28 de octubre de 2011

EL NIDO DEL ÁGUILA II

EL NIDO DEL ÁGUILA Parte II
Intercesión profética en la Capilla real de Granada
Por apóstol Daniel Guerrero

En la Primera parte de este tema hablamos sobre la importancia histórica y las razones que pudieron llevar a los reyes católicos Isabel I de Castilla y a Fernando V de Aragón, dejar sus restos en Granada, específicamente en lo que sería conocido como la Capilla real.

Ahora en esta Segunda parte, deseo compartir nuestra experiencia durante la caminata de oración en este lugar, la cual realizamos en noviembre del año 2009.

En esta oportunidad fuimos un equipo de siete personas (tres mujeres y cuatro hombres), miembros de la Iglesia Sierra Nevada, en Granada.  Y semanas atrás, durante otras caminatas, ya el Señor me había mostrado que en la Capilla real iríamos contra el nido del águila.

UNA VISIÓN
Durga sentada sobre tigre
En otras oportunidades el Señor me ha permitido encontrarme con el enemigo, y en algunas oportunidades pelear, antes de tener algunas experiencias de intercesión profética.  En India, por ejemplo, antes de hacer un viaje misionero exploratorio, durante semanas soñaba mucho con tigres (que es el animal simbólico de India).  Soñé en varias oportunidades con un tigre o a veces con dos tigres, que en la medida que pasaban los días se iban acercando hacia donde estaba yo.  Luego, tuve el viaje y durante el camino no dejé de ver en los templos hindúes y en algunas dargahs (tumbas) musulmanas tigres en sus puertas o en la divinidad principal del área (ver a la izquierda).  Y el Espíritu Santo me dijo que de eso se trataban los sueños con los tigres; que estos representan espíritus protectores, cuyo principal objetivo es amedrentar o atemorizar a las personas. Es decir, son básicamente espíritus protectores designados para infundir de temor.

Escudo de Caracas
En Granada, en varias ocasiones soñé con leones (animal simbólico de España), y hubo semanas cuando casi todos los días soñaba con ellos.  Se acercaban como si no querían hacer nada, pero yo podía discernir y sentir que realmente querían atacarme y matarme si me descuidaba.  Uno de los sueños más impactantes fue uno en el que me encontraba en un apartamento en Caracas (cuyo animal simbólico también es el león...), donde solía vivir; y recuerdo claramente como si lo estuviera soñando en este momento, que estaba en el balcón del pasillo del apartamento, y vi a lo lejos un león muy molesto y aunque estaba muy lejos (como a un kilómetro) vi que él me había visto y se disponía a atacarme; así que inmediatamente le advertí a mi esposa que entrara al apartamento; recuerdo que la tomé por un brazo y literalmente la jalé hacia dentro, pues algo me decía que debíamos apresurarnos, lo cual hice y tan pronto como cerré la puerta, escuché un duro y seco golpe detrás juntamente con el rugido del león.  Aunque la puerta estaba cerrada pude ver en mi espíritu, cómo el león comenzó corriendo, pero luego voló para atacarme y chocó contra la puerta cerrada.  Me desperté sobresaltado sabiendo que había tenido una experiencia espiritual y que estaba ante un peligro inminente.

Pero días previos a la caminata de oración en la Capilla real tuve un sueño como no lo había tenido antes.  El sueño comenzó en un proceso de liberación de una joven, que tenía opresión demoníaca; fuimos invitados a su casa y cuando ya estábamos terminando de expulsarle los demonios en el Nombre de Jesús, de repente  la cortina que daba detrás de su cama se abrió, lo cual llamó mi atención, porque se veía como un cuadro grande con un campo de batalla lúgubre, con un cielo oscuro con matices negros y rojizos, como si reflejaran fuego o un gran incendio todo a su alrededor.  Me acerqué para ver bien el cuadro, porque comenzó de esa manera, como si fuera un cuadro, pero luego comenzó a cobrar vida y me encontré una enorme águila imperial oscura parada (como de metro y medio) y al lado de ella dos leones sentados que me miraban con mucho odio y orgullo; y detrás de ellos un inmenso e incontable ejército de seres oscuros con rostros desfigurados o por lo menos no de este mundo.  Quizás la descripción más cercana es como el ejército de Gondor (de la película el Señor de los anillos).  Todos parecían inquietos y listos para la batalla, solo esperando la orden de atacar.  El águila parecía orgullosa y soberbiamente tranquila.  Me acerqué, ya para ese momento estaba "dentro" del cuadro o escena, y el águila me habló estas palabras: --Así que, tú eres el que vienes a derrotarnos... Y sacó forzadamente una sonrisa burlona hacia mi.  Inmediatamente, me di cuenta en mi espíritu lo que estaba viviendo, sabía que era una visión espiritual y me estaba enfrentando al enemigo en España, y me llené de un celo espiritual, de una profunda y poderosa rabia, porque discernía en mi espíritu su manipulación e intenciones de atemorizarme; y de repente, me vi vestido (convertido) en un guerrero con su armadura completa; y todo se tornó como una película en cámara lenta; mientras hacía como para tomar mi espada, sin quitarles la mirada de encima, veía como sus ojos se abrían ampliamente de sorpresa y luego en odio; y yo sacando una grande y poderosa espada les decía: -- No seré yo el que los derrote; ¡yo vengo en el Nombre de Jesús, el León de Judá, quien ya los venció!  A este punto ya tenía mi espada casi por encima de mi cabeza; a lo que el águila hizo un grito como un sonido agudo-chillante y los leones a su lado dieron un terrible y ensordecedor rugido y todo el ejército infernal de demonios se disponían con rapidez a abalanzarse sobre mi.  Cuando ya venían todos encima y contra mi, todo se puso oscuro como una densa tiniebla y me desperté sobresaltado.

Sabía en mi espíritu que me había encontrado en ese sueño-visión con los enemigos espirituales de ese territorio.  Y sabía que ellos sabían quién era yo y mi misión en ese lugar...

LA PREPARACIÓN
En vista de lo delicado y sensible del lugar, declarado patrimonio nacional y mundial, debíamos ser muy cuidadosos y altamente coordinados para evitar cualquier inconveniente con las autoridades y guardias.  Así que, nos reunimos en dos oportunidades para orar y dar instrucciones específicas para que todos trabajáramos en unidad y armonía, en sujeción a un mismo plan y propósito.

Y el Señor nos dio la estrategia espiritual de sitiar, destruir, tomar posesión y consagrar ese lugar, el nido del águila, ungiéndolo por fuera (en este orden: con agua, agua con sal, vino y aceite), siete veces, mientras quebrantábamos toda fortaleza espiritual levantada en ella.  Para luego entrar e interceder por la bendición, salvación y liberación espiritual de Granada y España de toda fuerza del reino de las tinieblas.

Y tuvimos la imperiosa y fuerte necesidad de orar antes de salir por protección, para que el Señor enviara delante de nosotros a sus príncipes, a su ejército, sus carros de fuego y gente a caballo; y también para que nos hiciera invisibles ante las numerosas cámaras de los guardias de seguridad del lugar.

LA INTERCESIÓN
En esta oportunidad quiero compartir unos breves vídeos que tomamos durante nuestro recorrido, lo cual considero hará más vivida vuestra experiencia, mientras les narro lo que vivimos, observamos, aprendimos y experimentamos en esta caminata de oración.

Como mencioné arriba, el equipo estaba compuesto por cuatro hombres y tres mujeres y nos sub-dividimos en dos equipos: los hombres ungimos siete veces el exterior del complejo de la Catedral y la Capilla real, mientras las mujeres nos apoyaban con oración intercesoras de protección.
video
Entrada de la Capilla real, Granada

Luego entramos a la Capilla real y nos encontramos con una capilla llena por todos lados por águilas, el escudo de Isabel I por todos lados.  Ya lo habíamos notado afuera, pero no pensamos que sería lo mismo adentro.  Inmediatamente le pedí a un miembro del equipo que contara cuántas águilas había y contó 24 águilas en diferentes lugares y posiciones.  No estamos seguros si esa es la cantidad exacta...
video

¡24 águilas! Ya era demasiado llamativo y fuera de lugar que en una "iglesia cristiana" hubiera tantas águilas, en especial tantos escudos de la reina Isabel I  ¿qué querían comunicar, el señorío de Jesucristo o el principado babilónico de Roma en su versión española? .

En el techo del "nido" podíamos ver como una especie de red que se alzaba desde ese lugar para cubrirlo todo.  Pero entonces vino la sorpresa de las sorpresas...  Hay una reja en la entrada hacia el Altar mayor donde están las estatuas reposando de los reyes católicos y arriba de la entrada de la puerta está el escudo de Isabel I con su águila y ¡dos leones custodiándola o protegiéndola!  Inmediatamente, recordé el sueño-visión que tuve días antes de la caminata.  En el vídeo podrán ver y escuchar la experiencia...
video
En esta foto pueden ver con mayor claridad la reja que da entrada al Altar mayor de la Capilla.
En la parte de arriba de la entrada están los dos leones parados sosteniendo el escudo con el águila negro de la reina Isabel I de España y al fondo el Altar mayor con todos lo ídolos, que según la Biblia, no son más que demonios (1Cor. 8:4-6; 10:19-21).  ¡Estaba al frente de la representación física del sueño-visión que días previos había tenido mientras dormía en mi apartamento en Granada!
video
Representación de la reina Isabel I

video
Representación de la reina Juana

Cerca de las tumbas de los reyes españoles y el Altar mayor es donde hay mayor cantidad de águilas.  Y toda esta área la bañamos de oración e intercesión profética liberando a Granada y a España del poder de este principado babilónico, representado en el águila negro, que durante siglos se ha levantado contra la proclamación del evangelio del reino de Dios en este país.

Salimos de la Capilla real satisfechos de haber cumplido nuestra misión y con la clara seguridad que nuestras oraciones habían sido escuchadas y estaban en el proceso de ser respondidas. Y al salir, en las afueras de la Catedral, en la cúspide de la Capilla real, nos encontramos con una representación angelical del espíritu que dominó el proceso de "evangelización", tanto en suelo español como en los territorios conquistados en América.  Un ángel portando "pacíficamente" en su mano izquierda una palmera de paz; mientras que en la otra mano sostenía, ya levantada y "amenazante", una espada.  ¿Esa es la representación de un ángel de Dios con alas negras? ¿será un ángel protector de Dios?  Veamos abajo el vídeo...
video

Y podrán escuchar en el vídeo la promesa que el Señor nos dio en Génesis 22:17 "Tu descendencia poseerá las puertas de sus enemigos".  Y eso es lo que representa la Capilla real, una puerta espiritual al inframundo del reino de las tinieblas, desde la cual han tenido cegada y cauterizada la mente y el corazón de los pobladores de esta ciudad y nación, para que no les resplandezca la luz del verdadero Evangelio de Jesucristo.  Es una puerta a las regiones tenebrosas e infernales del centro de comando y operaciones del principado babilónico que ha tenido atrapada a esta nación y a las naciones a la incredulidad, a la violencia, a la rebelión y al temor.

Pero el Señor nos ha dado autoridad en el cielo y en la tierra para atar y desatar, cerrar y destruir toda puerta y toda fortaleza de las tinieblas que quiera levantarse ante el avance de la Iglesia de Jesucristo, como Él mismo lo dijo en Mateo 16:18: "Las puertas del Hades (de la muerte) no prevalecerán contra ella (la Iglesia)".  Tome en cuenta el plural de las puertas del infierno, mientras que la Puerta al Cielo es una sola: Jesucristo (Juan 10:1-10).

Y nos ha dado la promesa de destruir toda puerta de bronce y todo cerrojo de hierro, para abrir puertas que no se cerrarán, para tomar los tesoros escondidos y los secretos muy bien guardados, para poseer los reinos de este mundo y hacer retroceder al reino de las tinieblas (Isaías 45:1-3), para que los hombres puedan responder en libertad y por amor al regalo de la vida eterna que Dios ofrece a través de Su Hijo, nuestro Señor Jesucristo.

En la próxima entrega continuaremos en Granada, pero hablaremos de la reina del cielo, en su manifestación en la virgen de la encarnación y la inmaculada concepción.


0 comentarios:

Publicar un comentario

Apreciaría muchísimo tus comentarios y saber cómo este Blog ha bendecido tu vida y ministerio. Por favor, deja tus comentarios aquí: