12 de octubre de 2011

SANTA FE DE GRANADA III

SANTA FE DE GRANADA Parte III
Intercesión profética el Viernes 07 de Noviembre del 2009
Por apóstol Daniel Guerrero


PREPARACIÓN
En la mañana del viernes 07 de noviembre mientras estaba en mi casa, en preparación mental y espiritual para la caminata, el Señor me dio tres pasajes bíblicos que debíamos usar durante nuestro tiempo de intercesión.

El primero ya me lo había dado en la caminata en la “Ruta de las fortalezas”, está en Isaías 42:1-17, cuyo pasaje clave es el versículo 6: “Yo Jehová te he llamado en justicia, y te sostendré por la mano; te guardaré y te pondré por pacto al pueblo, por luz a las naciones”. El Señor me mostró con este pasaje que Él quiere usar a Granada como Puerta de bendición a las naciones, no como puerta de opresión y maldición política-espiritual. Que el pacto que Él quiere en esa ciudad es para luz (bendición) a todas las naciones. Que su gloria y poder se hará saber desde ese lugar.

El segundo, también me lo había dado en nuestra primera caminata al Pilar de Carlos V, en la Puerta de la Alhambra, que se encuentra en Isaías 45:1-7, cuyo pasaje clave son los versículos 2 y 3: “Yo iré delante de ti, y enderezaré los lugares torcidos; quebrantaré puertas de bronce, y cerrojos de hierro haré pedazos; y te daré los tesoros escondidos, y los secretos muy guardados, para que sepas que yo soy Jehová, el Dios de Israel, que te pongo nombre”. Con este pasaje el Señor me mostró que Él quería romper las cuatro puertas que cerraron la unidad del reino de España bajo el paganismo del catolicismo romano y cerraron a este país al verdadero Evangelio del reino de Dios. Que Él quería quebrantar los cerrojos de hierro que impedían que Su Palabra corriera por toda España; y destruir el velo de ceguera espiritual y tinieblas que estaba sobre los pobladores de esta ciudad y nación. Así como la red de opresión espiritual que se tejió desde aquí a todas las naciones.

El tercer pasaje, sí fue nuevo y también se encuentra en Isaías, en el capítulo 62 versos 1 al 12, cuyo pasaje clave son los versículos 10 y 11: “Pasad, pasad por las puertas; barred el camino al pueblo; allanad, allanad la calzada, quitad las piedras, alzad pendón a los pueblos. He aquí que Jehová hizo oír hasta lo último de la tierra: Decid a la hija de Sion: He aquí viene tu Salvador; he aquí su recompensa con él, y delante de él su obra”. Con ello el Señor me decía que nos estaba usando para traer retribución sobre Su pueblo Israel y para preparar Su venida. Que nos estaba usando para quitar todo daño contra los judíos y para alzar pendón a todas las naciones que diga Jehová, el Dios de Israel, salva (de hecho, ese el significado de Isaías). Y que lo estaba haciendo oír “hasta lo último de la tierra”, lo cual así era considerada en la antigüedad la provincia romana de Hispania, lo que es hoy España (Ro. 15:22-28). Que Él estaba destruyendo todo el daño que los judíos habían sufrido en esta tierra por causa del Edicto de Granada y todas las persecuciones que resultaron de ese fatídico decreto real.

Le pregunté al Señor el por qué de tres pasajes y no cuatro, ya que pensaba que quería que los colocáramos sobre las cuatro puertas de la ciudad. Pero no me respondió. Tampoco mientras buscaba estos pasajes encontré una frase que vino con mucha fuerza y con mucha claridad en mi mente, cuando estaba ayudando a Cory en la cocina a arreglar todo antes de nuestra salida. La frase que escuché claramente fue: “¡Te daré las puertas de tus enemigos!”. Sabía que algo parecido estaba en la Biblia, pero no lo recordaba ni lo hallé; y en ese proceso de búsqueda de esa frase en la Biblia, fue que el Señor me dio Isaías 62.

Las respuestas a estas preguntas vinieron fue durante el tiempo de oración y preparación que tuvimos como equipo. Mientras le leía al equipo un material que el Hmno. Manolo, intercesor español, nos había dado sobre la ciudad de Santa Fe, caí en cuenta la importancia del número tres en lo que estábamos haciendo. Él dice en el artículo “Santa Fe, símbolo de guerra espiritual”, lo siguiente: “Lo que dice el primer apartado de lo que ocurrió en ese campamento (Santa Fe) es la plataforma de lanzamiento o punto de partida del trabajo subliminal del enemigo. La firma de los tres documentos trascendentales de la historia de España y parte del mundo en ese lugar, estaban abriendo la puerta a la época moderna y cerrándola a la época medieval. Este lugar de Santa Fe simbolizó y simboliza un tiempo de frontera en la historia del mundo y es justamente en estos tiempos de frontera donde el enemigo aúna y confabula todos los poderes del infierno para establecer sus bases o bastiones espirituales y sus dominios en las puertas, en ese sentido Granada es una puerta diabólica del catolicismo romano en España (sip), pues la firma de estos 3 documentos los que hemos leído en el apartado, hicieron función de bisagra histórica y espiritual que ayudó a cerrar la puerta de España, y de ultramar, a todo lo que no fuera católico”. Entonces el Señor me hizo ver que Él tenía 3 palabras y declaraciones para revocar y anular esos 3 documentos o decretos que los reyes católicos firmaron en ese lugar y fecha; y destruir así esas tres bisagras que sostienen la puerta de Santa Fe de Granada y por ende a toda España..

También la importancia del número tres vino luego en otro párrafo del mismo documento del Hmno. Manolo, cuando él declara: “Dice que se levantó una torre de madera de tres cuerpos (lo que hoy es la sede del Ayuntamiento, ver foto arriba), símbolo de las tres fortalezas espirituales en las que habían colaborado con el enemigo a través de la firma de estos tres documentos. Dice que era para aposento de los monarcas, símbolo de que el enemigo a través de ellos se le había dado lugar tomando control y dominio sobre España y su monarquía; y dice también que desde ese lugar se dominaba toda la llanura, etc. Símbolo de que la visión del enemigo a través de ellos se había consumado”. Y es confirmada en la enseñanza bíblica que en todo asunto legal se requiere el testimonio de dos o tres testigos, pues tres es el símbolo de plenitud, testimonio y afirmación (Dt. 19:15; Hb. 10:28). Y me dio instrucciones que fueran tres mujeres del equipo las que leyeran los tres pasajes bíblicos y que los enterraran en algún lugar de la plaza o ciudad; pues fue una mujer, Isabel I de Castilla (representación de Jezabel y la reina del cielo de Babilonia), el instrumento diabólico que ató a Santa Fe, a Granada, a España y a las naciones al dominio de las tinieblas. Y también para reafirmar que “mayor es el que está en nosotros, que el que está en el mundo” (2Reyes 6:16; 1Juan 4:4; 5:9; Hebreos 6:13-14 compare con Génesis 22:16-17).

Y también leyendo el documento del Hmno. Manolo fue que pude encontrar el pasaje que el Señor tan claramente había puesto en mi mente: Génesis 22:17. Este pasaje es parte de la promesa que Dios hizo a Abraham y a su descendencia, cuando él estaba por sacrificar a su hijo Isaac, que dice: “Por mí mismo he jurado, dice Jehová, que por cuanto has hecho esto, y no me has rehusado tu hijo, tu único hijo; de cierto te bendeciré, y multiplicaré tu descendencia como las estrellas del cielo y como la arena que está a la orilla del mar; y tu descendencia poseerá las puertas de sus enemigos. En tu simiente serán benditas todas las naciones de la tierra, por cuanto obedeciste a mi voz”. Y cabe acotar en este documento que la mayoría de lo que participamos en esta caminata somos obreros de la agencia misionera “Bendiciendo a las naciones”, cuyo texto lema es Génesis 12:3, conforme a la promesa dada a Abraham que en él serían benditas todas las naciones (familias) de la tierra.

También el Señor me dio otro pasaje, que confirmaba el acto que hemos hecho anteriormente y que íbamos hacer ahora, de enterrar la Palabra que el Señor nos daba en algún sitio del lugar adonde íbamos. Se encuentra en Jeremías 51:60 al 64. En este pasaje, Dios dirige al profeta, para que éste le diga a su siervo Seraías, que atara a una piedra la palabra que el Señor le había dado contra la ciudad de Babilonia y la echara al fondo del río Éufrates, como señal que esa palabra se cumpliría. Ese ha sido el sentido que el Señor ha puesto en nuestro corazón: Su Palabra se ejecutará, a Su tiempo, sobre esta ciudad y las naciones.

INTERCESIÓN
Imprimí los tres pasajes bíblicos y se los dí a tres mujeres que estaban en el equpo. A una le di el de Isaías 42, a otra el de Isaías 45 y a otra el de Isaías 62. Dos de ellas colocaron sus respectivos pasajes dentro de la catedral de la Encarnación y la otra en la puerta oriental (Este), que da en dirección a Jerusalén, en recordatorio al pueblo judío. Cabe señalar aquí, que durante la pasada caminata de octubre, el Señor me dirigió a colocar el pasaje de Isaías 42 en la puerta occidental, apuntando hacia América.

Puerta oriental de Santa Fe, Granada
Y nos dirigió a colocar sal en diferentes lugares de la plaza donde fuimos a hacer esta caminata de oración: en las cuatro puertas, en la catedral, en el ayuntamiento y en el centro de la plaza. El uso y significado de la sal es muy conocido en la Biblia, tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento. Quizás el pasaje más conocido es donde el Señor declara que Sus discípulos somos la sal y la luz del mundo (Mateo 5:13-16), significa que somos llamados a influir en la tierra (las naciones), para preservarla de la corrupción del pecado y la maldad. También la sal es un símbolo de sanidad en 2Reyes 2:19-22, vemos el milagro de las aguas de la ciudad de Jericó. Los profetas le dijeron a Eliseo que “He aquí, el lugar en donde está colocada esta ciudad es bueno, como mi señor ve; mas las aguas son malas, y la tierra es estéril”. Así que él les mandó a traer una vasija llena con sal y la echó sobre los manantiales de las aguas de la ciudad y declaró la palabra de Dios diciendo: “Así ha dicho Jehová: Yo sané estas aguas, y no habrá más en ellas muerte ni enfermedad”. Y las aguas fueron sanas y por lo tanto la ciudad llegó a ser fructífera y no más estéril. Necesitamos que Dios sané a Granada y las ciudades de España, para que haya más fruto, más personas respondan al Evangelio del reino de Dios y sean salvas (sanas).

Así que llevamos con nosotros sal cristalina y un envase de dos litros de agua salada. La sal cristalina la echamos en diferentes lugares de la catedral conforme el Espíritu nos guiaba. El agua salada la usamos principalmente en las cuatro puertas, en la entrada del ayuntamiento y, lo último que quedaba, en una alcantarilla, en el centro de la plaza de Santa Fe.

REVELACIÓN
El Señor me ha mostrado que viene un segundo “terremoto” contra la bestia babilónica. Como mencioné arriba, entre 1998 a 1999 el Señor me mostró que le daría un duro golpe al poder político-económico de esta bestia. Ahora, entre el 2008 al 2009, Él me ha mostrado que le dará un certero golpe al poder político-religioso, que resultará en la liberación espiritual de España, de los países de Europa y de América.  Pero esto será por poco tiempo, luego Satanás y su bestia arremeterán duramente contra la Iglesia, pues sabrán que le queda poco tiempo antes de la Segunda venida de nuestro Señor Jesucristo.

Considero que el Vaticano y los líderes mundiales lo han percibido, por eso todos los últimos eventos en la ciudad del Águila, en Italia. La red o telaraña espiritual de tinieblas se está rompiendo y por esa razón oramos en la ciudad-fortaleza de Santa Fe, para romper todo sello y pacto que tenga atado a este país y a las naciones de Europa, América y del mundo.

¡Granada será una Puerta de bendición y salvación a las naciones!

Como lo he dicho antes, ésta fue la tercera caminata de este último trimestre de este año. La primera fue en el monte de la pesca donde declaramos la bendición y salvación de Dios sobre esta ciudad, en cuatro idiomas, tal como el Señor nos indicó; la segunda fue el monte de las fortalezas y luego en la “ruta de las fortalezas”, siete lugares en total donde oramos para quebrantar toda fortaleza mental y espiritual que han tenido cegados a los pobladores de Granada a la luz del Evangelio de Jesucristo; y ésta tercera, en la ciudad de Santa Fe, ciudad-fortaleza que sirvió como plataforma para la conquista política y espiritual de Granada. Y la cuarta y última caminata la hicimos en el “nido del águila negro”, en la capilla real de Granada, donde están enterrados los reyes católicos y otros reyes españoles; y en los jardines de la plaza del triunfo, una plaza que conmemora el dogma católico de la “inmaculada concepción”. En estos dos sitios históricos están las representaciones españolas de Jezabel, en la reina Isabel I de Castilla; y de la reina del cielo, en la virgen María.

Si quiere leer la Primera parte de este tema, haga click aquí.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Apreciaría muchísimo tus comentarios y saber cómo este Blog ha bendecido tu vida y ministerio. Por favor, deja tus comentarios aquí: