7 de febrero de 2014

LA BESTIA

LA BESTIA I
Introducción
Por apóstol Dr. Daniel Guerrero


INTRODUCCIÓN
Ahora entraremos a lo que sería el Tercer capítulo de mi libro "El Gran engaño", en el que estudiaremos los pasajes bíblicos que hablan sobre la última bestia, que en el Apocalipsis de Juan se le describe como una bestia "que sube del mar" (Ap. 13:1).

En las entregas anteriores vimos las Señales del Fin dadas por el Señor, los apóstoles y profetas.  Ahora en las próximas entregas analizaremos las bestias, tanto la que sube del mar como la que sube de la tierra y el falso profeta.

Así que, le animo que tome su Biblia y comencemos juntos este estudio, bajo mucha oración y la guía del Espíritu Santo.

LA BESTIA

“Después de esto miraba yo en las visiones de la noche,
y he aquí la cuarta bestia, espantosa y terrible 
y en gran manera fuerte,
la cual tenía unos dientes grandes de hierro;
devoraba y desmenuzaba y las sobras hollaba con sus pies,
Y era muy diferente de todas las bestias que vi antes de ella,
Y tenía diez cuernos.”
Daniel 7:7

Aquí tenemos una tarea titánica, volver a las Escrituras y dejar que ellas sean las que nos hablen y pedirle al Santo Espíritu de Dios, que nos de el discernimiento y la sabiduría para conocer sus misterios y los planes que Él tiene para las naciones (Stgo. 1:2-5; Ef. 1:15-23). Por favor, hágalo. Tome el tiempo necesario para pedirle a Dios por Su sabiduría y por discernimiento espiritual.

Como dije en la Introducción, es tanto lo que se ha enseñado sobre los últimos tiempos y se han dado por hecho ciertas teorías o interpretaciones, que muchas veces ni nos preocupamos por tomarnos el tiempo para releer las Escrituras, meditar en ellas y dejar que sean ellas las que nos hablen, sin imponerle nuestro sistema teológico, ideológico o filosófico. Son tantos los libros, películas y vídeos, tanto cristianos como seculares, que se han publicado y distribuido, que asumo esta tarea con toda la humildad que el caso amerita. Estoy consciente del terreno en el que me estoy moviendo y los poderes espirituales, religiosos y económicos que enfrento; pero el Señor me ha dado Su Palabra y en ella me aferro: “No temas delante de ellos, porque contigo estoy para librarte, dice Jehová… Mira que te he puesto en este día sobre naciones y sobre reinos, para arrancar y para destruir, para arruinar y para derribar, para edificar y para plantar” (Jer. 1:8,10).

Mi esposa me dice que Dios me ha dado el ministerio de “destapar ollas”. ¿Y sabe? No es nada fácil ni divertido. Eso me ha traído un gran número de problemas y situaciones difíciles, porque no siempre queremos saber o conocer la verdad, porque no queremos salir de nuestros lugares de confort ni de las seguridades que con los años nos hemos creado. Pero el Señor no nos prometió seguridad. Él mismo nos dice: -“En el mundo tendrán aflicción; pero confíen, yo he vencido al mundo” (Jn. 16:33). La tarea de “arrancar y destruir; de arruinar y derribar” no es fácil. Pero para que podamos obtener el crecimiento y los frutos que Dios quiere, muchas veces tenemos que limpiar el campo de toda piedra, arrancar toda paja y espino, aún derribar todo vallado extraño que haya sido colocado.

Es muy probable que ya con el capítulo anterior su mente y corazón estén inquietos. En este capítulo no puedo prometerle ninguna otra cosa sino una nueva dirección, una nueva perspectiva. Y es mi oración que el Señor pueda alumbrar los ojos de su entendimiento y pueda salir del engaño. El engaño de los últimos tiempos que ha sido entretejido desde adentro, desde la iglesia misma, a fin de engañar, como dice el Señor, “de ser posible aún a los escogidos”.  Engaño que ha sido planeado por fuerzas e organizaciones ocultas que tienen siglos operando al lado y desde adentro de la iglesia, desde su mismo comienzo.  La cizaña de la que habló el Maestro, la cual no podrá ser totalmente arrancada sino al final de los tiempos (Mt. 13:24-30, 36-43). Tanto el Maestro como sus apóstoles nos lo advirtieron.

Otra vez, la tarea de interpretación aquí no es sencilla, porque estaremos abordando completamente tanto el apocalipsis de Daniel como el de Juan. Es decir, estaremos tratando con textos de carácter apocalípticos, los cuales no siempre pueden ser interpretados textualmente, sino que esconden significados, personajes y eventos no siempre fáciles de descifrar. Para evitar las trampas de significado, debemos prestar atención a lo que es más claro y lo que es oscuro lo dejaremos para otro momento, cuando tengamos mejor o mayor revelación. Considero que es una postura humilde y nos evita el orgullo de pretender saberlo todo y dominarlo todo, aún el extremo en el que no pocos han caído, de aún dar fechas para eventos proféticos, incluyendo el día de la venida del Señor, contradiciendo al mismo Maestro, quien claramente dijo que nadie sabe ni el día ni la hora, sino sólo el Padre (Mt. 24:36).

El acercamiento será el siguiente: 1. Veamos lo que nos dicen las Escrituras. Principalmente nos estaremos moviendo entre el libro de Daniel y el Apocalipsis de Juan, ya que es evidente que están interrelacionados. 2. Y luego daré una posible perspectiva o dirección de cómo estos eventos y procesos se han estado cumpliendo a través de la historia y en nuestros días, lo que llamamos la historia contemporánea. Y por mis experiencias y estudios previos, es posible que dé por sentado situaciones o exprese mi postura personal. Donde no tenga seguridad sencillamente daré opciones.


En la próxima entrega, estudiaremos tanto la visión del profeta Daniel como la del apóstol Juan, además de la interpretación angelical, que en ambos casos, reciben y que nos dan luz sobre el origen, naturaleza y agenda de esta "bestia que sale del mar".  Haga click aquí, para continuar.

Si desea leer la Introducción del libro "El gran engaño", puede hacer click aquí.  O si desea leer el capítulo sobre "Las Señales del Fin", puede hacer click aquí.

ARTÍCULOS RELACIONADOS:
La Bestia II
El Gran engaño I
El Gran engaño II
La Agenda del Nuevo orden mundial 
La marca de la Bestia III
La Biblia y las profecías del 2012 III
La profecía de las lunas rojas III






0 comentarios:

Publicar un comentario

Apreciaría muchísimo tus comentarios y saber cómo este Blog ha bendecido tu vida y ministerio. Por favor, deja tus comentarios aquí: