presentarlo bello, glorioso y maravilloso para Dios.  ¡El Templo que desciende del cielo no es la sombra del Viejo Pacto, es LA REALIDAD en el Nuevo Pacto en Cristo! ¡El Templo que desciende del cielo es la Iglesia que ha sido ya arrebatada, transformada y glorificada para ser presentada ante Dios como una Esposa hermosamente ataviada (Ef. 5:25-28; Ap. 19:7-8; 21:2-3).

Así que, si un estudiante de la Biblia, un estudiante del Nuevo Pacto, sigue esperando un tercer Templo está ignorando completamente las claras enseñanzas de Jesús y los apóstoles sobre lo que es AHORA el Templo de Dios en el Nuevo Pacto en Cristo Jesús.

Los cristianos bíblicos, cimentados en las enseñanzas de Jesucristo, los apóstoles y profetas no esperamos ni necesitamos un tercer Templo. Quienes necesitan un tercer Templo porque están esperando a su falso mesías son los judíos y los masones, pero no los cristianos. Son ellos los que recibirán a su falso mesías, al antiCristo, que los engañará y los cegará con su gran poder engañoso (2Tes. 2:7-12).

El segundo desafío que tienen que superar aquellos que están esperando que se cumpla la profecía de las 70 Semanas de Daniel en nuestros días, es que desesperadamente tienen que tener un Rapto antes de lo que ellos definen como la "Gran Tribulación".

La mayoría de los estudios que actualmente se hacen desde una "perspectiva hebrea" o una "perspectiva dispensacionalista" siguen esperando que el rapto acontezca antes de "su Gran tribulación" o lo que es lo mismo para ellos la última o Septuagésima semana de la profecía de Daniel.

Pero ellos llegan a esas conclusiones porque como vimos en la Segunda parte, ellos le aplican el sistema teológico y de interpretación dispensacionalista, que realmente tuerce y oscurece a las claras enseñanzas de las Sagradas Escrituras. Porque el sistema teológico dispensacionalista es artificial, es un sistema inventado por los hombres que le hace muchísimo daño a una sana interpretación de la Palabra de Dios.

Como vimos en la Tercera parte la última parte de la profecía de las 70 Semanas ya tuvo su final cumplimiento entre los años 33 al 70 d.C.  Pero los dispensacionalistas no aceptan esta clara verdad bíblica e histórica, sino que se aventuran por tratar de sostener una versión futurista de la misma y dejan un paréntesis sin fin, que ya lleva más de 2.000 años, porque siguen esperando que la última semana se cumpla en el futuro.


Sobre el tema del Rapto, si desea profundizar sobre este tema y su relación con la Gran tribulación, le invito encarecidamente que lea y estudie con su Biblia en mano, el excelente estudio bíblico-teológico del pastor Dr. John Piper "Definiciones y Observaciones Concernientes a la Segunda Venida de Cristo".  Pero baste aquí decir, como hemos visto, que toda la evidencia bíblica apunta a que el Rapto y la Segunda venida del Señor ocurrirán el mismo día, tal como lo enseña claramente el apóstol Pablo en su primera carta a los tesalonicenses (1Tes. 4:14-17):
"Porque si creemos que Jesús murió y resucitó, así también traerá Dios con Jesús a los que durmieron en él.
Por lo cual os decimos esto en palabra del Señor: que nosotros que vivimos, que habremos quedado hasta la venida del Señor, no precederemos a los que durmieron.
Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero.
Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor."


La verdad, estoy publicando este versículo y todavía no entiendo cómo se puede ser tan ciego y terco, para no ver lo que las Escrituras enseñan tan clara y diafanamente...  ¡La verdad es increíble! Con todo, voy a tratar de ponerlo simple, sin alterar el texto mismo en estudio. Veamos...

1. Dios traerá con Jesús a lo que han muerto (durmieron) en Él.  Esa era la preocupación de algunos hermanos de Tesalónica y fue la razón por la cual Pablo compartió esta enseñanza.  Así que, ahora el apóstol va a proceder a explicarles a ellos cómo sucederá eso, cómo el Señor traerá consigo a los muertos en Cristo.
2. Nosotros los que vivimos, LOS QUE HABREMOS QUEDADO HASTA LA VENIDA DEL SEÑOR no vamos a preceder a los que han muerto en Cristo.  Me detengo.  Pablo no dice: los que habremos quedado hasta el rapto. ¡No!  Dice en griego, inglés y en español, los que habremos quedado HASTA LA VENIDA DEL SEÑOR, o sea hasta la Segunda venida del Señor...
3. ¿Por qué los que vivimos, los que habremos quedado hasta la Venida del Señor, no precederemos a los que han muerto en Cristo?  Porque primero, el Señor mismo descenderá del cielo (porque está en Su Segunda venida) y con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, luego ordenará que los muertos en Cristo resuciten.  ¿Cuándo va a suceder esta resurrección de los muertos en Cristo?  Cuando El Señor mismo descienda del cielo, es decir, en Su Segunda venida.
4.  LUEGO nosotros los que vivimos, LO QUE HABREMOS QUEDADO (sí hasta la Venida del Señor), seremos arrebatados.  ¡Aquí es cuando sucede el rapto de los que vivimos, de los que habremos quedado hasta la Segunda Venida de Cristo!
5.  JUNTAMENTE con los muertos en Cristo que ya estarán resucitados, los ángeles nos subirán para recibir al Señor en el aire.  ¿Por qué recibiremos al Señor en el aire?  ¡Porque Él estará descendiendo del cielo, en el proceso de Su Segunda venida!

Toda esta exposición concuerda cien por ciento con las enseñanzas de nuestro Señor Jesucristo dadas en Mateo 24:27-31 (Cf. Mr. 13:26-27; Lc. 21:27).  El Rapto acontecerá el día de la Segunda venida de Cristo.  ¡Y sí, la Iglesia ha pasado por la Gran tribulación de los primeros cuatro siglos y pasará también por la Gran tribulación de los tiempos del fin!  Pero la Iglesia no sufrirá la ira de Dios.  La ira de Dios se manifestará contra la bestia, la gran ramera, la gran Babilonia y el falso profeta, junto con todas las naciones que les seguirán (Ap. 15:1-20:10).  Pero ese es otro tema de estudio que no abordaremos aquí.

"Toda la evidencia bíblica apunta a que el Rapto y la Segunda venida del Señor ocurrirán el mismo día, tal como lo enseña claramente el apóstol Pablo en su primera carta a los tesalonicenses."

Así que, si se va a dar un segundo cumplimiento de las 70 Semanas de Daniel en nuestros días no deberíamos esperar la construcción de un tercer Templo ni tampoco que el Rapto acontezca antes de la Segunda venida de nuestro Señor Jesucristo.  Si se da, como algunos esperan, este segundo cumplimiento podría tener ciertas similitudes con el primer cumplimiento, pero definitivamente no será igual.  Y no nos debe sorprender, porque el primer cumplimiento de la "abominación desoladora", de la que habló el profeta Daniel (y se cumplió en tiempos del imperio griego), no aconteció de la misma manera que el segundo cumplimiento de la "abominación desoladora", de la que habló nuestro Señor Jesucristo (en tiempos del imperio romano).

En la próxima entrega abordaremos otros temas muy actuales como la aparente aparición de la señal de Apocalipsis 12 entre otras señales estelares, que parecen indicar que estamos muy cerca de los tiempos del fin.  Por ahora, en esta Sexta entrega vamos a parar aquí y si desea continuar con la Séptima parte, haga click aquí.


ARTÍCULOS RELACIONADOS


¡DÍGALE NO AL PLAGIO!

COPYRIGHT.  Permisos: Se le permite y anima a reproducir y distribuir este material en cualquier formato con tal que no alteren el contenido en forma alguna y que no cobren más allá del costo de reproducción. Para publicación web, se prefiere un enlace a este documento en nuestro sitio web. Cualquier excepción a lo anterior debe ser aprobado por nuestro ministerio.

Por favor, incluya la siguiente declaración en las copias distribuidas: Por [Nombre del autor] © [Fecha] Ministerios León de Judá. Sitio web: http://leondejudamins.blogspot.com/

¡DÍGALE NO AL PLAGIO!







0 comentarios:

Publicar un comentario

Apreciaría muchísimo tus comentarios y saber cómo este Blog ha bendecido tu vida y ministerio. Por favor, deja tus comentarios aquí: