24 de marzo de 2014

EL FALSO PROFETA IV

EL FALSO PROFETA IV
Manifestación del Falso profeta hoy Segunda parte
Por apóstol Dr. Daniel Guerrero
















2. Washington D.C., la invocación a Lucifer desde la Capital
La segunda evidencia, es el diseño y creación de la capital de esta nación: Washingtong D.C. La primera capital de la unión fue New York, que en sus inicios se llamó New Ámsterdam por sus fundadores holandeses, pero que luego fue renombrada New York por sus conquistadores ingleses. Luego el parlamento decidió trasladar la capital de la nación a un territorio federal entre Virginia y Maryland, cuya figura geométrica es la de un diamante.

Así como el sello de los Estados Unidos fue diseñado por un masón, también lo fue la ciudad capital, cuyo diseñador principal fue Pierre Charles L’Efante, en 1791. Igualmente, la configuración de las calles y ubicación de los principales monumentos fueron construidos para señalar símbolos y figuras geométricas cuadradas, triangulares (piramidales) ocultistas. Para ahorrar tiempo dejaré que sea el mismo lector el que observe y verifique por si mismo (ver mapa abajo).


















Todo este uso de figuras geométricas en el diseño de las calles y avenidas, además de las mismas edificaciones alineadas con respecto al trayecto del Sol, la luna y las estrellas, específicamente con los planetas Venus, Marte y Júpiter, nos indican un uso intencional de la geometría sagrada, para atraer o invocar a fuerzas espirituales demoníacas y la presencia de Lucifer mismo, para la conducción y dirección del destino de esta nación.

3. New York y la adoración a Astarte (Asera)
La tercera evidencia es el culto a la diosa Astarte (Astarot) en dos lugares de suma importancia en esta nación: la estatua de la libertad, en New York y la Casa blanca, en Washington. La estatua de la Libertad fue un regalo ofrecido por los masones franceses del Gran templo del oriente a los masones de América ubicados en New York, cuando celebraban el centenario de la república. 













La placa arriba dice: “En este sitio, en agosto de 1884, fue colocada la piedra angular del pedestal de la Estatua de la Libertad iluminando al mundo, con una ceremonia dada por William A. Brodie, Gran maestro de los masones, en el Estado de New York. Miembros de la Gran logia, representantes de los gobiernos de los Estados Unidos y Francia, oficiales del ejército y la marina, miembros de delegaciones extranjeras y distinguidos ciudadanos estuvieron presentes. Esta placa es dedicada por los masones de New York, en conmemoración de los 100 aniversarios de ese histórico evento”. Observe que encima de los líderes masones firmantes se puede ver el símbolo de la masonería: ‘la escuadra y el compás’; y la letra G que no sólo significa ‘God’, Dios, como algunos piensan, sino ‘Great Geometrician, the Great Architect’, el Gran Geómetra, el Gran Arquitecto, cuya leyenda lo remonta a un tal Himan, quien supuestamente trabajó en la construcción del templo de Salomón, y recibió revelación sobre la construcción de Babel, por su antepasado Nimrod, una personificación de Lucifer. Es decir, el dios de la masonería no es el mismo Dios que predicó nuestro Señor Jesucristo.

La estatua de la libertad es la representación de la diosa babilónica Istar, la cual era igualada a la cananita Astarté (Astoret, Astarot, Asera 1Rey. 11:5), la greco-romana Venus o Afrodita y la sumeria Inanna, considerada la diosa de la fertilidad, del amor y la guerra. El profeta Jeremías reprendió al pueblo de Israel contra este culto (Jer. 7:18; 44:17-19,25). A esta diosa, considerada la representación femenina de Dios, se le daban varios títulos: “reina del cielo”, “luz del mundo”, “luz exaltada del cielo”, “la gran luz” y “guardiana de la ley”. Como podemos ver en la estatua, cuyo titulo oficial es “Libertad iluminando al mundo”, ésta lleva una antorcha, la cual según los Iluminatis, representa al sol en el cielo, ‘la antorcha flameante de la razón’. Coincidencialmente, sus diseñadores fueron dos conocidos masones franceses: Frederic Auguste Bartholi y Gustave Eiffel (el mismo que construyó la torre Eiffel).

Los cananitas y babilónicos desarrollaron un culto sexual (prostitución idolátrica) en honor a esta diosa, la cual era considerada la “protectora de las prostitutas” y tenía sacerdotisas y sacerdotes entregados a prácticas sexuales depravadas en honor a esta diosa. En Babilonia toda joven virgen tenía que consagrar su primer acto sexual en el templo de la diosa Istar, antes de casarse; así que cualquier extraño o extranjero que pasara por el templo, daba una ofrenda a la diosa y escogía a cualquier joven disponible para ese ritual. Los israelitas al entrar a las tierras de Canaán se encontraron con este culto y desde el principio fueron seducidos por sus prácticas inmorales y depravadas (Jue. 2:11-13; 10:6), que estaban ligadas al culto a Baal (representación masculina de Dios). Hubo cierto arrepentimiento y avivamiento durante el tiempo del profeta Samuel (1Sam. 7:3-4). Sin embargo vemos que al final a la muerte del rey Saúl, los filisteos seguían con esta práctica, y llevaron sus armas como ofrenda a la diosa Astarot (Astarté, 1Sam. 31:10). Y durante el reinado de Salomón nuevamente hay un resurgimiento y legalización del culto por parte del mismo rey, quien fue influenciado y seducido por sus mujeres extranjeras (1Re. 11:1-5), esto explica el desenfreno sexual de Salomón al tener a tantas esposas, concubinas y amantes. Pero fue el rey Josías, quien decidió romper totalmente con tal depravación y ordenó destruir las imágenes y lugares de adoración de este culto a la fornicación o prostitución idolátrica (2Rey. 23:4-15).

Ahora vemos claramente la relación entre New York, y la designación de Apocalipsis de esta ciudad como la gran ramera (*), la mujer sentada sobre la bestia, sobre muchas aguas (las naciones) y embriagada con el vino de sus fornicaciones y con la cual han fornicado los reyes de la tierra (Ap. 17:1-18). La estatua de la libertad, que realmente es la estatua de Istar, Astoret, Astarot, Astarte, Isis, Venus, Afrodita y Europa, ha saludado durante más de dos siglos a todos los inmigrantes del mundo, que han llegado al suelo de los Estados Unidos de América. 




Pero el culto a Istar-Astarot siempre estuvo ligado al dios Baal (Jue. 2:11-13; 10:6; 1Sam. 7:3-4) y eso es precisamente lo que vemos en la capital de los Estados Unidos, específicamente en la Casa blanca (the White house), que ha sido residencia oficial de los presidentes de dicho país, de los cuales dieciséis (16) han sido conocidos masones, algunos de los cuales han sido Gran maestros dentro de este culto.  La Casa blanca tiene dos pórticos, el del norte y el del sur (ver fotos arriba). El pórtico norte fue diseñado como la entrada a un templo griego. Y el pórtico sur (que da su cara al obelisco), que es semicircular, fue diseñado y dedicado a la diosa Istar, también conocida como la “estrella de la mañana y de la tarde” (en su representación del planeta Venus); y al dios del sol, Baal. Por cierto, coincidencialmente, en su lado sur, la Casa blanca tiene trece (13) columnas de ventanas. Pero si regresa al mapa de Washington dado anteriormente, verá que el Obelisco (el Monumento a George Washington dedicado igualmente con ritos masones) se encuentra exactamente en el centro del Mall de la ciudad, dando su cara a la Casa Blanca y al Capitolio. El obelisco es una representación del dios Baal (representación masculina del dios cananita). Y también observe que la estrella de Mendez (estrella satánica de la cabra) en su punta inferior da exactamente al centro de la Casa blanca, templo de Venus-Istar, que es la representación femenina de Lucifer, “la estrella de la mañana” (Is. 14:12; Ez. 28:13-17).

Tantos elementos y monumentos ocultistas e idolátricos nos llevan a una conclusión determinante: Estados Unidos de América fue diseñada y planificada para ser la primera república masona y ejecutar su rol como promotora y emprendedora del Nuevo Orden Mundial en alianza con los reinos herederos del imperio romano (la Unión Europea).

________________
Notas: (*) Algunos estudiosos consideran que la Gran ramera puede ser la Iglesia Católica Romana.

En la próxima entrega daré las Conclusiones, que comparto en mi libro El Gran Engaño, en el que hago un resumen y exhortación general, para estar mejor preparados contra el Gran poder engañoso que ha sido desatado sobre las naciones (2Tes. 2:7-12).

Si desea continuar con la próxima entrega, haga click aquí.
Si desea leer la Primera parte del tema sobre el Falso profeta, haga click aquí.

ARTÍCULOS RELACIONADOS
El Falso profeta III
El Falso profeta II








0 comentarios:

Publicar un comentario

Apreciaría muchísimo tus comentarios y saber cómo este Blog ha bendecido tu vida y ministerio. Por favor, deja tus comentarios aquí: