7 de septiembre de 2014

¿QUIÉN SERÁ DEJADO ATRÁS? I

¿QUIÉN SERÁ DEJADO ATRÁS? I
Repensando el significado de Mateo 24:40-41 

y Lucas 17:34-35
Por profesor Dr. Benjamín L. Merkle
Traducido por Dr. Daniel Guerrero




Como mencioné al principio de la Primera entrega de esta serie de mensajes sobre el Rapto y la Gran tribulación, he sido movido por el Espíritu del Señor a compartirlo con mis lectores, pues estamos viviendo tiempos peligrosos, tal como lo profetizó el Señor, Sus apóstoles y profetas, donde abundan la mentira y el engaño.  Y no me ha movido otro interés que compartir la verdad que encontramos en la Palabra de Dios, sin ningún artificio teológico, ni malabarismo intelectual o racional.

Para ello, he estado publicando el testimonio y trabajo de tres personas de reconocida trayectoria espiritual y ministerial, y con tres acercamientos ministeriales distintos.  La primera, por aquello de las damas primeros y en especial si son señoras de mayor edad, publiqué el poderoso testimonio y claras enseñanzas de la evangelista Corrie Ten Boom, quien nos dio un acercamiento más evangelístico y testimonial de primera mano.  Luego, en la Segunda entrega, compartí las claras, breves y bíblicas enseñanzas del pastor y maestro Dr. John Piper, quien nos dio un acercamiento más pastoral.  Ahora, en esta Tercera entrega, he decidido publicar el estudio bíblico-teológico que hace el profesor de griego y Nuevo Testamento Dr. Benjamín L. Merkle, para darle un acercamiento más bien bíblico y teológico más profundo, para aquellos lectores que así lo demandan o desean.  Pero por lo extenso del artículo, lo he separado en dos entregas, para su mejor lectura y comprensión.

Pero me atrajo mucho el artículo y estudio bíblico del Dr. Merkle, porque luce más actualizado y relevante, en especial cuando vemos la explotación comercial que Hollywood y la Media norteamericana han hecho sobre el tema, por medio de publicaciones como "Dejados atrás", la reciente serie televisiva en HBO "Dejados" ("Leftovers" en inglés) y la próxima película a estrenarse "Dejados atrás" (Left behind), basada en la exitosa serie comercial de ciencia ficción cristiana de Tim LaHaye y Jerry Jenkins, con el prestigioso actor Nicolas Cage.  Pero además de lo pertinente del momento, el Dr. Benjamin Merkle nos ofrece un detallado y sólido estudio bíblico basado en el griego del Nuevo Testamento, que deja poco a la fábula y a la fantasía.

Profesor Dr. Benjamín L. Merkle
El Dr. Benjamin L. Merkle es profesor de Nuevo Testamento y griego en Southeastern Baptist Theological Seminary en Wake Forest, Carolina del Norte, EUA, donde ha enseñado desde el 2008.  Antes de llegar a SBTS, él enseñó en Malaysia Baptist Theological Seminary, en el sudeste de Asia, durante 7 años.

Veamos entonces que nos enseña el Dr. Merkle sobre el Rapto y la Gran tribulación, y ¿quién será dejado atrás?...

Repensando el significado de Mateo 24:40-41 
y Lucas 17:34-35 

A nadie le gusta ser dejado atrás.  A menudo, los niños claman "es injusto", cuando  el mayor de sus hermanos se les permite salir, mientras que ellos se quedan atrás. El presidente de los Estados Unidos incluso instituyó un programa de educación con el eslogan: "Que Ningún Niño Se Quede Atrás".  Lo mismo es cierto cuando pensamos en la escatología bíblica.  Algunos de nosotros hemos visto la película "Como un ladrón en la noche" (y las otras tres películas que siguieron esa serie), y todavía pueden cantar con Larry Norman "Me hubiera gustado que todos hubieran estado listos" (con el coro: "¡No hay tiempo para cambiar de opinión, el Hijo ha venido y te has quedado atrás!").  Más recientemente, hemos leído o escuchado acerca de los doce volúmenes de la serie escrita por Tim LaHaye y Jerry Jenkins "Dejados atrás" [Left behind en inglés].  Por lo que suponemos que el lenguaje de quedarse atrás en Mateo 24 y Lucas 17 se refiere a algo negativo. 
"Entonces estarán dos en el campo; el uno será tomado, y el otro será dejado.  Dos mujeres estarán moliendo en un molino; la una será tomada, y la otra será dejada  (Mateo 24: 40-41).

"Os digo que en aquella noche estarán dos en una cama; el uno será tomado, y el otro será dejado.
 Dos mujeres estarán moliendo juntas; la una será tomada, y la otra dejada"
 (Lucas 17: 34-35).

Muchos interpretan estos textos en el sentido de que los que son tomados, que son raptados, es para estar con el Señor, pero los que son dejados atrás permanecerán en la tierra para recibir los juicios de Dios.  Es mi opinión, sin embargo, que aquellos que se quedan atrás son los bendecidos, mientras que los que son tomados son los que son juzgados por Dios. Yo demostraré esta tesis en tres pasos.  En primer lugar, voy a establecer que las imágenes de los profetas, que se utilizan para describir la destrucción de los reinos del  norte y del sur, y sobre todo Jerusalén, son que los tomados fueron los juzgados por Dios, pero al remanente que quedó le fue mostrada misericordia.  Segundo, investigaré los conceptos de "ser tomados" y "ser dejados" en las enseñanzas de Jesús, incluso en el contexto de Mateo 24 y Lucas 17, en los que Jesús usa las imágenes de juicio y exilio, como una reminiscencia a los profetas del AT.  Esta dependencia en las imágenes del AT favorece la interpretación que aquellos "dejados atrás" recibirán salvación. Y finalmente, voy a considerar el lenguaje preciso de Mateo 24:40-41 y Lucas 17:34-35, en particular respondiendo a varias objeciones. Nuestra tesis luego será confirmada con la comparación de Jesús con la gente en los días de Noé, que "fueron tomados" en el juicio, con aquellos que serán "tomados" cuando el Hijo del Hombre regrese.

1.- Dejados Atrás en el Antiguo Testamento
Con el fin de entender los conceptos de ser tomado y ser dejado atrás, será útil examinar estos conceptos en el Antiguo Testamento. Los profetas constantemente advirtieron a Israel y a Judá que sus enemigos vendrían y destruirían sus ciudades como parte del castigo de Dios.  Pero Dios no los destruiría por completo a ellos.  En su gracia, Dios dejaría atrás un remanente, que clame pidiendo ayuda y salvación. Son los que son dejados atrás los que son los bienaventurados.  Este patrón se ve muchas veces en los libros proféticos del Antiguo Testamento.

Por ejemplo, Isaías profetiza sobre el futuro de Jerusalén:
"En aquel tiempo el renuevo de Jehová será para hermosura y gloria, y el fruto de la tierra para grandeza y honra, a los sobrevivientes (LXX, το καταλειφθέν) 3  de Israel. Y acontecerá que el que quedare (LXX, το ύπολειφθέν) 4 en Sión, y el que fuere dejado (LXX, το καταλειφθέν) 5  en Jerusalén, será llamado santo; todos los que en Jerusalén estén registrados entre los vivientes, cuando el Señor lave las inmundicias de las hijas de Sión, y limpie la sangre de Jerusalén de en medio de ella, con espíritu de juicio y con espíritu de devastación." (Isaías 4: 2-4)

Este texto es una profecía sobre la destrucción de Jerusalén y el consiguiente exilio. Observe que los que se quedan y permanecen son el remanente santo. En Isaías 3 el profeta describe cómo el Señor está "quitando" de Jerusalén y de Judá sus líderes (vv. 1-3). A causa de su infidelidad, Dios lavará la inmundicia de las personas impías y Sión será limpiado.  Pero aquellos que son dejados atrás son considerados el remanente justo.  Más tarde, en Isaías leemos de nuevo sobre el juicio venidero de Dios a través de los babilonios. Isaías profetiza al rey Ezequías que en los próximos días todo lo que la casa real poseía sería llevado a Babilonia:  "Ninguna cosa quedará" (LXX, καταλίπωσιν), de tus hijos que saldrán de ti, y que habrás engendrado, tomarán, y serán eunucos en el palacio del rey de Babilonia" (Is. 39:6-7).   La idea del juicio está consistentemente atado con el concepto de ser tomado [o quitado].

Isaías, sin embargo, no es el único profeta en emplear tales imágenes.  Así mismo, Jeremías profetiza respecto a la inminente catástrofe que vendrá sobre Jerusalén:  "Huid, hijos de Benjamín, de en medio de Jerusalén ... porque el desastre se cierne desde el norte, y quebrantamiento grande" (Jer 6: 1). Debido a que las personas se negaban a arrepentirse y a buscar al Señor, pronto experimentarían la ira de Dios. En 6: 11-12 el Señor condena a Judá.
"Por tanto, estoy lleno de la ira de Jehová, estoy cansado de contenerme; la derramaré sobre los niños en la calle, y sobre la reunión de los jóvenes igualmente; porque será preso tanto el marido como la mujer, tanto el viejo como el muy anciano. Y sus casas serán traspasadas a otros, sus heredades y también sus mujeres; porque extenderé mi mano sobre los moradores de la tierra, dice Jehová."

Las imágenes aquí son similares a las encontradas en los textos de Isaías.  El Señor va a castigar a Su pueblo por su pecado trayendo juicio sobre ellos por medio de otras naciones.  Estas naciones destruirán la ciudad y matarán a muchos de sus habitantes.  Aunque en este pasaje no se hace mención de los que se quedan atrás, está claro que a los que se llevaron fueron los juzgados por Dios.

Aunque podría tenerse en cuenta muchos otros textos, bastará mencionar otros dos de los Profetas Menores.  Sofonías describe el juicio de Dios sobre Jerusalén por su abierta rebelión.  Por lo tanto, el Señor declara que va a "quitar" de en medio a los que son orgullosos y arrogantes (Sofonías 3:11).  Y continúa: "Y dejaré (LXX, ύπολείψομαι) en medio de ti un pueblo humilde y pobre, el cual confiará en el Nombre de Jehová.  El remanente de Israel no hará injusticia ni dirá mentira, ni en boca de ellos se hallará lengua engañosa; porque ellos serán apacentados, y dormirán, y no habrá quien los atemorice (LXX, oi κατάλοιποι) en Israel" (Sof. 3, 12-13).  Según este texto, el injusto será tomado, y los justos serán dejados atrás.  Por último, el profeta Zacarías habla las palabras del Señor a las personas rebeldes: "Y acontecerá en toda la tierra, dice Jehová, que las dos terceras partes serán cortadas en ella, y se perderán; mas la tercera quedará en ella" (LXX, ύπολειφθήσεται; Zac. 13:8).  Una vez más, los que son tomados (o "cortados") son los que se pierden, mientras que los que se quedan atrás permanecen vivos.

Al igual que los profetas del Antiguo Testamento, Jesús anuncia la inminente destrucción de Jerusalén y lo hace utilizando el lenguaje de los profetas, lenguaje que les recuerda a los oyentes o lectores el juicio de Dios sobre Jerusalén.  La audiencia original de Jesús habría estado muy consciente de tales descripciones proféticas.  Ellos habían entendido que ser tomados era negativo y que ser dejados atrás se refería a algo positivo. 

2.- Dejados Atrás en las Enseñanzas de Jesús 

Muchos de los que interpretan los  pasajes de Mateo 24 y Lucas 17, en el sentido de que los tomados son arrebatados para estar con el Señor, a menudo citan a 1 Tesalonicenses 4:17 en su defensa.   En este texto Pablo intenta consolar a los creyentes de Tesalónica que tenían miedo de que los cristianos que murieron antes del regreso del Señor se perdieran el reino futuro.  Pablo, sin embargo, les asegura que así como Jesús murió y resucitó, así también aquellos que ya murieron en Cristo resucitarán en Su regreso (cf. 1Co. 15:50-52).  De hecho, su resurrección precederá a la reunión de los creyentes que todavía estarán vivos.  Pablo escribe: "Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado (oi περιλειπόμενοι), seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor" (1 Tes 4 : 17).  La imagen aquí es que los creyentes son tomados para estar con el Señor.

Pero hay por lo menos tres problemas con el uso de este texto para interpretar a Mateo 24 y Lucas 17.   En primer lugar, tenemos que ser un poco cautelosos de interpretar inmediatamente a Jesús (y a los escritores de los Evangelios) a través de Pablo.  Aunque debemos tomar a todas las Escrituras como inspiradas por Dios y, por tanto, unificadas en su mensaje, lo mejor es buscar primero ayuda interpretativa en el mismo escritor (en este caso Mateo o Lucas).  En segundo lugar, las palabras de Pablo se encuentran en un episodio.  Él está escribiéndole una carta a sus amigos con el fin de corregirles su malentendido acerca de la venida del Señor.  Las palabras de Jesús están en el contexto de una sección profética/apocalíptica de los Evangelios.  Por lo tanto, parecería más útil considerar pasajes similares de literatura profética o apocalíptica.  Por último, el contexto de las palabras de Pablo en Tesalonicenses es muy diferente a las palabras de Jesús en los Evangelios.  Pablo está escribiendo para consolar y ofrecer esperanza, mientras que las palabras de Jesús se encuentran en el contexto de juicio. 

La imagen de ser tomados como una señal del juicio de Dios también se encuentra en la enseñanza de Jesús en otros lugares.  En la parábola de la cizaña (Mateo 13:24-30, 36-43) Jesús compara el reino de los cielos con un hombre que siembra buena semilla en un campo.  Pero mientras dormía, el enemigo sembró cizaña entre el trigo.  Por consiguiente, el trigo y la cizaña tenían que crecer juntos para luego ser separados solo durante la cosecha.  Jesús interpreta esta parábola diciendo que el campo es el mundo y que el trigo representa a los hijos del reino, mientras que la cizaña son los hijos del maligno.  El tiempo de la cosecha representa el fin del mundo y los segadores son los ángeles.  Y continúa: "Enviará el Hijo del Hombre a sus ángeles, y recogerán de Su reino a todos los que sirven de tropiezo, y a los que hacen iniquidad, y los echarán en el horno de fuego; allí será el lloro y el crujir de dientes" (Mateo 13:41-42).   Aunque hay que tener cuidado de presionar los detalles de una parábola, vale la pena señalar que en este pasaje es el injusto el que es tomado para que aquellos que son dejados puedan disfrutar del reino. "Entonces los justos resplandecerán como el sol en el reino del Padre" (Mateo 13:43).

Al igual que en los pasajes proféticos del Antiguo Testamento que representan la ira de Dios sobre Jerusalén, Mateo 24 también es coloreado con el tema del juicio.  La conversación entre Jesús y Sus discípulos comienza cuando Jesús predice que el templo será destruido por completo (v. 2).   Al responder a las preguntas de los discípulos acerca de cuándo será destruido el templo y las señales del fin de los tiempos, Jesús les advierte a Sus discípulos acerca de los falsos Cristos, falsos profetas, y cómo la anarquía aumentará y el amor se enfriará (vv. 3-14).  El lenguaje de juicio de Jesús se intensifica luego cuando Él usa específicamente la imagen de juicio del AT, para describir la situación en Jerusalén cuando sea destruida.
"Entonces los que estén en Judea, huyan a los montes.  El que esté en la azotea, no descienda para tomar algo de su casa; y el que esté en el campo, no vuelva atrás para tomar su capa.  Mas ¡ay de las que estén encintas, y de las que críen en aquellos días!" (Mateo 24: 16-18; cf. Lucas 17: 31-32).
La imagen aquí es de un poderoso enemigo que viene a conquistar la tierra y a matar a sus habitantes.  No hay tiempo para recoger las pertenencias de uno.  La gente no tiene tiempo para entrar en sus hogares para recoger sus pertenencias, o devolverse de los campos para recoger sus capas.  Las mujeres embarazadas y las madres lactantes son dignas de lástima debido a sus limitaciones en el intento de huir del enemigo.  Esta imagen es una reminiscencia de la destrucción de Jerusalén en el año 587 a.C.  Así como los babilonios saquearon la ciudad y masacraron a muchos de sus residentes, así también habrá una gran tribulación cuando Dios juzgue de nuevo la ciudad.  Con el fin de evitar ser "arrebatados" por el enemigo, hay que huir a las colinas y correr por su vida.

El contexto del pasaje de "Dejados atrás" en Mateo y Lucas incluye una comparación con Noé y el gran diluvio (Mateo 24:37-39; Lucas 17:26-37).  Al igual que en los días antes del diluvio, cuando la gente vivía la vida como de costumbre, así será cuando el Hijo del Hombre regrese.  Él vendrá en un momento cuando las personas estarán desprevenidas y, al igual que en los días de Noé, serán eliminadas.  Pues bien, del relato de Génesis podemos ver que, el diluvio cayó sobre la tierra para juzgar a sus rebeldes habitantes.  Del mismo modo, el Hijo del Hombre volverá cuando la gente menos lo espere.  Algunos serán tomados [eliminados] como los del diluvio, pero otros se quedarán atrás y experimentarán una salvación similar a la de Noé y su familia.
 
En el relato de Lucas está la comparación adicional de Lot y la ciudad de Sodoma (Lucas 17: 28-29).  En el día en que Lot salió de Sodoma "llovió fuego y azufre del cielo y los destruyó a todos" (Lucas 17:29). Lucas añade la poderosa advertencia: "Acordaos de la mujer de Lot" (Lucas 17:32).  Lo que hay que hacer hincapié en este punto es que este evento es un vívido recordatorio del juicio de Dios sobre los impíos.  Los que tratan de devolverse, como la mujer de Lot, caerán bajo condenación. 

Mateo se refiere también al regreso de Cristo como un ladrón (Mateo 24: 42-44).  Un ladrón viene a robar por la noche, cuando el dueño de la casa está durmiendo.  Jesús, como el ladrón, volverá en un momento en que muchos no estarán listos y como consecuencia van a ser juzgados.  Usando otra analogía, Jesús también advierte a su audiencia, informándoles que aquellos siervos malvados que actúan injustamente porque creen que su amo se retrasa, serán condenados, cortados en pedazos y arrojados en un lugar donde habrá llanto y crujir de dientes (Mateo 24: 48-51).  Un ejemplo final en la enseñanza de Jesús que hace hincapié en el elemento de juicio, se encuentra en la narración de Lucas.  Lucas termina la sección sobre el juicio venidero con la declaración proverbial: "Dónde está el cadáver, allí se juntarán los buitres" (Lucas 17:37). 

La razón para examinar el contexto de los pasajes de Mateo 24 y Lucas 17 es demostrar que los dichos de Jesús en relación que unos son tomados y otros son dejados atrás se formulan en una profecía que hace hincapié en el juicio de Dios.  Al igual que en los días de Noé, Lot y la destrucción de Jerusalén, así mismo será será cuando regrese el Hijo del Hombre.  Por cuanto no estarán preparados, muchos serán llevados [tomados] hacia la destrucción, mientras que aquellos dejados atrás recibirán gracia y salvación.


Nota del traductor: Este artículo contiene muy interesantes notas al pie de página, en las que el autor, cita otras obras para respaldar su estudio.  Si desea ver estas notas, puede ir a la versión original en inglés dada abajo en la fuente.  He decidido suprimirlas, para comodidad de los lectores, para no hacer más larga esta entrega.

En la Segunda parte de este artículo el Dr. Merkle él hace un detallado análisis bíblico de los pasajes de Mateo 24 y Lucas 17 y da sus conclusiones del estudio.  Si desea continuar con la Segunda parte de este artículo, haga click aquí.

Fuente:
Who will be left behind: Rethinking the meaning of Mateo 24:40-41 y Lucas 17:34-35
http://www.renewamerica.com/columns/swank/080622


ARTÍCULOS RELACIONADOS:
¿Quien será dejado atrás? II
El Rapto y la Gran tribulación II John Piper
El Rapto y la Gran tribulación I Corrie Ten Boom
El Gran Engaño VI, El rapto y la higuera
El Gran Engaño IV, La Gran tribulación
La marca de la Bestia II
Todo ayuda para bien I
Vestidos del Señor Jesucristo I






2 comentarios:

miguel hernandez dijo...

Hoy estamos viviendo tiempos muy peligroso ya que la sisana ha entrado a la iglesia y esta ciendo enganada por falsos maestros dispensacionalistas y su mala interpretacion de Daniel 9:27,Les muy bien el texto y vera que en ninguna parte aparese la orden de contruir un nuevo templo y mucho menos de un anticristo,yaque es una profecia concerniente al mesias pricipe,es decir a jesus en su primera venida.Tampoco la biblia ensena un rapto secreto,sino todo lo contrario ruidoso vuisible y audible y no com las mentiras de los futuristas que ensenan qque sera invisible,secreto yen dos faces.Roemos por estos hermanos que estan siendo cegados por el enemigo de Dios y se den cuenta de estas falsedades,

otoniel fernandez dijo...

ESTO ES PARA MIGUEL HERNANDEZ, ¿QUÉ BIBLIA LÉES? COMPADRE, ACASO NUNCA LEISTE 1º DE TES. 4:13? SI EL ARREBATAMIENTO NO EXISTE, QUE HAGO CON LAS BODAS DEL CORDERO, Y EN QUÉ ÉPOCA TE IRAS AL CIELO????? NO SEAS NEÓFITO. PIDELE A DIOS QUE TE HABRA ESE CEREBRO CON TELARAÑAS

Publicar un comentario

Apreciaría muchísimo tus comentarios y saber cómo este Blog ha bendecido tu vida y ministerio. Por favor, deja tus comentarios aquí: