28 de noviembre de 2013

LA PUERTA DE GRECIA II

LA PUERTA DE GRECIA II
LA PUERTA DE ATENAS
Crónica de intercesión profética en Atenas, Grecia
25 y 26 de mayo del 2011
Por apóstol Dr. Daniel Guerrero


TEMPLO DE ZEUS, en Atenas
Templo de Zeus, Atenas, Grecia
Después de orar en la puerta de Adriano, también conocida como la puerta de Atenas (Grecia), nos trasladamos hacia el templo de Zeus, dios del sol en el panteón de dioses griego.  Este templo se encuentra cerca de la puerta de Adriano, en el mismo conjunto de lo que ahora es un parque público.

Y desde allí pudimos observar la alineación que hay entre el templo de Zeus, la puerta de Atenas y el templo de Palas Atenea (en el monte Acrópolis).  En la foto de arriba se puede observar dicha alineación.  Si toma como referencia el chico con el morral, verá al fondo de la foto al monte Acrópolis y en su cima el templo de Palas Ateneas, el Parthenon.  La puerta de Atenas está exactamente en el medio de ambos templos significativos para la  antigua religión y cultura griega.

Estatua de Zeus
Según los historiadores, dentro de ese templo había una estatua del principal dios del Olimpo.  En la foto de la izquierda se observa con tres de sus símbolos más conocidos: el fuego, la vara con la cual creaba rayos y el águila con la que regularmente se encubría ante los hombres.  El águila, "la única ave que vuela en el cielo a tanta altura y que, cuando quiere atrapar a su víctima, se abate con la velocidad del relámpago." (Mitología griega, Servi 1997, pág. 26)

En otras estatuas el ídolo de este dios también es representado con una figura de Atenea Nikea o victoria, en su mano derecha.  Según la mitología griega, Atenea era la hija favorita de Zeus, quien a su vez llegó a ser la patrona de la ciudad que lleva su nombre en su honor: Atenas.

Como hemos visto en anteriores entregas, este dios griego es el paralelo del principal dios solar cananita: Baal, también conocido como el dios de los fenómenos atmosféricos, la fertilidad y las cosechas.

Este templo lo rodeamos en oración y en alabanza al único Dios verdadero, Creador del cielo y de la tierra, del mar y de todo lo que en ellos hay, Yahvé, el Dios de Israel, Juez del universo.  Y proclamamos y declaramos el señorío de nuestro Señor Jesucristo, Su Hijo sobre todas las naciones.

TEMPLO DE PALAS ATENEAS, en el Acrópolis
Partenón: templo de Palas Ateneas, Atenas, Grecia
Palas Atenea, era la diosa guerrera de la sabiduría y del conocimiento.  Zeus era su padre y Metis su madre.  Ésta diosa nació de la cabeza de su padre.  Y además de su habilidad con las armas y su sabiduría, también fue conocida en Atenas como la virgen, de allí su adjetivo de Partenos, del cual deriva su nombre el famoso templo en el Acrópolis.

Desde ese monte oramos contra el principado de Grecia, desde Atenas, ciudad desde la cual surgió la falsa profecía griega que ha impactado e influenciado al mundo entero, especialmente a la cultura occidental y a la iglesia en general.  Así que, en ese monte, fuimos a cerrarle la puerta a la falsa profecía griega, que se levanta contra lo sobrenatural de Dios y contra los ministerios apostólicos y proféticos que proveen el debido fundamento, para que la Iglesia de Jesucristo crezca saludable y fuerte hacia la cabeza que es Cristo (Ef. 2:19-22; 4:11-16).

Aquí en Atenas, fue donde el apóstol Pablo predicó su mensaje sobre "el dios no conocido", tal como está registrado en Hechos 17:22-31:
"—Atenienses, en todo observo que sois muy religiosos,  porque pasando y mirando vuestros santuarios, hallé también un altar en el cual estaba esta inscripción: “Al dios no conocido”.  Al que vosotros adoráis, pues, sin conocerlo, es a quien yo os anuncio.
»El Dios que hizo el mundo y todas las cosas que en él hay, siendo Señor del cielo y de la tierra, no habita en templos hechos por manos humanas  ni es honrado por manos de hombres, como si necesitara de algo, pues Él es quien da a todos vida, aliento y todas las cosas.
»De una sangre ha hecho todo el linaje de los hombres para que habiten sobre toda la faz de la tierra; y les ha prefijado el orden de los tiempos y los límites de su habitación,  para que busquen a Dios, si en alguna manera, palpando, puedan hallarlo, aunque ciertamente no está lejos de cada uno de nosotros,  porque en Él vivimos, nos movemos y somos; como algunos de vuestros propios poetas también han dicho: “Porque linaje suyo somos.”  Siendo, pues, linaje de Dios, no debemos pensar que la Divinidad sea semejante a oro, o plata, o piedra, escultura de arte y de imaginación de hombres.  Pero Dios, habiendo pasado por alto los tiempos de esta ignorancia, ahora manda a todos los hombres en todo lugar, que se arrepientan;  por cuanto ha establecido un día en el cual juzgará al mundo con justicia, por aquel varón a quien designó, acreditándolo ante todos al haberlo levantado de los muertos."


Mensaje, que en esa oportunidad, no fue captado ni entendido por la mayoría, sino por unos pocos (Hch. 17:33-34).  Y así como Pablo salió de Atenas y se fue a Corinto, nosotros al día siguiente hicimos lo mismo.

TEMPLO DE APOLO, en Corinto
Templo de Apolo, en Corinto, Grecia
Fuimos a Corinto, en la mañana del 26 de mayo del 2011.  Y llegamos al templo de Apolo (ver foto a la izquierda).

Apolo, era el dios griego de la luz, de la profecía y la adivinación (oráculo de Delfos).  Según la mitología griega, también hijo de Zeus, pero su madre fue Leto, hija de los titanes Ceo y Febe.

Fue Apolo quien fundó el oráculo de Delfos, para que los hombres supieran la voluntad de su padre, Zeus; de allí su relación con el conocimiento, la adivinación, la falsa profecía.  También a este dios, cuyo otro atributo era su eterna juventud, también se le relacionaba con las artes como la música, la poesía y la danza.

Allí, cerca del templo de Apolo, nos encontramos con un árbol de almendro, que en el lenguaje bíblico representa la palabra profética de Dios.  En una visión Dios le habló al profeta Jeremías:
"La palabra de Jehová vino a mí, diciendo: «¿Qué ves tú, Jeremías?» Yo respondí: «Veo una vara de almendro.»  Me dijo Jehová: «Bien has visto, porque yo vigilo sobre mi palabra para ponerla por obra.»
Jeremías 1:11-12

Y con ello el Señor confirmaba, tal como lo hizo con Jeremías, que la palabra que Él nos estaba dando contra el espíritu de Grecia, contra el espíritu de la falsa profecía, se va a cumplir y Su profecía, la profecía que Él entregó a los hijos de Sión será la que prevalecerá y ganará (Zac. 9:9-13)

CONCLUSIÓN:

Fuimos a Grecia a cerrar la puerta de la falsa profecía y desatamos la palabra profética de Dios a todas las naciones.

Como hemos visto, según Hechos 1:8, la Iglesia de Jesucristo es apostólica y profética; es una iglesia que fue enviada en el poder del Espíritu, al mundo, a todas las naciones, para proclamar el reino de Dios, no en la sabiduría y en la fuerza humana, sino en el poder del Espíritu Santo de Dios (1Cor. 1:18-25; 2:1-16).  Por eso el Señor está derramando Su Espíritu; Él está restaurando el ministerio apostólico y el ministerio profético.  El ministerio apostólico trae reforma y restauración.  El ministerio profético trae visión y revelación   Y Su orden para los apóstoles y profetas es: “no temas, sino habla; no calles”

En Jeremías 1:17, le dice a los profetas:
"Tú, pues, ciñe tu cintura, levántate y háblales todo cuanto te mande.
No te amedrentes delante de ellos, para que yo no te amedrente en su presencia."

Y en Hechos 18:9-10, le dice a los apóstoles:
"No temas, sino habla y no calles, porque yo estoy contigo y nadie pondrá sobre ti la mano para hacerte mal, porque yo tengo mucho pueblo en esta ciudad."

Dios ha abierto una puerta, un nuevo tiempo de revelación. Viene mayor revelación y mayor claridad en la visión y misión, que tenemos como iglesia, como el pueblo de Dios en las naciones.  En este tiempo, los ojos y oídos de la iglesia se abrirán; las bocas de los profetas se abrirán y proclamarán la Palabra de verdad de Dios, contra toda mentira y engaño del espíritu del mundo, que opera por medio del espíritu de la falsa profecía de Grecia.

El Señor de los ejércitos nos está llamando a la guerra.  El reino de las tinieblas está cayendo.  Satanás sabe que le queda poco tiempo.  La alabanza profética y la intercesión profética son las armas que el Señor quiere que usemos y con las cuales Él quiere que llenemos los lugares celestiales.

Las naciones de la tierra están siendo sacudidas; pero el pueblo y el reino de Dios no será sacudido ni conmovido. Vienen dos cosechas: la cosecha de bendición y la cosecha de juicio (Apocalipsis 14:14-20)
"Miré, y vi una nube blanca. Sentado sobre la nube, uno semejante al Hijo del hombre, que llevaba en la cabeza una corona de oro y en la mano una hoz aguda.  Y otro ángel salió del templo gritando a gran voz al que estaba sentado sobre la nube: «¡Mete tu hoz y siega, porque la hora de segar ha llegado, pues la mies de la tierra está madura!»  El que estaba sentado sobre la nube metió su hoz en la tierra y la tierra fue segada.

 Otro ángel salió del templo que está en el cielo, llevando también una hoz aguda.  Y salió del altar otro ángel, que tenía poder sobre el fuego, y llamó a gran voz al que llevaba la hoz aguda, diciendo: «¡Mete tu hoz aguda y vendimia los racimos de la tierra, porque sus uvas están maduras!»  El ángel metió su hoz en la tierra, vendimió la viña de la tierra y echó las uvas en el gran lagar de la ira de Dios.  El lagar fue pisado fuera de la ciudad, y del lagar salió sangre que llegó hasta los frenos de los caballos en una extensión de mil seiscientos estadios."

Los hijos de Sión, el pueblo de Dios, Sus apóstoles, profetas, evangelistas, pastores, maestros, adoradores e intercesores participaremos de esta gran Cosecha de los últimos tiempos; y también desataremos en el Nombre y en el poder del Espíritu del Señor los juicios del Rey y Juez del universo sobre todos los reinos de la tierra.  

¡Los hijos de Sión prevalecerán contra los hijos de Grecia!  
¡El reino de nuestro Dios, el reino de la Luz, prevalecerá contra el reino de las tinieblas!

"El séptimo ángel tocó la trompeta, y hubo grandes voces en el cielo, que decían:
«Los reinos del mundo han venido a ser de nuestro Señor y de su Cristo; y Él reinará por los siglos de los siglos.»

Apocalipsis 11:15

“no temas, sino habla; no calles”

Fuentes citadas o consultadas:
Mitología griega, Katerina Servi, Ekdotike Athenon S.A., 1997
El espíritu de Grecia 
Enciclopedia Británica
Zeus, en Wikipedia
Atenea, en Wikipedia
Apolo, en Wikipedia

 Si quiere leer la Primera parte de esta crónica en la puerta de Grecia, puede hacer click aquí.  O si desea proseguir con las crónicas en la Puerta de Jerusalén, haga click aquí.

ARTÍCULOS RELACIONADOS:
La Puerta de Jerusalén
La Puerta de Grecia I

21 de noviembre de 2013

LA PUERTA DE GRECIA

LA PUERTA DE ATENAS
Crónica de intercesión profética en Atenas, Grecia
25 de mayo del 2011
Por apóstol Dr. Daniel Guerrero


Equipo de intercesores
Llegamos a Atenas, Grecia, al atardecer del 24 de mayo del 2011, pero iniciamos nuestra caminata de oración en la mañana del miércoles 25 de mayo (21 de Iyar del 5771 en el calendario hebreo), a catorce (14) días antes de celebrarse la Fiesta de Pentecostés (Shavuot).

Y al primer lugar al que fuimos fue a la puerta de Atenas, también conocida como el portal de Adriano, emperador romano (de ascendencia española; 117-138 d.C.).  De este emperador nos interesan dos cosas:
1.  En su reinado persiguió a los cristianos, alrededor del año 124 d.C.
2.  Y persiguió a los judíos, quienes se le sublevaron en Jerusalén (alrededor de los años 132-134 d.C.), ante el intento del emperador de reconstruir la ciudad después de su destrucción en el año 70 d.C.  Esta revuelta fue dirigida por Simón Kosiba, un rebelde mesiánico, que vendría a ser conocido por el nombre de Bar Kochba (el Hijo de la Estrella).

Pero ya el Espíritu del Señor nos había preparado e instruido para ir contra el espíritu de la falsa profecía griega, que desde esa ciudad salió a todas las naciones.  El Señor nos había indicado que debíamos ir contra el espíritu de Grecia, que también opera en muchas iglesias, que se levantan contra todo lo sobrenatural, apostólico y profético.

Animo a mis discípulos y lectores, a que dediquen un tiempo para leer los artículos que publiqué en el Blog de la Comunidad cristiana Hay paz con Dios, sobre "el espíritu de Grecia".  Aquí voy a colocar un resumen de los puntos de cómo este espíritu, de rango de principado (Dan. 10:20-21) opera en las iglesias hoy.  Espíritu que promueve:
1. Religiosidad, una predicación y ministerio carente de vida y poder que provenga del Espíritu de Dios.

2. Racionalismo, un mensaje que sustituye la revelación dada por el Espíritu Santo, a través de la Palabra, por un discurso que resulta de la deducción y reflexión meramente humana.

3. Humanismo, una vida centrada solamente en la capacidad mental y en las fuerzas del hombre.

4. Individualismo, una vida y conducta centrada en el hombre, de manera especial en el individuo como el centro del universo, como su propio dios y señor.

5. Placer, una vida y conducta orientada a la autosatisfacción, al egoísmo, al placer en todas las áreas del ser humano, desechando el amor ágape de Dios y cualquier vestigio de sufrimiento.

En el pensamiento cristiano se observa su gran influencia en:
1. La teología (del griego: el estudio de Dios y su accionar en la creación), la cual poco a poco se alejó de la revelación dada por los apóstoles y profetas y se inclinó más a los postulados filosóficos de los pensadores griegos.

2. La hermenéutica, palabra cuya raíz proviene del dios griego Hermes, quien era el mensajero de los dioses del Olimpo. Esta metodología poco a poco fue despojando en la mente de algunos teólogos y líderes de la Iglesia, los atributos divinos y poder de la Palabra de Dios, haciendo de ella un libro más de estudio para su análisis científico y la deducción humana.

3. La arquitectura, ésta es el resultado de la influecia mental y espiritual que opera en la mente de muchos pastores y maestros, convirtiéndo a la Iglesia más en un hermoso y bien decorado edificio, en vez del Cuerpo orgánico, viviente y poderoso que el Señor está edificando.

4. El gobierno de muchas iglesias igualmente poco a poco fue sustituido por un gobierno eminentemente humano, en vez de uno basado y guiado por el Espíritu de Dios, a través de los dones espirituales dados por el Señor. El orden apostólico y profético de la iglesia fue sustituido por la elección "democrática" de una junta directiva.  Elección que no se basa en los dones espirituales ni en los ministerios dado por el Espíritu del Señor a Su Iglesia (1Cor. 12:1-30; Ef. 4:7-16).

5. El ministerio de la iglesia, igualmente fue despojado del poder de Dios, de lo sobrenatural; y en su lugar, se han aceptado cualquier cantidad de doctrinas y prácticas formuladas por la lógica, el razonamiento y la deducción humana, que riñen con las claras enseñanzas del Señor Jesucristo, sus apóstoles y profetas, expresadas en la Biblia.

En el ministerio de la Iglesia, el espíritu de Grecia:
1. Se opone a lo apostólico, don y liderazgo que provee orden, visión y revelación a la congregación. Y cuando hablo de revelación no es en el sentido de traer "nuevo contenido a la revelación ya dada en las Sagradas Escrituras", sino más bien revelación que trae nuevo, mayor y más profundo entendimiento y comprensión al contenido ya revelado en las Sagradas Escrituras.

2. Se opone a lo profético, don y liderazgo que provee dirección, diseño y estrategia al ministerio y a las decisiones que una iglesia debe tomar en su proceso de proclamar el Evangelio del reino. Es por eso que en algunas iglesias y denominaciones se enseña que los cristianos hoy no pueden escuchar la voz de Dios, cuestionan los sueños y visiones que el Espíritu Santo pueda dar y expulsan de sus congregaciones a aquellas personas que hablen en otras lenguas, o que puedan cuestionar las prácticas o conductas que son contrarias a la Palabra de Dios.

3. Se opone a lo sobrenatural, por lo tanto el ministerio se ejecuta según el razonamiento y en las fuerzas del liderazgo de la iglesia local. No se observan milagros, sanidades, prodigios ni la manifestación poderosa del Espíritu Santo del Señor en medio ni a través de la iglesia.

4. Enfatiza más bien la razón, la capacidad del hombre en entender y comprender la revelación de Dios a parte de Su Santo Espíritu. Los mensajes o sermones son bien elaborados y elocuentemente expuestos con la más fina retórica humana, para impactar e impresionar las mentes de los creyentes, sin transformar sus corazones.

5. Enfatiza la búsqueda de la sabiduría, pero la sabiduría humana, en contraste con la sabiduría que proviene por la revelación dada por Dios, a través de Su Espíritu y Su Palabra.

6. Y enfatiza el placer, como norma o medida de lo que puede ser aceptado o no dentro del ministerio de una congregación; no tanto si es bíblico o está de acuerdo a la voluntad de Dios, sino si es agradable, si es placentero y es aceptado por el gusto cultural de la congregación o del liderazgo de la misma.

Contra este principado fuimos a la puerta de Atenas, en Grecia, para declararle que la profecía de Sión, vencerá a la falsa profecía griega, tal como lo dijo el profeta Zacarías (9:9-13):
"¡Alégrate mucho, hija de Sión! ¡Da voces de júbilo, hija de Jerusalén!
Mira que tu rey vendrá a ti, justo y salvador, pero humilde, cabalgando sobre un asno, sobre un pollino hijo de asna.  Él destruirá los carros de Efraín y los caballos de Jerusalén; los arcos de guerra serán quebrados,y proclamará la paz a las naciones.  Su señorío será de mar a mar, desde el río hasta los confines de la tierra.
Tú también, por la sangre de tu pacto, serás salva; he sacado a tus presos de la cisterna en que no hay agua.  Volveos a la fortaleza, prisioneros de la esperanza; hoy también os anuncio que os dará doble recompensa. Porque he tensado para mí a Judá como un arco, e hice a Efraín su flecha. Lanzaré a tus hijos, Sión, contra tus hijos, Grecia, y te haré como espada de valiente."


Y allí ante la puerta de Atenas, leímos lo que el apóstol Pablo declaró contra la religiosidad y las filosofías humanas promovidas por el espíritu de este mundo, el espíritu de Grecia (1Cor. 2:1-16):
"Así que, hermanos, cuando fui a vosotros para anunciaros el testimonio de Dios, no fui con excelencia de palabras o de sabiduría,  pues me propuse no saber entre vosotros cosa alguna sino a Jesucristo, y a éste crucificado.  Y estuve entre vosotros con debilidad, y mucho temor y temblor;  y ni mi palabra ni mi predicación fueron con palabras persuasivas de humana sabiduría, sino con demostración del Espíritu y de poder,  para que vuestra fe no esté fundada en la sabiduría de los hombres, sino en el poder de Dios.

Sin embargo, hablamos sabiduría entre los que han alcanzado madurez en la fe; no la sabiduría de este mundo ni de los poderosos de este mundo, que perecen.  Pero hablamos sabiduría de Dios en misterio, la sabiduría oculta que Dios predestinó antes de los siglos para nuestra gloria, la cual ninguno de los poderosos de este mundo conoció, porque si la hubieran conocido, nunca habrían crucificado al Señor de la gloria.  Antes bien, como está escrito:
«Cosas que ojo no vio ni oído oyó ni han subido al corazón del hombre, son las que Dios ha preparado para los que lo aman.»

Pero Dios nos las reveló a nosotros por el Espíritu, porque el Espíritu todo lo escudriña, aun lo profundo de Dios,  porque ¿quién de entre los hombres conoce las cosas del hombre, sino el espíritu del hombre que está en él? Del mismo modo, nadie conoció las cosas de Dios, sino el Espíritu de Dios.  Y nosotros no hemos recibido el espíritu del mundo, sino el Espíritu que proviene de Dios, para que sepamos lo que Dios nos ha concedido."

 De estas cosas hablamos, no con palabras enseñadas por la sabiduría humana, sino con las que enseña el Espíritu, acomodando lo espiritual a lo espiritual. Pero el hombre natural no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios, porque para él son locura; y no las puede entender, porque se han de discernir espiritualmente.  En cambio, el espiritual juzga todas las cosas, sin que él sea juzgado por nadie. ¿Quién conoció la mente del Señor? ¿Quién lo instruirá? Pues bien, nosotros tenemos la mente de Cristo.


El espíritu de la falsa profecía griega se combate es con la Palabra de verdad de Dios.  A este espíritu hay que declararle lo que dice "el Libro de la verdad" (Dan. 10:21); con la Palabra revelada por el Espíritu.  Y con el poder del Espíritu Santo de Dios, a quien no puede resistir.

Hay sectores dentro de la iglesia que pretenden que proclamemos y anunciemos un Evangelio sin el poder del Espíritu Santo, que ejercitemos el ministerio del Señor sin el poder del Espíritu Santo.  A estas iglesias y a sus ministros, cautivos y oprimidos por el espíritu de este mundo, por el espíritu de Grecia, tenemos que proclamarles, manifestarles y probarles, no en nuestras fuerzas sino en el poder del Espíritu Santo, que "Jesucristo es el mismo ayer, hoy y por los siglos" (Heb. 13:7-9).

En la próxima entrega compartiré lo que el Señor nos dirigió a hacer en el templo de Zeus y en el de Palas Ateneas.  Si desea continuar con la próxima entrega, haga click aquí.

Fuentes citadas o consultadas:
Diccionario enciclopédico hispano-americano
Historia de los judíos
Las rebeliones judías
Sevillapedia
Las persecuciones en el siglo II


ARTÍCULOS RELACIONADOS:
La Puerta de Grecia II
El espíritu de Grecia II
El espíritu de Grecia I
La Puerta de Roma
La Puerta de Granada
¡Cae la puerta del Águila!
Cuatro puertas antiguas


4 de noviembre de 2013

LA PUERTA DE ROMA IV

LA PUERTA DE ROMA IV
La necesidad de una Segunda Reforma II
Por apóstol Dr. Daniel Guerrero



INTRODUCCIÓN
Arco de Tito, Roma
¡Arribamos a nuestra cuarta entrega sobre la Puerta de Roma!  Y considero que, antes de avanzar en nuestra reflexión, debo hacer un breve resumen de lo que hasta ahora hemos compartido aquí.

En la Primera parte compartí la crónica de nuestro tiempo de intercesión en la "puerta" del Vaticano o entrada a la Basílica de San Pedro.  Puerta que tiene la curiosa figura de un ojo y de una llave...  En ella analizamos el uso de la geometría sagrada presente en sus edificios y la promoción al culto solar (baal representado por el oblelisco) y lunar (representado por la plaza y la basílica).

En la Segunda parte compartí nuestra crónica de intercesión en el Arco de Constantino, cerca del coliseo romano; y analizamos la persona del emperador "cristiano", su legado e influencia en lo que hoy se conoce como la iglesia católica.  E inicié la reflexión sobre la necesidad de Reforma de la Iglesia de Jesucristo, que a partir de este viaje el Señor me ha dirigido a investigar y a publicar.

Y ya en la Tercera parte avanzamos sobre el tema que iniciamos en la Segunda parte: la necesidad de una Segunda Reforma.  Allí compartí que personalmente y para la iglesia que pastoreo, a partir del 2010, después de haber intercedido en la Puerta de Roma, tanto en la Plaza de San Pedro como en el Arco de Constantino, se inició un proceso de descubrimiento, reflexión y meditación en temas que hasta no hace mucho sencillamente nos eran ajenos y poco conocidos.

Decía que el proceso no ha sido fácil y el proceso de descubrimiento y de mayor entendimiento de verdades presentes en las Sagradas Escrituras no terminan de sorprendernos. Pero también, como suele pasar, esto nos ha ocasionado críticas cercanas y lejanas, tanto de pastores como de líderes religiosos, que en su ignorancia y predisposición, perciben en nosotros una amenaza teológica y doctrinal a su forma de pensar, creer y practicar la Fe en Jesucristo.

Pues como hemos visto, no solo se requiere una Reforma del modelo de iglesia que actualmente la Iglesia practica; sino que realmente se requiere un proceso de restauración al modelo que el Señor Jesucristo y Sus apóstoles nos dejaron.

El proceso requiere un giro de 180 grados, pues necesitaremos abandonar el modelo clerical, piramidal, mundano y pagano que heredamos del rey Constantino, sacerdote del dios Mitras (que realmente eso es lo que significa "máximo pontífice", título que él no quiso abandonar) y volvernos de todo corazón al modelo dejado por el Rey Jesús, el Hijo de Dios, Sumo sacerdote del Dios verdadero, Creador de los cielos y de la tierra.  Necesitaremos abandonar las tradiciones, doctrinas y ordenanzas de los ancianos (sean estos católicos,  protestantes y evangélicos) y volvernos de todo corazón, para obedecer lo que realmente enseña la Palabra de Dios, las enseñanzas de nuestro Señor Jesucristo, Sus apóstoles y profetas.

DE ROMA A JERUSALÉN
Considero que necesitamos una mayor investigación, más a fondo y panorámica de la historia, para que podamos trazar lo mejor posible el camino que hemos andado y podamos señalar el dónde y cómo nos hemos desviado del diseño y Modelo dejado por nuestro Maestro.

La tarea no será fácil, han pasado más de dos milenios de distorsión histórica, teológica y doctrinal.  Así que, el desafío de restauración no es sólo teológico, sino también histórico.  Esta reconstrucción histórica y teológica, nos permitirá tener una idea más clara de lo que enseñan las Escrituras, tanto del Antiguo como del Nuevo Testamento, lo que se ha enseñado y practicado durante todos estos siglos, y lo que pudiéramos ser y hacer hoy como la Iglesia del Señor, siempre fieles a lo que realmente enseñan las Sagradas Escrituras, como parte de nuestro legado como herederos de la Reforma del siglo XVI.

Con ello quiero decir que, considero que la Iglesia ha iniciado un viaje de retorno de Roma a Jerusalén.  Y esta afirmación, como lo he dicho arriba, tiene muchas implicaciones, en lo histórico, teológico, administrativo, organizativo, ministerial y litúrgico.

Por ejemplo, algo que el Señor ya viene restaurando desde comienzos del siglo pasado, son todos los dones y ministerios otorgados por el Espíritu a la Iglesia (1Cor. 12-14).

Restauración de los Ministerios
En la primera Reforma (siglo XVI) pudimos restaurar los ministerios pastorales y de enseñanzas, pues en la iglesia de entonces, prevalecía un tipo de ministerio sacerdotal, más cercano al culto a Mitras y a los dioses paganos del panteón greco-romano, que al sacerdocio al Dios de Israel y a nuestro Señor Jesucristo.  Pero luego en el siglo XVIII el Espíritu comenzó a restaurar con mucha fuerza el ministerio de evangelista, con predicadores ungidos que no solo llamaban a la Iglesia a la santidad y a la piedad, pero también a la proclamación ardiente del Evangelio y a recuperar la pasión por las almas perdidas.  El mayor impacto y alcance de este movimiento de restauración espiritual del ministerio de evangelista lo pudimos observar en la restauración del tema de la evangelización mundial o misiones mundiales lograda a partir de finales de 1700, por el predicador y luego misionero William Carey, en Inglaterra.  Ya para finales del siglo XIX y a comienzos del XX, el fuego fue en aumento y ocurrió el nacimiento del movimiento pentecostal en los Estados Unidos de América, con el cual se inició un proceso de restauración y, literalmente de resurrección, de todos los dones espirituales sobrenaturales o de milagros, lo cual allanó el camino para la restauración del ministerio profético en la segunda mitad del siglo XX y el apostólico a comienzos del siglo XXI.

¡Estamos en tiempos de reforma y restauración!  ¡En alrededor de cinco (5) siglos el Espíritu Santo ha restaurado los dones y ministerios que Él siempre quiso que Su Iglesia experimentara y manifestara!  Porque si somos llamados a ser la manifestación de la vida y ministerio del Cristo resucitado, no podemos menos que vivir y servir en el poder de Su Espíritu, tal cual como Él mismo lo hizo hace 2,000 años atrás, cuando estuvo en la tierra.  ¡Y esta restauración también allanará el camino para la Segunda venida de nuestro Señor Jesucristo!

Retorno del Modelo de Iglesia
Este proceso de "retorno a Jerusalén", que no es otro que el retorno al Modelo de Iglesia diseñado e instaurado por el Rey Jesús (Ef. 4:7-16), tiene que llevarnos al modelo sencillo de la iglesia en casa, o iglesia casera; al modelo plural y horizontal de servicio al Señor y los unos a los otros, o de ministerio como ahora lo llamamos.  Y a la restauración de la estructura fundacional de la iglesia, establecida por medio de los ministerios apostólicos y proféticos, porque el Señor y el Espíritu del Señor no quieren otra cosa que no sea lo que Él estableció en Su Palabra, o sea:
1.- Que seamos "edificados sobre el fundamento de los apóstoles y profetas, siendo la principal piedra del ángulo Jesucristo mismo.  En Él todo el edificio, bien coordinado, va creciendo para ser un templo santo en el Señor;  en quien vosotros también sois juntamente edificados para morada de Dios en el Espíritu." (Ef. 2:20-22)
2.- Que "todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, al hombre perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo.  Así ya no seremos niños fluctuantes, llevados por doquiera de todo viento de doctrina, por estratagema de hombres que para engañar emplean con astucia las artimañas del error;  sino que, siguiendo la verdad en amor, crezcamos en todo en aquel que es la cabeza, esto es, Cristo,  de quien todo el cuerpo, bien concertado y unido entre sí por todas las coyunturas que se ayudan mutuamente, según la actividad propia de cada miembro, recibe su crecimiento para ir edificándose en amor." (Ef. 4:13-16)

Retorno al Evangelio del Reino
En este proceso de "retorno a Jerusalén" no podíamos esperar por otro mayor giro: el regreso a la centralidad del Evangelio del reino, tanto en la evangelización como en el discipulado; pues es Su reino el que enfrenta a los poderes y reinos de este mundo, que denuncia las prácticas de injusticia y corrupción de los reyes de la tierra; y este Evangelio allana el camino a la Venida de nuestro Señor, el Rey de las naciones.

Y paralelo a este proceso de reforma y restauración del Evangelio del reino de Dios, no podíamos menos que ver crecer, al mismo tiempo, a la cizaña junto con el trigo.  Paralelo al movimiento del Espíritu de Dios en Su Iglesia y al avance del reino de Dios en las naciones, también hemos podido observar el auge del "misterio de la iniquidad" orquestado por las antiguas y la nuevas versiones de la religiones de misterio (secreto) o gnósticas, tanto judías como griegas, que también estuvieron presentes en el siglo I; pero que ahora han adquirido nuevos nombres como Cábala, Masonería, RosaCruz, Nueva Era, etc. Todas ellas unidas en la agenda del Nuevo Orden Mundial, que atraerá, con astucias y engaños a las naciones bajo el gobierno del Anticristo y las Bestias finales, que serán derrotadas por el Señor en Su Segunda venida.

Y también, tal como en el siglo I, en el proceso de anuncio del Evangelio del reino de Dios hemos visto el auge del movimiento de grupos judaizantes, tanto en sus versiones tolerantes como extremas, que rayan en el anti-cristianismo.  No podemos ignorar que la Fe, el Camino que nos dejó el Maestro, tiene sus raíces en los pactos y promesas dados a nuestros padres en las Escrituras veterotestamentarias; pero eso no significa que tengamos que volver a la esclavitud religiosa y espiritual del Judaísmo.  ¡Por Dios, son dos cosas totalmente diferentes!

Personalmente, me parece maravilloso que un judío, de raza o linaje, que haya encontrado en Jesús (Yeshua) el Mesías (Mashiaj) esperado, se vuelva a una vida y practica judía-mesiánica, tal como lo practicaron los apóstoles y discípulos de Jerusalén en los primeros siglos.  Pero que discípulos gentiles se vuelvan a una vida y práctica judía-mesiánica, rechazando la gracia y las promesas heredadas en Cristo para todas las naciones, me parece, por decir lo menos sencillamente aberrante.  Respeto esta última postura, pero no la comparto; y en especial, no la comparto si ese creyente gentil "judío-mesiánico" comienza a atacar la fe, la gracia, la vida y la libertad que discípulos gentiles hemos encontrado y disfrutamos en nuestro Señor Jesucristo, el Rey de las naciones.

¡El Señor lo profetizó y nos los advirtió: el trigo y la cizaña crecerán simultáneamente! Y no será sino a Su regreso, que Él enviará a Sus ángeles para separar lo uno de lo otro (Mt. 13:24-30).  Así que, no podemos sino prepararnos para enfrentar la oposición interna de aquellos que como "odres viejos" se resisten al "vino nuevo" de la restauración que el Espíritu trae a Su Iglesia, y a la oposición externa de los eternos enemigos de la Fe, que desde su nacimiento han acompañado a la Iglesia de Jesucristo: el gnosticismo, religiones de misterio, los judaizantes, los falsos maestros y los falsos profetas.

Retorno al Tiempo de Dios
Relieve en el Arco de Tito que ilustra la caída del Templo (70 d.C.)
Y por último, y quizás por ahora, en este proceso de reforma y restauración que hemos experimentado en los últimos cinco (5) siglos, también se viene gestando, en por lo menos los últimos treinta años, un proceso de restauración del tiempo de Dios.  Y considero que al tomar en oración a la Puerta de Roma, representada también en el Arco de Tito (monumento que celebra la destrucción del Templo de Jerusalén, en el año 70 d.C.), también se abrió, por lo menos para mí y la iglesia que pastoreo, una puerta de revelación, que nos ha llevado a un mayor y más profundo conocimiento y entendimiento del tiempo de Dios, que podemos encontrar en las Sagradas Escrituras.

Y esto está siendo posible por la restauración que el Espíritu Santo viene haciendo en la Iglesia, por la restauración de los dones espirituales, de los ministerios apostólicos y proféticos y del tema de la guerra espiritual estratégica en las naciones y por las naciones.

Y tal como el Señor me dijo en febrero del 2010, este conocimiento y entendimiento del tiempo de Dios, nos permitirá entender aún más el tiempo y el lenguaje de Dios y lo que Él está por hacer en las naciones en los años venideros.

No se si ya lo vio o hizo la conexión con el ciclo que se está cerrando en este proceso de retorno a Jerusalén, que nos llevará a ser testigos de la Segunda venida de nuestro Señor Jesucristo.  La restauración del tiempo de Dios nos permitirá estar mejor preparados para interpretar las "señales de los tiempos" y poder discernir e interpretar las acciones que el reino de las tinieblas viene ejecutando entre las naciones.  Y esta restauración del tiempo de Dios nos permitirá, por lo menos a un sector de la Iglesia del Señor, a edificar el puente necesario para la última restauración de los últimos tiempos: la restauración de Israel.

Una de las grandes barreras que los israelitas, hoy llamados en general "judíos", encuentran en nuestra práctica de adoración al Dios de Abraham, Isaac y Jacob, es nuestra mezcla de rituales y festividades paganas, que hemos heredado, como hemos visto en otras entregas, de Roma, Grecia y Babilonia.  Dios está levantado a un sector de Su Iglesia, sensible a Su Voz y "a lo que el Espíritu dice a las iglesias", para que sea más sensible a las raíces hebreas de nuestra Fe, sin caer en prácticas judío-mesiánicas, y podamos compartir el Evangelio del reino de una manera más sensible y pertinente espiritualmente a la cultura judía de nuestros días.  ¡Y el entendimiento del tiempo de Dios, en relación con el calendario hebreo, las Fiestas del Señor y Su Plan profético, será clave para la restauración del pueblo de Israel dentro del río profético del reino de Dios!

Y como lo dije arriba, la restauración del tiempo de Dios nos permitirá edificar el puente necesario para la última restauración de los últimos tiempos: la restauración de Israel.

Retorno del pueblo de Israel
La restauración total y final del pueblo de Israel está profetizada claramente en la carta del apóstol Pablo a la iglesia en Roma (¡y esto no es casualidad!), que en el capítulo 11 dice:
"Pero yo pregunto: ¿Será que los israelitas, al tropezar, cayeron definitivamente? ¡De ninguna manera! Al contrario, debido a su transgresión vino la salvación a los gentiles, a fin de provocarlos a celos.  Y si su transgresión ha servido para enriquecer al mundo, y su caída, a los gentiles, ¿cuánto más lo será su plena restauración?

Hablo a vosotros, gentiles. Por cuanto yo soy apóstol a los gentiles, honro mi ministerio,  por si en alguna manera pudiera provocar a celos a los de mi sangre y hacer salvos a algunos de ellos,  porque si su exclusión es la reconciliación del mundo, ¿qué será su admisión, sino vida de entre los muertos?  Si las primicias son santas, también lo es la masa restante; y si la raíz es santa, también lo son las ramas.  Si algunas de las ramas fueron desgajadas y tú, siendo olivo silvestre, has sido injertado en lugar de ellas y has sido hecho participante de la raíz y de la rica savia del olivo,  no te jactes contra las ramas; y si te jactas, recuerda que no sustentas tú a la raíz, sino la raíz a ti.

Tal vez dirás: «Las ramas fueron desgajadas para que yo fuera injertado.»  Bien; por su incredulidad fueron desgajadas, pero tú por la fe estás en pie. Así que no te jactes, sino teme,  porque si Dios no perdonó a las ramas naturales, a ti tampoco te perdonará.

Mira, pues, la bondad y la severidad de Dios: la severidad ciertamente para con los que cayeron, pero la bondad para contigo, si permaneces en esa bondad, pues de otra manera tú también serás eliminado.  Y aun ellos, si no permanecen en incredulidad, serán injertados, pues poderoso es Dios para volverlos a injertar.  Si tú fuiste cortado del que por naturaleza es olivo silvestre y contra naturaleza fuiste injertado en el buen olivo, ¿cuánto más estos, que son las ramas naturales, serán injertados en su propio olivo?"

Y el apóstol continúa explicando el proceso de restauración, tanto para gentiles como para los judíos:
"No quiero, hermanos, que ignoréis este misterio, para que no seáis arrogantes en cuanto a vosotros mismos: el endurecimiento de una parte de Israel durará hasta que haya entrado la plenitud de los gentiles.  Luego todo Israel será salvo, como está escrito:
«Vendrá de Sión el Libertador, que apartará de Jacob la impiedad.
Y éste será mi pacto con ellos, cuando yo quite sus pecados.»

Así que en cuanto al Evangelio, son enemigos por causa de vosotros; pero en cuanto a la elección, son amados por causa de sus padres,  porque irrevocables son los dones y el llamamiento de Dios.

Como también vosotros erais, en otro tiempo, desobedientes a Dios, pero ahora habéis alcanzado misericordia por la desobediencia de ellos,  así también estos ahora han sido desobedientes, para que por la misericordia concedida a vosotros, ellos también alcancen misericordia,  pues Dios sujetó a todos en desobediencia, para tener misericordia de todos."

Prestemos atención a la declaración apostólica que dice que "el endurecimiento de una parte de Israel durará hasta que haya entrado la plenitud de los gentiles.  Luego todo Israel será salvo".

Personalmente creo que estamos cerca a este tiempo de "la plenitud de los gentiles", y por eso se hace imperiosamente necesario que conozcamos y entendamos el tiempo de Dios, para que podamos estar preparados para la restauración espiritual que Él quiere traer para Su pueblo Israel.

Si entendemos el tiempo de Dios podremos entender Su Plan profético para las naciones, y el proceso que Él ya inició para perdonar, limpiar y restaurar definitivamente a Israel e instaurar Su reino sobre las naciones desde Jerusalén, tal como lo profetizó el profeta Daniel (Dn. 9:24):
"Setenta semanas están determinadas sobre tu pueblo y sobre tu santa ciudad, para terminar la prevaricación, poner fin al pecado y expiar la iniquidad, para traer la justicia perdurable, sellar la visión y la profecía y ungir al Santo de los santos."

Y como Pablo cita al profeta Isaías (Is. 59:20):
«Vendrá de Sión el Libertador, que apartará de Jacob la impiedad.
Y éste será mi pacto con ellos, cuando yo quite sus pecados


Así que, una vez que se cumpla "la plenitud de los gentiles" (Mt. 24:14; Lc. 24:45-47) y la restauración final de Israel, entonces la Segunda venida del Señor y la instauración de Su reino desde Jerusalén estará a la vuelta de la esquina.

Entiendo que el tema es por demás fascinante y muy pertinente para nuestros días, pero por razones de tiempo debo terminar aquí, para no agobiar la capacidad de análisis de mis lectores, y en algunos casos fieles discípulos dentro de este entrenamiento de intercesión profética.

En la próxima entrega compartiré las crónicas de intercesión en la Puerta de Grecia.  Si desea continuar con la próxima entrega, haga click aquí.

Nota:
Si desea leer un estudio amplio de la influencia pagana actual en la practica de festividades "cristianas", le recomiendo el siguiente artículo (escrito originalmente en portugués) "El origen de las fiestas paganas y cómo fueron adoptados en el mundo occidental"
Si tiene el buscador de Google Chrome podrá usar la función del traductor online.


ARTÍCULOS RELACIONADOS
La Puerta de Grecia
La Puerta de la Al-Hambra
La Puerta de Roma III
La Puerta de Roma II
La Reforma protestante I
La Reforma protestante II
El Calendario hebreo I
El Calendario hebreo II
El Calendario gregoriano