7 de abril de 2014

EL GRAN ENGAÑO IX

EL GRAN ENGAÑO IX
Conclusiones
Por apóstol Dr. Daniel Guerrero



CONCLUSIONES

“Y el diablo que los engañaba fue lanzado en el lago de fuego y azufre, donde estaban la bestia y el falso profeta; y serán atormentados día y noche por los siglos de los siglos.”
Apocalipsis 20:10 (VRV)

Quiero terminar este libro con una nota de esperanza. Esta lucha, estos conflictos, guerras y sufrimientos pasarán. El reino de Dios triunfará sobre el reino de las tinieblas. La verdad vencerá sobre la mentira y el engaño. Y no importa cuán poderosos y fuertes los reinos de este mundo aparenten ser, mayor es el que está con nosotros que el que está en el mundo. Lamentablemente, en el proceso de redención de la humanidad y de la creación habrá mucha muerte, sangre, dolor y destrucción. Y a algunos de nosotros nos ha tocado y nos tocará ser testigos de muchos de estos terribles eventos. Pero también, si Dios así lo permite, algunos de nosotros también seremos testigos de la venida gloriosa de nuestro amado Señor Jesucristo y experimentaremos Su gloria y vida eterna con Él. Para los que perseveremos hasta el fin nos esperan cielo nuevo y tierra nueva, donde morarán la paz y la justicia eternamente y para siempre (Ap. 21:1-4).

También quiero terminar este libro con ciertas orientaciones de carácter pastoral, de manera que nos ayuden a lidiar con ciertos temas o eventos proféticos.


No se deje engañar

Este es el principal objetivo de este libro. Ayudar al lector a estar más consciente de los eventos proféticos en pleno desarrollo y discernir las estrategias malignas que Satanás está operando entre las naciones. Que el lector esté más consciente del misterio de iniquidad, del poder engañoso que está cegando el entendimiento a los pueblos de la tierra.

¿Qué puede hacer para no ser engañado? Tiene que tomar en serio la lectura diaria de su Biblia y estudiar las Escrituras lo más que usted pueda. El Señor nos ha dejado cuatro recursos valiosos para mantenernos en la verdad: Su Palabra (2Pe. 2:19-21), Su Santo Espíritu (Jn. 16:13-15; 1Jn. 2:26-29), Su sabiduría (Stgo. 1:2-5) y Su iglesia (Hch. 2:42; 1Pe. 1:10-12; 2 Pe. 1:19-21). Si nos mantenemos usando estos cuatro recursos, podremos crecer en el ejercicio de nuestro discernimiento espiritual, lo cual nos ayudará a descubrir lo que es falso y lo que es verdadero, lo que es impuro y lo que es puro.

Es bueno que lea libros relacionados sobre el tema, pero analice, a la luz de las Escrituras, lo que ellos digan; consulte con sus pastores, líderes y maestros para confirmar o ampliar su perspectiva. No se concentre solamente en este tema. Mantenga el equilibrio espiritual, mental y emocional.



Discierna los tiempos

Otro objetivo de este libro es ayudar al lector a discernir las señales de los tiempos, de manera que esté mejor preparado ante la venida de nuestro Señor Jesucristo. La Biblia exhorta al pueblo de Dios a ser conocedores de los tiempos y que usemos el tiempo sabiamente, pues se supone que nosotros tenemos un propósito y misión que cumplir en esta tierra (Mt. 16:2-3; 24:32-33; Ro. 13:11-14; Ef. 5:15-17; 1Pe. 1:10-11).

El tiempo es corto y se está haciendo corto, porque el Señor apresura Su Palabra; así que nosotros debemos estar atentos y preparados para Su venida, manteniendo encendida la lámpara de la Palabra de Dios en nuestra mente y en las decisiones que hacemos (Sal. 119:105; Mt. 25:1-13; 2Pe. 2:19-20).

Hace bien en estar atento a las noticias y al desarrollo de los eventos nacionales e internacionales. Entienda el papel de su nación en los eventos proféticos en pleno desarrollo y cómo eso le afectará personalmente y como familia, lo cual le ayudará a prepararse mejor y a tomar decisiones sabias; además que podría evitar algunos problemas o sufrimientos.

Planifique a corto plazo y a largo plazo. Algunos cristianos caen en depresión y parálisis al contemplar el presente estado de las cosas. Un cristiano entendido no cae en pesimismo, todo lo contrario es consciente del presente y del futuro; así que asume una actitud pro-activa y participativa en los planes del reino de Dios para las naciones. Debemos continuar con nuestros estudios, desarrollando nuestra carrera y nuestra familia, creciendo como persona y como discípulo del Señor, participando en la evangelización de nuestra ciudad, país y en las misiones mundiales. Debemos tener la misma actitud del Señor Jesús, que aunque conociendo Su futuro, no se detuvo, sino que trabajó a tiempo y fuera de tiempo hasta que Su tiempo y Su hora llegaron. Y él mismo nos exhorta a hacer lo mismo (Jn. 4:31-35; 9:3-5; Mt. 26:18-20; Jn.12:27-36; 17:1).


Huya del lazo del enemigo

Tanto el profeta Daniel, el Señor como los apóstoles nos advierten que los últimos días serán peligrosos y en extremo pecaminosos (Dn. 12:10; Mt. 24:11-12; Ap. 22:11-12; 1Ti. 4:1-5; 2Ti. 3:1-17; 1Pe. 5:8-10; 2Pe 2:1-22; Jud. 3-21). Vivimos en una sociedad mundial inclinada a la satisfacción de los deseos y de los sentidos. Es una sociedad inclinada hacia lo terrenal, no a lo celestial. Una sociedad inclinada hacia la prosperidad, el materialismo y al consumo de bienes en búsqueda de la realización personal. Esta sociedad está en declive y su fin es destrucción, ya que promueve el egoísmo y el individualismo hasta su máxima expresión. Dios nos creó para la alabanza de Su gloria, para que viviéramos en sociedad con Él, con nuestra familia, nuestro prójimo y Su creación.

El enemigo no sólo está capturando la mente y el corazón de las naciones mediante la promoción del pecado, con el uso sofisticado de los medios masivos de comunicación; pero también ha planeado un sistema para atrapar a esta sociedad mundial de consumo, por medio de la implementación de una marca en el cuerpo. Actualmente, esta marca está operando con el uso del código de barras en todos los productos y mercancía que nosotros podamos comprar o vender. También en el uso de las tarjetas de débito, de crédito y de identidad. Y ya se está aplicando un microchip en algunas naciones, el cual puede ser implantado en una de las manos o en algún otro lugar apropiado del cuerpo. Este microchip igualmente tiene la capacidad de dar todos los datos de una persona, mediante la identificación particular en un código de barras. ¿Cuál será la versión final de esta marca imperial? No lo sabemos, pero estamos muy cerca de su implementación. Por ahora no hay mayores implicaciones personales ni económicas; pero llegará el día cuando se aplique en calidad de ley internacional, entonces tendremos qué decidir si aceptamos la marca de esta última bestia o nos mantenemos bajo el reino de Dios.


Participe en la evangelización mundial

Con este conocimiento usted no puede asumir una postura pasiva; sino más bien una pro-activa, en especial hacia el establecimiento del reino de Dios. Buscar el reino de Dios y su justicia debe ser nuestra prioridad y no podemos afanarnos o dejarnos abrumar por las terribles y desafiantes circunstancias que vivimos y viviremos en los últimos días (Mt. 6:25-34). Tenemos que participar activamente en la proclamación del Evangelio del reino de Dios a todas las naciones, haciendo discípulos y estableciendo comunidades de discípulos (iglesias), según los recursos y las oportunidades que el Señor nos haya dado, ese fue el último mandato de nuestro Señor antes de regresar a Su trono de gloria (Mt. 28:18-20; Hch. 1:7-8).

La tentación de querer enfocarnos solamente en lo profético y en el futuro estará siempre presente; pero el Señor quiere que nos enfoquemos prioritariamente en la tarea de ser testigos a todas las naciones, hasta lo último de la tierra (Hch. 1:6-8). Como vimos en el primer capítulo, unas de las señales importantes de la cercanía del fin, es la proclamación del Evangelio de nuestro Señor Jesucristo a todas las naciones. Él quiere que lo hagamos porque Él está formando a Su pueblo, una nación santa, para la alabanza de Su gloria; por eso es paciente hasta que esta tarea sea cumplida hasta el final (1Pe. 2:9-10; 2Pe. 3:9, 13-15). Actualmente la iglesia del Señor está en todas las naciones políticamente hablando; pero dentro de estas naciones hay cientos y en algunos casos miles de grupos humanos diferentes, con idiomas, culturas y costumbres diferentes, que requieren ser alcanzados con el Evangelio y el establecimiento de iglesias autóctonas que puedan a su vez alcanzar a su misma gente.

Así que participe en la evangelización mundial mediante sus oraciones intercesoras, orando por los misioneros y ministerios trabajando entre las naciones, en diferentes contextos culturales y socio-religiosos; ofrende regularmente y sacrificialmente apoyando a los misioneros y ministerios que tienen como objetivo la evangelización de su país y las naciones; y tampoco descarte el llamado que Dios pueda hacerle de involucrarse personalmente o con su familia en la proclamación del evangelio a las naciones.


Sométase al Señorío de Jesucristo

Es mi oración que por medio de la lectura de este libro usted pueda someterse al Señorío de Jesucristo y pueda iniciar una vida más fructífera y relevante, que bendiga a su familia, su iglesia, su nación y a todas las naciones. En sus parábolas acerca del reino de Dios, el Maestro nos enseña claramente que Él espera que Sus hijos, Sus discípulos, sean fructíferos y productivos en los asuntos del reino de Dios. De hecho, después de Su enseñanza en el monte de los olivos, Él nos da dos parábolas; en una enseña la necesidad de estar preparados y expectantes por Su venida (la parábola de las vírgenes Mt. 25:1-13); y en la otra, enseña sobre la necesidad de invertir y producir para los negocios del reino de Dios (la parábola de los talentos Mt. 25:14-30). Luego culmina, con su enseñanza sobre cómo las naciones serán juzgadas y nos dice claramente que el juicio se basará por medio del servicio que nosotros prestamos al pobre, al huérfano, a la viuda y al desamparado (Mt. 25: 31-46). Si usted conoce el fin de las cosas, es sabio que se ponga en sintonía con lo que el Maestro quiere hacer.

La vida cristiana es una vida con propósito, una vida en misión (Gál. 2:20). Dios ha preparado obras, para que las ejecutemos y de esa manera Su Nombre sea glorificado entre las naciones (Mt. 5:13-16; Ef. 8-10; Fil. 3:7-14). Usted no puede decir que es un verdadero discípulo de Jesucristo y vive una vida egoísta centrada en usted y sus asuntos. Si usted ignora la voluntad y propósito del Maestro para su vida, realmente usted lo está traicionando (Mt. 12:30). En el reino de Dios no hay posición neutra o intermedia, o estamos a favor del Señor o estamos en contra de Él; y esto se evidencia no por palabras o declaraciones, sino por acciones y decisiones a favor de Su reino, de su plan para las naciones. Así que, trabaje activamente en el contexto de una iglesia local y colabore en lo que le sea posible, para el crecimiento de su iglesia y el logro de su misión.

Ahora si usted no ha tomado la decisión de ser un discípulo de Jesucristo, en este momento la puede hacer. Es mi oración que usted pueda abrir su corazón a la presencia amorosa y poderosa de nuestro Señor Jesús, y recibir de Él el perdón de sus pecados (Ro. 10:8-13; 1Jn. 1:9-10) y la vida eterna que sólo Él pueda dar (Jn. 3:16-21; 10:7-11). Al usted tomar esa decisión, estará sometiéndose al Señorío de Jesucristo y usted se pondrá en sintonía con los planes que Él tiene para las naciones. Por favor, haga de todo corazón la oración de salvación que le damos al final de este capítulo y busque una iglesia local, donde se predique fielmente la Biblia, e incorpórese al ministerio que ésta realice a favor del reino de Dios.


Palabras para la iglesia en USA

En este libro hablo abiertamente del papel que los Estados Unidos de América ha jugado y jugará en los eventos proféticos de los últimos tiempos, y quizás usted haya asumido erróneamente que tengo una postura anti-americana; pues debo decirle que se ha equivocado. Dios ama a esta nación, como ama a todas las naciones (Jn. 3:16). Y Él tiene planes maravillosos para este país.

Antes de mi partida, junto con mi familia, hacia los Estados Unidos, en 1998, el Señor trató mi corazón, ya que tenía y tengo conocimiento de las acciones y transacciones injustas que muchas compañías y el gobierno norteamericano ha hecho, lo cual me molestaba (y me molesta) mucho. Una mañana, durante un tiempo de adoración y oración, el Espíritu Santo me ministró, para que perdonara y tuviera un corazón limpio para ministrar a esta nación. Me mostró mi rabia, mi dolor, rencor y resentimiento y tuve que confesarlos y soltarlos en ese momento. La presencia amorosa del Señor me llenó, me cubrió y me preparó para la tarea a la que Él me estaba llamando. Y créame, hasta la fecha tengo un amor, que yo llamo sobrenatural, por los Estados Unidos de América, especialmente por el pueblo del Señor en esta nación. Un pueblo que ha sido generoso y grandemente activo en la evangelización mundial, que muchas veces han peleado batallas legales para impedir el decaimiento moral, espiritual y cultural, pero que no siempre han podido ganarlas.

Tengo una palabra que le dice al pueblo de Dios en los Estado Unidos que se arrepienta. Que se arrepientan de su codicia, de su amor por el dinero y a los placeres, del egoísmo y el individualismo egoísta que está destruyendo a sus familias y a la sociedad entera, que está generando generaciones desorientadas y confundidas que se lanzan a la promiscuidad, a las drogas y al alcohol. Que se arrepientan por su falta de oración y entrega al Señorío de Jesucristo, lo cual ha dejado a la nación a merced de las fuerzas de las tinieblas y a religiones que están llevando a ese país a la perdición y a su propia destrucción. Que se arrepientan y se preparen para Su venida, que no tarda, sino que se apresura.

Y por último tengo una palabra de esperanza. En 1999 el Señor me dijo, que antes de la persecución que se desatará sobre esa nación, habrá un gran avivamiento. Y Él usará de manera especial a la iglesia hispana que ha estado creciendo en medio de este país. La iglesia hispana debe asumir un rol más activo e influir en la iglesia del Señor en los Estados Unidos, de manera que juntos lleven un mensaje relevante y poderoso a toda la nación. Que eliminen las barreras socio-culturales y raciales que hay en el seno de la iglesia en ese país y puedan dar un testimonio unido, de lo que realmente significa el reino de Dios a todas las naciones.


Mi oración sigue siendo que la bendición de Dios sea sobre Su pueblo en los Estados Unidos de América y que Él le proteja en el día de Su juicio. Que la iglesia de Jesucristo despierte del engaño y se ponga en sintonía con Su Señorío y los planes que Él tiene para esta nación y las naciones.

“El que da testimonio de estas cosas dice: 
Ciertamente vengo en breve. 
Amén; sí ven, Señor Jesús. 
La gracia de nuestro Señor Jesucristo sea con todos ustedes.” 
(Ap. 22:20-21)


Oración para aceptar a Jesucristo como Salvador personal:
"Señor Jesús, te doy las gracias por tu amor. Hoy he entendido que me has amado y necesito tu amor. Necesito que perdones mis pecados, pues reconozco que me separan de ti y de tu gran amor; necesito que me cambies y por eso te pido que limpies mi corazón con tu preciosa sangre y entres a mi vida, para que operes los cambios que necesito en mi vida, para disfrutar todo lo que prometes a los que creen en ti.
Gracias por tu hermoso amor. Gracias por darme vida y vida eterna; pero por sobre todo, gracias por morir en la cruz en mi lugar, por mis pecados y mis enfermedades.
Hoy, yo te acepto como mi Salvador y el Señor de mi vida. Renuncio a Satanás y a sus demonios y les ordeno que se vayan de mi vida, pues ahora le pertenezco a Dios.
Señor Jesús, desde hoy decido ser tu discípulo, así que dame de tu Espíritu, de tu amor, de tu paz y de tu poder para vivir para ti. Enséñame a amarte y a servirte por el resto de mi vida, desde ahora y para siempre. Te lo pido en el Nombre de Jesucristo, amén."

Si has hecho esta extraordinaria decisión en oración, me gustaría escuchar de ti; así que por favor, toma unos segundos o pocos minutos y déjame tu comentario escríbeme a: counselor4life@gmail.com o en el área de comentarios aquí abajo.

Y te invito a que sigas creciendo en tu fe, amor y relación con nuestro Señor Jesús. Para eso, he preparado siete breves lecciones básicas que te ayudarán a fortalecer tu fe y amor en Jesucristo y te ayudarán a dar los primeros pasos en tu relación con Él. En este mismo sitio, en los enlaces arriba, verás las lecciones del Curso "Vida Nueva" del 1 al 7. Te recomiendo que los hagas, para que comiences bien en tu caminar con Jesús. Para comenzar la Lección 1 del Curso "Nueva Vida", has click aquí.

Y también te invito a que, si vives en Maracay, te unas a nuestra iglesia, para ayudarte personalmente a crecer en tu relación con Dios; pero si vives lejos o en otro país, escríbenos y te ayudaremos a buscar una iglesia que también te pueda ayudar. También te recomiendo que visites el Blog de la Comunidad cristiana Hay paz con Dios, donde encontrarás artículos y mensajes que seguro enriquecerán tu vida y fortalecerán tu fe y amor por nuestro Señor Jesucristo, para ir a nuestro Blog puedes hacer click aquí.
¡Dios te siga bendiciendo grandemente!
Espero conocerte personalmente

ARTÍCULOS RELACIONADOS
La Gran Ramera
El Falso profeta II
La Bestia I
Las Señales del Fin
El Gran engaño VIII
El Gran engaño I
La Agenda del Nuevo Orden Mundial

COPYRIGHT. Permisos: Se le permite y anima a reproducir y distribuir este material en cualquier formato con tal que no alteren el contenido en forma alguna y que no cobren más allá del costo de reproducción. Para publicación web, se prefiere un enlace a este documento en nuestro sitio web. Cualquier excepción a lo anterior debe ser aprobado por nuestro ministerio.

Por favor, incluya la siguiente declaración en las copias distribuidas: Por [Nombre del autor] © [Fecha] Ministerios León de Judá. Sitio web: http://leondejudamins.blogspot.com/

¡DÍGALE NO AL PLAGIO!




2 comentarios:

GUs Sanchez dijo...

Mi pregunta es porque se hace llamar Apostol??? Sólo 12 apóstoles fueron. Dr. Dios le Bendiga

CC Hay paz con Dios dijo...

Estimada hermana la respuesta a su pregunta puede ser larga, así que para responderle apropiadamente, la remito a este artículo que expresa muy bien mi concepto u opinión de lo que es un apóstol hoy. Espero que me comprenda (ver el enlace abajo)...
Bendiciones
Ap. Daniel Guerrero
http://haypazcondios.blogspot.com/2015/02/que-es-un-apostol.html

Publicar un comentario

Apreciaría muchísimo tus comentarios y saber cómo este Blog ha bendecido tu vida y ministerio. Por favor, deja tus comentarios aquí: