23 de septiembre de 2011

MONTE DE LA INTERCESIÓN II

MONTE DE LA INTERCESIÓN Parte II
Cuarto monte de intercesión por Granada
Por apóstol Daniel Guerrero


EL TIEMPO, LOS NÚMEROS Y LA PROFECÍA



















En esta última parte quiero compartir una experiencia que considero traerá mayor entendimiento de lo que Dios quiso que hiciéramos.

Mientras redactaba esta crónica (en junio del 2009), pude observar muchas coincidencias que se fueron agolpando una tras de otra, como golpes de pensamiento o revelación en mi mente y espíritu.  Comenzó cuando terminé de redactar el tiempo de intercesión en el monte de la cruz de Viznar.  Y recordé la reflexión que hizo Pierre en 1 de Samuel 11:1-15 y luego vi la conexión con Apocalipsis 11:15-19.  Y por simple curiosidad busqué Génesis 11 y me encontré con la rebelión de Babel (Gn. 11:1-9).  Y entonces todo se hizo claro en mi mente, como si todas las piezas del puzzle se armaban ante mí.

Personalmente, tuve serios problemas en mi mente y espíritu de hacer esta caminata a este monte, un día 13; y aunque no siempre le presto mucha atención a los números, en esta oportunidad sentía que sí debía prestarle mucha atención.  De hecho, como equipo tardamos y discutimos bastante el tema, y aún lo hicimos el miércoles 03 de junio, junto con el hermano Manolo Calvo, quien nos hizo la observación que el número trece representaba rebelión.  Personalmente prefería hacerlo el viernes 12 de junio, pues el 12 representa el gobierno perfecto de Dios.  Pero días más tarde, entendí del Señor que fuéramos el sábado 13, porque Él quería juzgar la rebelión de los reinos de este mundo contra Su Señorío y Su reino sobre todas las naciones (Sal. 2:1-3).

Con estos tres pasajes el Señor nos está mostrando su juicio sobre la rebelión de la humanidad y Su pueblo contra Su reinado y Señorío:
Génesis 11:1-15 relata la rebelión ocurrida en Babel contra los planes y propósitos de Dios para la humanidad y Su creación.  Y en ese acto Él confundió las lenguas y fueron creados los idiomas y creadas las naciones (las familias de la tierra).
1 Samuel 11:1-15 relata la salvación misericordiosa de Dios para Su pueblo, aún cuando éstos se habían rebelado contra Él exigiéndole que pusiera un rey en medio de ellos.  Pero el profeta Samuel dirige al pueblo, diciéndoles que ese nuevo período de gobierno debía iniciarse en Gilgal.
Apocalipsis 11:15-19 relata la acción final de Dios contra todos los reinos de este mundo que se han rebelado contra su Señorío y destruyen Su creación (Ap. 11:18).

Y ésta no es la primera vez que el Señor me guía de esa manera a través de las Escrituras, para mostrarme lo que Él está listo para hacer en una ciudad.  En 1999, cuando Él nos guió a interceder por la ciudad de New York y la nación de los Estados Unidos de América me dio instrucciones específicas basadas en las Escrituras:
1.  En aquel tiempo me dijo que aunque Su juicio era inminente sobre la ciudad de New York y de los Estados Unidos de América, yo debía tener un corazón intercesor como el de Abraham, que aunque Dios le reveló lo que Él estaba listo a hacer contra las ciudades de Sodoma y Gomorra, con todo Abraham intercedió por esas ciudades, y en especial por los justos que hubieran en ellas.  Y me guió a Génesis 18:18.
2.  Y ya Él me había dicho que lo que había decretado contra la ciudad de New York y la nación norteamericana se encontraba en Apocalipsis 18:18: el juicio contra la "gran Ciudad", la caida de Babilonia.
3. Luego me guió a proclamar Su victoria sobre Sus enemigos y alabarle basado en el Salmo 18.  Salmo que también me guió a declarar cuando oramos en el monte de Albolote, el monte de las fortalezas en la ciudad de Granada.

Por esa razón, a esa primera misión de intercesión profética en una nación extranjera la llamé Misión 18:18, que más adelante compartiré con más detalles.

PROFECÍA PARA GRANADA
Lo que ahora comparto es mi entendimiento de lo que Dios está por hacer sobre la ciudad de Granada.  Y lo hago con mucho temor, temblor y dolor en mi corazón y espíritu.

El Señor me guió, junto con mi esposa, entre 1998 al 2001, a participar en la destrucción de las obras de las tinieblas y de engaño que han estado operando en y desde Estados Unidos, como una de las manifestaciones de la gran ramera.  Y quiero subrayar y hacerme entender por qué uso la palabra "participar"; y es porque creo firmemente que el Señor había usado y usó a muchos otros intercesores para atar y desatar Sus palabras y ejecutar Sus actos poderosos en contra de Sus enemigos.  Es la misma experiencia que tenemos aquí en España.

Al Señor revelar el significado y uso del billete de Dólar como instrumento de invocación espiritual y de engaño; y revelar a sus siervos los profetas e intercesores las raíces ocultas (masónicas y de hechicerías) de las ciudades de Washington y New York, y los poderes ocultos tras las políticas de gobierno, económicas y militares de dicha nación y sus intenciones de dominio mundial, junto con la otra bestia, la primera bestia: Europa; entonces el poder oculto es expuesto e inutilizado, pues el reino de las tinieblas opera con "el poder oculto", con el poder de la mentira y el engaño; una vez que ese poder oculto es revelado por la VERDAD, entonces se derriba, es quebrantado y hollado.  El Señor lo dijo claramente: "conoceréis la verdad y la verdad los hará libres" (Jn. 8:32).  Como lo dijeran otros autores reconocidos sobre el ministerio de liberación y la guerra espiritual: la lucha espiritual no es tanto un encuentro de poderes, sino más bien de palabras; la palabra de mentira del diablo contra la Palabra de Verdad de Dios.

A lo mismo estamos asistiendo ahora en España.  Durante siglos se han mantenido ocultos pactos, símbolos, monumentos y acciones que el reino de las tinieblas ha querido encubrir astuta y deliberadamente en y desde esta nación, para imponer su mentira y engaño en las mentes y corazones de millones de personas, en este país y en otras naciones, especialmente en América.  Pero una vez más, el Señor le ha estado y está revelando a Sus siervos los profetas e intercesores el engaño y el poder oculto de Satanás, para hacerlo inoperante y todos aquellos que así el Señor haya escogido o establecido sean libres y experimenten Su salvación y vida eterna (2Cor. 4:1-6).

Manolo Calvo, intercesor español con quien hemos compartido información y experiencias, cree que así como en Granada se selló la unidad del Catolicismo romano y su expansión sobre las naciones; de igual manera deberá ser quebrantado ese poder en Granada e iniciarse un efecto dominó que culminará con la liberación espiritual de la ciudad de Jerusalén. 

En ese período de seis meses de ministerio misionero-intercesor, pude discernir que nos estamos enfrentando a los mismos principados y potestades que han estado operando en suelo norteamericano y europeo:
Los príncipes de Persia y Grecia; y el principado de la Gran Ramera (o Espíritu de Meretriz como lo llama el hermano Manolo Calvo), Dn. 10:20; Ap. 17:1-6. 
Estos principados se manifiestan en las figuras del águila negro y de la reina del cielo.  E infligen control, temor y rebelión o prostitución espiritual.  Sus ancestros o antecesores pueden ser remontados al culto babilónico de Marduk e Ishtar, al cananita a Baal y Astarte y al greco-romano a Zeus-Júpiter y Venus-Afrodita.



También he discernido, junto con el equipo que me acompañaba, que es inminente un juicio sobre esta ciudad, que podría manifestarse con un gran terremoto que destruirá muchos de los edificios y monumentos donde estos espíritus tienen sus bastiones y fortalezas (Ap. 11:13).  Ya aconteció el primero en el centro de Italia, en la ciudad del Águila (L’Aquila), a cuatro meses del Señor dirigirnos a atar y destruir este espíritu presente en el Pilar de Carlos V, en la Al-Hambra.  Y que ahora sabemos está presente en todos los principales edificios históricos de la ciudad, porque el águila era la representación básica de los escudos de Isabel I y Carlos V.  Y seguirá siendo juzgada la rebelión de las naciones, guiadas por las dos bestias, hasta su total destrucción en la venida de nuestro Señor Jesucristo.  Estamos en la cuenta regresiva de la liberación de Jerusalén (Ap. 19:20-21).

En las próximas entregas hablaré de las caminatas de oración en la Ruta de las fortalezas y en el Nido del águila, en Granada.

ARTÍCULOS RELACIONADOS
La puerta de la Al-Hambra
El monte de la pesca
El monte de la fortaleza
El monte de la intercesión I
¡Cae la puerta del Águila!
Cuatro montes de influencia mundial II



20 de septiembre de 2011

EL MONTE DE LA INTERCESIÓN Y ALABANZA

EL MONTE DE LA INTERCESIÓN Y LA ALABANZA
Cuarto Monte de intercesión por Granada
Sábado 13 de junio del 2009
Por apóstol Daniel Guerrero


Esta caminata la hice con un equipo de cinco personas:  José Miguel (Director del Ministerio de Misiones de HPCD), Pierre, Josué, Alexander y yo.  Y nuevamente no estábamos del todo seguros del lugar ni del nombre del monte adónde deseábamos ir, sólo lo veíamos a lo lejos y sabíamos que el Señor quería que fuéramos allá.

Tomamos el camino hacia Albolote, pues pensamos que podíamos tomar algún acceso cercano.  Nos dirigimos hacia el pueblo de “Peligros”, pero al rodearlo nos dimos cuenta que ese no era el camino.  Así que a Pierre se le ocurrió tomar el camino hacia Murcia y ese sí parecía el correcto, aunque tampoco sabíamos a qué altura salirnos de la autovía y dirigirnos hacia el monte que estaba ante nosotros.

Finalmente supimos que el monte a dónde teníamos que ir pertenece al Parque nacional Sierra de Huétor, al este de la ciudad.  Y el monte específico al que subimos se llama “Cruz de Viznar”.  Subimos por coche hasta donde pudimos y luego procedimos a hacer una caminata por un sendero hermoso rodeado de pinos.  Aunque el trayecto fue relativamente corto (alrededor de 30 minutos), no fue menos exigente; así que tuvimos que detenernos a descansar en dos oportunidades.

Llegamos a una pequeña explanada donde hay varias señalizaciones de diferentes sitios, ya que realmente la “Cruz de Viznar” pertenece a un circuito para senderistas con el mismo nombre: “Sendero Cruz de Viznar”.  Luego de descansar un poco, ver la espectacular vista de la ciudad y tomar algunas fotos, proseguimos nuestra caminata hacia la cima donde se encuentra la cruz.

Antes de llegar a la cima, nos ubicamos en un lugar sombreado al pie de la cima, para desde allí alabar y exaltar al Señor, como Rey de reyes y Señor de señores.  Lo que el Señor me había dicho semanas antes, exactamente el sábado 16 de mayo, antes de subir al monte de Albolote, era que ese sería el lugar de adoración e intercesión que cerraría el circuito de cuatro montes que Él me había mostrado.  El primer monte: Al-Hambra, es el monte fundamental de la ciudad, desde el cual el Señor derribará todo principado y potestad de la ciudad (Is. 45:2-3); el segundo monte: de la boca de la Pescá (monte de la Pesca), es donde el Señor nos dijo cómo será nuestra pesca: bajo Su dirección, de acuerdo a Su Palabra; no en nuestras fuerzas ni en nuestras habilidades (Lc.1-6); el tercer monte: Albolote, es el monte de las fortalezas de la ciudad, desde el cual el Señor destruirá todas las fortalezas mentales y espirituales que impiden que los pobladores de la ciudad respondan al Señorío amoroso de Jesucristo y de su regalo de vida eterna (Jer. 17-19); y el último monte: la cruz de Viznar (monte de Gilgal), de la adoración e intercesión profética a favor de los propósitos eternos del Señor para la ciudad de Granada.

Esta caminata, la hemos hecho con humildad sabiendo que el Señor en años pasados ha movido igualmente a muchos otros siervos y siervas de Dios a hacer intercesión a favor de esta ciudad.  No creemos ni presumimos que con estas acciones de oración ahora sí van a pasar cosas; sino que sencillamente, en fe y obediencia, hacemos nuestra parte, lo que el Señor quiere que nosotros hagamos, como parte de Su plan para esta ciudad y las naciones.  Y reconocemos el trabajo arduo que otros han hecho y alabamos a Dios por las vidas de todos aquellos que nos han precedido.

Antes de proceder a alabar a Dios, me sentí dirigido a leer Apocalipsis 1:4-8, donde el apóstol declara que: Jesucristo el testigo fiel, el primogénito de los muertos, y el soberano de los reyes de la tierra.  Al que nos amó, y nos lavó de nuestros pecados con su sangre, y nos hizo reyes y sacerdotes para Dios, su Padre; a él sea gloria e imperio por los siglos de los siglos. Amén.


Hay tres declaraciones en este pasaje que resaltan y son relevantes por el contexto histórico y por los actos de intercesión que hemos hecho en los pasados seis meses.
1.    Jesucristo es el Soberano de los reyes de la tierra.
2.    Jesucristo nos hizo reyes y sacerdotes para el reino de Dios.
3.    A Jesucristo sea la gloria y el imperio por toda la eternidad.
Estas tres declaraciones son importantes cuando hemos estudiado y entendido los planes y propósitos de los reyes de esta tierra; las acciones de una jerarquía religiosa de imponerse sobre el resto de la iglesia de Jesucristo y ser cómplice con los reyes de esta tierra; y cuando vemos que ambos grupos, los líderes políticos y religiosos, han buscado su propia gloria y le han rendido adoración a los ídolos.  Todos con la misma característica: son planes y acciones temporales que palidecen ante la gloria e imperio eterno del Rey de las naciones.

Después de leer este pasaje y meditarlo brevemente, procedimos a cantar alabanzas al Señor y cada uno expresó oraciones de alabanzas y acciones de gracias por lo que Dios ha hecho en nuestras vidas y por lo que Él nos ha permitido hacer para la gloria de Su Nombre.  Luego Pierre compartió un pasaje en el que venía meditando días atrás, en 1Sam. 11:1-15.  En él se narra como el rey amonita Nabas subió contra el pueblo de Jabes de Galaad y estos últimos, viendo la amenaza, quisieron hacer alianza con él.  Pero Nabas en su arrogancia y prepotencia quiso aún que todo hombre en Israel se quitare el ojo derecho y pusiera esta afrenta en toda la nación.  Los de Jabes le pidieron siete días para ver si había alguien en Israel que los defendiera.  Y Pierre compartió cómo el enemigo siempre quiere más de nosotros, hasta el punto de humillarnos totalmente.  Y nosotros aún podemos pretender “hacer alianza” con el enemigo y someternos a su servidumbre por temor e incredulidad.  Pero Dios viene a nuestro rescate y siempre está listo para salvarnos.

Pero mientras él compartía sus pensamientos mis ojos se fijaron en dos versículos: el verso 9 y el verso 14.  El primero dice que Saúl le dice al pueblo “mañana al calentar el sol, seréis librados”.  Y en el segundo, Samuel dice “Venid, vamos a Gilgal para que renovemos allí el reino”.  El primero me llamó mucho la atención, porque durante la caminata de oración que hicimos del 1 al 5 de junio, echamos broma que siempre nos encontrábamos en los lugares que íbamos caminando a pleno mediodía y con un sol inclemente.  Y medio en broma y medio en serio les dije que como hijos de luz estábamos destruyendo las obras ocultas de las tinieblas, a plena luz del día.  Y también citamos Proverbios 4:18 y declaramos que íbamos bajo el Sol de justicia de Dios (Mal 4:2-3). Y mientras buscaba estas citas me topé con otra muy interesante en Jueces 5:31.  Pero con el segundo pasaje (1Sam. 11:14) sentí del Señor ponerle el nombre Gilgal a ese monte, porque estábamos cerrando un ciclo y comenzando una nueva etapa de ministerio en esta ciudad.  Una etapa de restauración del reino de Dios, con un pueblo que se someta al Señorío de Jesucristo, por medio de Su Santo Espíritu y que actúe solo en el poder de Sus fuerzas (1Sam. 15:6; Ef. 6:10,18).

Luego del tiempo de alabanza y adoración, subimos a la cima rocosa, donde se encuentra una cruz de metal, con un pequeño letrero que dice: “Viznar”.  De todos los lugares que hemos recorrido en las últimas semanas, éste ha sido el único en el que no hemos encontrado imágenes, sino solo esta cruz de metal.  En los monumentos e iglesias visitadas se hacía referencia a reyes y a la virgen María, pero muy poco o nada sobre Jesucristo el Señor.

Antes de hacer oraciones de intercesión, procedí a leer el segundo pasaje que el Señor me indicó que leyera, que se encuentra en Apocalipsis 11:15-19, donde el apóstol escuchó una séptima trompeta y a una multitud celestial declarar que: “Los reinos del mundo han venido a ser de nuestro Señor y de su Cristo; y él reinará por los siglos de los siglos.”

Ese 13 de junio del 2009, el Espíritu Señor nos hizo subir a ese monte y unirnos a las voces celestiales para declarar la victoria y el juicio del Señor y su Cristo sobre la rebelión de los reyes de la tierra y de todo principado, potestad y autoridad en las regiones celestes.  Así que cantamos con fe y con todo el corazón, el cántico “Dios sea exaltado”, que dice:
Dios sea exaltado
Sus enemigos sean esparcidos
Venciendo en el reino de las tinieblas,
Con alabanzas
Subiré a la montaña;
Gritaré a las naciones:
¡Que el renio de las tinieblas está cayendo!


Después que cada uno hizo intercesión por la ciudad de Granada y por la iglesia del Señor en medio de ella, hicimos juntos al unísono un clamor multilingüe para bendecir a la ciudad.  Josué oró en inglés, Alexander en italiano, Pierre en alemán y José Miguel y yo en español.  Es la primera vez que hemos hecho eso, pero sentí del Señor que debíamos hacerlo y glorificar a Dios en todos los idiomas allí representados.  Luego que terminamos de orar, nos tomamos las fotos de recuerdo correspondiente e iniciamos nuestro recorrido de descenso.


ARTÍCULOS RELACIONADOS:












15 de septiembre de 2011

EL MONTE DE LA FORTALEZA

EL MONTE DE LA FORTALEZA
Tercer monte de intercesión por Granada
Sábado 16 de mayo del 2009
Por apóstol Daniel Guerrero


Esta caminata la hice con un equipo de tres personas; y a diferencia de las otras tres que habíamos hecho hasta entonces (Pilar de Carlos V, Palacio de Carlos V y Monte de la Pesca), ésta fue mucho más elaborada y compleja.

El torreón de Albolote, Granada
Y en preparación para esta caminata, ya el Señor me indicaba que nos íbamos a encontrar con un sitio que simbolizaba las fortalezas mentales y espirituales de la ciudad.  De hecho, el mismo día que planificamos hacer la caminata a este monte, el Señor me despertó a las 6:00 AM, para que leyera y escribiera todos los pasajes que íbamos a usar durante nuestro tiempo de intercesión en ese lugar.  La mayoría de los pasajes eran del profeta Isaías y de Jeremías y contenían mensajes de parte del Señor de ataque para Sus enemigos y defensa para Su pueblo.

El Señor me dio los siguientes pasajes:
Isaías 40:1-11, Pasaje de defensa, consolación y bendición.
Versículo clave 40:9: “Súbete sobre un monte alto, anunciadora de Sión; levanta fuertemente tu voz, anunciadora de Jerusalén; levántala, no temas; di a las ciudades de Judá: ¡Ved aquí al Dios vuestro!”
Isaías 42:1-17, Pasaje de defensa, protección y bendición.
Versículo clave 42:6: “Yo Jehová te he llamado en justicia, y te sostendré por la mano; te guardaré y te pondré por pacto al pueblo, por luz a las naciones.”
Isaías 45:1-7, Pasaje de liberación, dirección y declaración.
Versículo clave 45:2-3: “Yo iré delante de ti, y enderezaré los lugares torcidos; quebrantaré puertas de bronce, y cerrojos de hierro haré pedazos; y te daré los tesoros escondidos, y los secretos muy guardados, para que sepas que yo soy Jehová, el Dios de Israel, que te pongo nombre.”

Jeremías 1:6-19, Pasaje de llamamiento, dirección y bendición.
Versículo clave 1:10: “Mira que te he puesto en este día sobre naciones y sobre reinos, para arrancar y para destruir, para arruinar y para derribar, para edificar y para plantar.”
Jeremías 15:19-21, Pasaje de consagración, dirección y protección.
Versículo clave 15:20-21: “Y te pondré en este pueblo por muro fortificado de bronce, y pelearán contra ti, pero no te vencerán; porque yo estoy contigo para guardarte y para defenderte, dice Jehová.  Y te libraré de la mano de los malos, y te redimiré de la mano de los fuertes.”
Jeremías 20:7-13, Pasaje de consagración, protección y bendición.
Versículo clave 20:11: “Mas Jehová está conmigo como poderoso gigante; por tanto, los que me persiguen tropezarán, y no prevalecerán; serán avergonzados en gran manera, porque no prosperarán; tendrán perpetua confusión que jamás será olvidada.”

Salmo 18:1-50, Pasaje de alabanza y acción de gracias por la victoria del Señor.

El Señor me dijo que escribiera a mano cada uno de estos pasajes, en una hoja diferente; y enterrarlos allá en sitios diferentes, rodeando la torre; mas el Salmo 18 debía lanzarlo al centro de la torre desde afuera (como una flecha).  Esta acción era nueva para mí, aunque había leído que otros intercesores lo habían hecho.  Así que le pedí al Señor que me diera fundamento bíblico para hacer esto, pues no quería hacer nada extraño que no estuviera en Su Palabra.  Y en el supuesto que alguien me preguntara por qué hacíamos lo que estábamos haciendo, pudiéramos tener fundamento en la Palabra de Dios y no en nuestros propios pensamientos o criterios.  Él en su gracia, bondad y misericordia así lo hizo y me dio tres pasajes: Isaías 8:1-3; Jeremías 30:1-3; Habacuc 2:1-3.  Y me impactó que me diera tres pasajes, y me hizo ver, que era para testimonio; porque en materia de todo juicio, con el testimonio de dos o tres testigo el asunto es resuelto.

Y me dijo que cuando los colocara en el lugar de la torre, los enrollara y los doblara; y que los enterrara de esa manera.

También me dio los cánticos que teníamos que cantar, una vez que tuviéramos el tiempo de intercesión y declaración profética: “Dios no nos trajo hasta aquí, para volver atrás”; “Te amo Jehová, fortaleza mía” (Sal. 18:1-2); y “Con mi Dios yo saltaré los muros” (Sal. 18:25-42).

Fuimos, pues, en coche hasta el cerro de Albolote, sin saber con seguridad el camino que debíamos tomar, pero confiando en la dirección que el Señor nos había dado.  En esta oportunidad, llegamos relativamente rápido y muy cerca al torreón con el coche, que casi no caminamos.  Eso me incomodó un poco, pues no me gusta darle al Señor nada que no me cueste.

Llegamos al lugar y empezaron las sorpresas… Resulta que el torreón de Albolote forma parte de lo que se conoce como “la ruta de las fortalezas”; y era un lugar estratégico para la vigilancia y protección de la ciudad, contra cualquier ataque enemigo.  También es conocido como un “atalaya” de seguridad para la defensa de la ciudad.  Los otros lugares que forman la ruta de las fortalezas son: Atarfe (castillo árabe, que se puede ver desde el torreón), Santa Fe (creada como campamento-fortaleza en el s. XV), Romilla (en Chauchina, también conocida como torre de Roma, de origen nazarí), Lachar (de origen visigodo, reconstruida en 1431) y Colomera (villa-fortaleza de origen árabe, s. X).


Esta descripción de Albolote como una fortaleza impactó fuertemente mi espíritu, porque yo no sabía ni el nombre del lugar ni su trasfondo histórico, solo tenía lo que el Señor me había dicho estando en el monte de la Pesca: que en el próximo monte oraríamos contra las fortalezas mentales y espirituales que operan en la ciudad.

En la valla informativa había una inscripción sobre la historia e importancia del lugar, que me gustaría transcribir aquí:

“El torreón que se alza majestuoso ante nosotros, formaba parte del cinturón defensivo de la ciudad de Granada.

Desde estas torres, se daba la voz de alarma a la Alhambra, en el caso que las tropas castellanas avanzaran hacia ella.  Concretamente, desde este torreón se vigilaba un campo que corría paralelo al río Cubillas, aprovechando el valle del mismo.

Desde esta posición privilegiada, las vistas hacia la Vega de Granada son sencillamente espectaculares.  Podemos contemplar la totalidad del llano, coloreada por las espesas choperas a las que le escribiera Federico García Lorca y los blancos pueblos en los que pasó su infancia.  A la izquierda, rodeado por un extenso pinar, el embalse de Cubillas.  Al fondo, la espléndida imagen de Granada, con Sierra Nevada al fondo.”

La otra sorpresa fue la hermosa y sobrecogedora vista de la ciudad y de la vega de Granada; con un cielo nublado como techo, que se antojaba amenazante. En dirección norte se pueden ver los campos verdes y fructíferos de la vega.

Y en dirección sur se ve la ciudad de Granada, con la cadena de montañas de la Sierra Nevada imponente a su fondo.

Luego nos acercamos más al torreón y distribuí los pasajes (los rollos) entre nosotros.  Los tres de Isaías para Alexander, los tres de Jeremías para Josué y el Salmo 18 para mí.  Y procedimos a leerlos.  Comenzó Alexander a leer y luego Josué; después de lo cual procedimos a enterrarlos de cada lado del monte, los de Jeremías en la faz hacia la ciudad y los de Isaías en la faz hacia la vega, de manera equidistante, rodeando a la torre, a la fortaleza.  Después, en dirección hacia la ciudad, leí y declaré el Salmo 18, lo enrollé, doblé y entregué a Josué para que lo lanzara dentro de la torre.  



Esto último fue chistoso porque Josué tuvo que brincar una cerca de alambre, que rodea al torreón; y por su personalidad más cuidadosa y respetuosa tuvo temor en saltarla, pero le recordamos que: “con mi Dios yo saltaré los muros, con mi Dios ejército derribaré”; tomó animo y saltó la cerca.  Luego le dije que envolviera el rollo en una piedra y la lanzara, y él no quería; pero luego le insistí y lo hizo y el rollo cayó exactamente en el medio de la torre, como el Señor me lo mostró antes de salir.  En la foto a la izquierda se ve el momento exacto cuando Josué estaba lanzando el rollo y éste estaba encima de la torre.



Después de esto, tuvimos un tiempo para interceder al unísono desatando la bendición de Dios sobre la ciudad de Granada y quebrantando toda fortaleza mental y espiritual que tiene cegado el entendimiento de la gente y que les impide creer y ver el regalo de Dios y Sus promesas para Su pueblo (2Cor. 4:3-4; 10:3-6).  Y declaramos ese lugar como “el monte de la sanidad y restauración”.

Y finalmente, procedimos a cantar los tres cánticos que el Señor me había dado, y alabar a Dios por Su grandeza, gracia y fidelidad para con cada uno de nosotros.  Y vimos desde allí el próximo monte, el de intercesión y alabanza; y fue algo curioso, pues el cielo estaba nublado y en ese momento, cuando estábamos viendo el próximo monte, un rayo de luz del sol cayó exactamente encima del monte al que iríamos la próxima vez, y fue como si el Señor nos indicara el camino.


Aquí les dejo, dos hermosas fotos.  El de la experiencia anterior y una de granada igualmente iluminada majestuosamente con la Sierra Nevada al fondo.


Monte de la intercesión y la alabanza
Granada vista desde el monte de Albolote

5 de septiembre de 2011

EL MONTE DE LA PESCA

EL MONTE DE LA PESCA
Segundo monte de intercesión por Granada
Sábado 18 de Abril del 2009
Por Ap. Daniel Guerrero

Monte de la Boca de la Pescá, Granada
Ahora sigamos con las crónicas de las jornadas de intercesión por Granada, que el Señor me dijo que hiciera en el 2008, como preparación mental y espiritual para el ministerio misionero que realizaría, junto con mi equipo, en esa ciudad.

Para esta jornada fui con Alexander, Josué, y otro hermano de la iglesia, ya como una actividad y estrategia para la fundación de la iglesia Comunidad Cristiana Sierra Nevada, que recién comenzábamos en ese mes.  Exactamente seis meses después.

Intentamos comenzar nuestro recorrido por el pueblo de Gójar, ya que la primera vez que el Señor me mostró ese monte fue desde la casa de la familia Cabrera; así que pensé que podríamos iniciar nuestra caminata desde Gójar.  Nos metimos por un cortijo (una pequeña finca) y después de recorrer varios kilómetros, nos dimos cuenta que no sería por ahí.  Luego nos devolvimos y lo intentamos por el pueblo de Dílar e ingresamos hasta la ermita de la virgen de las nieves.  Pero igualmente no sabíamos cómo íbamos a llegar; así que le preguntamos a unos oficiales de una patrulla de la Guardia civil, que pasaba en ese momento, cómo llegar al monte, pues tampoco sabíamos su nombre.  Uno de ellos nos dio el nombre, pero no lo captamos claramente y nos dijo cómo llegar rápido por la vía del pueblo de la Zubia.

Así que, nos devolvimos y nos dirigimos hacia la Zubía, camino arriba hacia el parque Cumbres verdes, al final donde hay un mirador o paradero para los ciclistas y senderistas.  Caminamos un largo trecho hasta llegar a la cima, donde entendíamos el Señor quería que oráramos por la ciudad.  Fue una caminata exigente, pues la topografía es irregular y bastante elevada.  Pero con todo proseguimos.  En el recorrido, el Señor me indicaba en mi mente, que no nos ciñéramos solamente al camino conocido, sino que estuviéramos dispuestos a tomar nuevos caminos; pues Él quería hacer algo nuevo y teníamos que estar dispuestos a seguir Sus instrucciones y dirección.

La flecha señala donde yo estaba
Ya casi para llegar, sentí que el Señor quería darme otra dirección, así que me retrasé un poco, esperando en Él.  Pero en eso, los otros tres compañeros llegaron primero al lugar donde se encuentra una pequeña cabaña o garita.  Y antes de proseguir el Señor me dijo que tomara otro camino, lo cual hice, pero esa acción me dejó con pocas fuerzas; así que me senté a descansar.  Mientras descansaba, el Señor me indicaba que era el monte de al lado donde debíamos ir y no al otro, a donde habían llegado Pierre, Alexander y Josué.  Así que les hice señas que teníamos que ir al otro.  Mientras yo subía el otro monte solo, los compañeros estaban descansando y tomando fotos a su alrededor.

Nos reunimos y compartí con el grupo, lo que entendía que el Señor me había dicho y lo que quería que hiciéramos.  Y meditamos en Lucas 5:1-11, que relata la pesca milagrosa.  Ahí pudimos ver que los discípulos, que eran pescadores de oficio con mucha experiencia, habían estado toda la noche pescando y no habían logrado capturar ningún pez.  El Señor se les apareció y les dio instrucciones de dónde pescar y ellos le obedecieron (aunque no le veían lógica a la orden del Maestro).  Así que, entendimos que el Señor quiere hacer lo mismo con nosotros, su iglesia, para que podamos obtener una gran pesca de almas en la ciudad de Granada.

Vista de Granada desde el Monte de las Pesca
Comprendimos por la Palabra, que la pesca que el Señor quiere que hagamos en Granada y España tendrá que hacerse bajo Su dirección, siguiendo Sus instrucciones, sin que dependamos de nuestro propio conocimiento, lógica, experiencia ni habilidades.

Captado esto, nos paramos y comenzamos a alabar a Dios por Su gracia y fidelidad al guiarnos en tal particular manera y de forma específica; luego oramos por nosotros, como iglesia, para que Él nos ayudara a oírle, seguirle y obedecerle en todo lo que Él nos indique.  Después hicimos intercesión a favor de la ciudad de Granada, y oramos desatando la bendición de Dios sobre la ciudad y clamando por una pesca milagrosa en este lugar; y para que el Señor bendijera grandemente a Su pueblo y a Su iglesia en la ciudad.  Así que, decidimos bautizar ese monte como "el Monte de la Pesca".

Luego que terminamos, cantamos la canción “Dios no nos trajo hasta aquí para volver atrás” y en ese tiempo de descanso y reflexión, caímos en cuenta que los cuatros dominamos cuatro diferentes idiomas, que son de particular importancia en la historia de esa ciudad: Pierre habla alemán (Alemania, idioma seguramente hablado por Carlos V), Alexander habla italiano (Italia), Josué habla inglés (USA) y yo español, idioma oficial de España, específicamente del reino de Castilla, de donde era Isabel I, la católica.  Así que, nos propusimos que en una próxima visita subiríamos para hacer una declaración liberadora por la salvación de Granada, en esos cuatro idiomas simultáneamente.

Garita de la cima del 
Cerro de la Boca de la Pescá, Granada
Y bajamos con la incógnita de cómo se llamaba el monte; así que al llegar a casa, entré en Internet y busqué los posibles nombres relacionados con “pescado, pesca o pez”, ya que eso era lo único que recordábamos.  ¡Y sorpresa!  Encontré en un blog de ciclismo de Granada, que el monte se llamaba “cerro boca de la pescá” (ver foto arriba) y nosotros sin saberlo habíamos declarado arriba, que ese monte sería conocido como “el monte de la pesca”, basados en Lucas 5:1-11.  Aunque fue el otro, donde no se encuentra la cabañita, desde el cual hicimos las oraciones de intercesión y bendición.


Ahora prosigamos con el tercer monte, el monte de la Fortaleza...



ARTÍCULOS RELACIONADOS:

La puerta de Granada

1 de septiembre de 2011

EL VUELO DEL ÁGUILA IV

EL VUELO DEL ÁGUILA
Desarrollo histórico de los imperios y reinos en Europa y América
Por apóstol Daniel Guerrero

He tenido que establecer algunas bases bíblicas, históricas y culturales primero, antes de avanzar en nuestro conocimiento y aún más importante nuestro entendimiento sobre el significado del símbolo del águila.  Y esto puede resultar un poco lento y agobiante para algunas personas no entrenadas al estudio ni a escudriñar en las Sagradas Escrituras, que están acostumbradas a "las comidas ligeras" que lamentablemente hoy se "reparten" en muchas iglesias; pero realmente lo he considerado importante y necesario.

El Vuelo del Águila
Así que, si todavía no ha leído las primeras entregas, le recomiendo que lo haga; pues  mi intención al crear este Blog no es compartir mera información, sino darle la oportunidad de ser entrenado en el ministerio de la intercesión profética.  En la primera entrega compartí una breve base bíblica sobre el significado del águila en ambos Testamentos; en la segunda entrega compartí sobre su uso en las principales civilizaciones antiguas (Mesopotamia, Babilonia, Persia, Egipto, Grecia y Roma); y en la tercera entrega analizamos su uso desde el Imperio Bizantino hasta el Sacro Imperio Romano-Germánico, para luego esparcirse por otros reinos europeos.

Todo lo anterior, era necesario compartir para que podamos entender lo que llamo "el vuelo del águila", que no es otra cosa que la manifestación del espíritu o principado que opera en este sistema de cosas, que la Biblia llama "el mundo" (gr. kosmos).  Principado que ha operado en todos los grandes imperios de este mundo y que se resiste al avance y establecimiento del reino de Dios sobre las naciones.

Ahora en esta entrega, estudiaremos el vuelo del "águila" en la historia moderna, especialmente a partir del siglo veinte hasta el presente y cómo este principado ha operado en las grandes potencias mundiales, en nuestra historia más reciente.

En la tercera entrega nos quedamos en el imperio de Carlos V, imperio que tuvo su base principalmente en España y en Austria (Alemania); y vimos que además de la herencia territorial que heredó de sus abuelos, Carlos V recibió una herencia espiritual de los imperios Romano y Bizantino, de allí su deseo de re-unificar el imperio caído nombrando el Sacro Imperio Romano Germánico (ver cuadro).
Aunque Carlos V logró expandir su reino y luego su imperio, realmente lo hizo sobre la base del reinado de sus abuelos Isabel I de España y Maximiliano I de Austria.  Pero nuestra experiencia de primera mano fue en España, con el personaje y legado de Isabel I en y desde Granada.  Y pudimos observar que en 1492 tres eventos históricos cambiaron el rumbo de la humanidad: 1. La expulsión de los musulmanes de suelo europeo, con la conquista definitiva del reino de Granada y la unificación de España; 2. El permiso y financiamiento de la expedición de Cristobal Colón en búsqueda de una nueva ruta marítima hacia la India, que luego se tornó en el descubrimiento del nuevo mundo: América; y 3. la expulsión de los judíos de suelo español.  Todo esto aconteció en ese mismo año en un período de siete meses, iniciando lo que conocemos como la Era moderna.

Con el reinado de Isabel I, "el águila" voló a América, dejando su influencia en muchos países, pero principalmente en los Estados Unidos de América.  Y durante el reinado de Carlos V y el proceso de Reforma que vivió Europa comenzaron procesos independentistas, tanto en suelo europeo como americano.  De dicho proceso, surgirían las grandes potencias mundiales:
Y a comienzo del siglo XX comienzan movimientos, tanto en el mundo espiritual como en el terrenal, y estallan las dos grandes guerras mundiales, que involucran a países de Europa, África, Asia y América.  No tenemos ni tiempo ni espacio para comentar todos los eventos acontecidos ni evaluar sus consecuencias, así que por razones de proseguir con el propósito de este breve estudio, veamos gráficamente los principales actores que surgieron o contribuyeron a configurar el nuevo orden socio-político y militar en el mundo:
Principales Países involucrados en la 2da Guerra Mundial
El águila americana junto con sus aliados europeos venció a tres águilas, iniciando la era de las dos grandes superpotencias: Estados Unidos de América y la Unión Soviética (1945-1991).  Este desenlace se parece mucho a lo descrito en Daniel 7:8, sobre la visión del cuerno pequeño que arranca a tres cuernos de la bestia romana, y a lo descrito en Apocalipsis 13:11-14, sobre la segunda bestia que sale de la tierra, pues Estados Unidos ayudó a la sanidad de Europa después de la 2da. Guerra Mundial y también terminó las hostilidades con el lanzamiento de la bomba atómica (¿la señal de fuego del cielo a la tierra delante de los hombres?).

El tema de Estados Unidos de América en la profecía bíblica lo dejaré para posteriores entregas, pues requiere mayor atención y explicación, porque ya sea deliberadamente o ingenuamente los "profetas" (pastores, predicadores y ministros) norteamericanos han querido obviar lo evidente: la participación de esta nación dentro del sistema babilónico y el nuevo orden mundial, y siempre están viendo al enemigo fuera de su territorio, cuando lo tienen en casa o en su propio vecindario, aún dentro de sus iglesias.  Repito, esto y mucho más lo analizaremos más adelante.

También quedará para otra entrega el tema de la ciudad italiana del Águila (L'Aquila), su importancia histórica y sus implicaciones para el desarrollo profético de los últimos tiempos, y cómo afectará el nuevo orden político-religioso de las naciones, para el final de los tiempos.

Por ahora, puedo compartirles que a partir del 11 de septiembre del 2001, se ha iniciado un movimiento de retorno del "águila" hacia Europa, para luego volver nuevamente a Medio Oriente, específicamente a Jerusalén, conforme a la profecía bíblica.  Los pactos y secretos que protegían al poderío norteamericano han sido develados y sacados a la luz; y por eso somos testigos de su presente crisis económica y su caída como imperio mundial, lo cual está generando una gran sacudida en las naciones y un nuevo re-ordenamiento, tanto en el mundo espiritual como terrenal.

Aunque no he podido compartir por ahora mucho de lo que debo compartir, creo que es suficiente, para que prosigamos con las crónicas relacionadas con la intercesión que el Señor me dirigió a hacer en cuatro montes de la ciudad de Granada y en cuatro puertas, en cuatro naciones.

Hasta la próxima entrega...

ARTÍCULOS RELACIONADOS:
El vuelo del Águila II
El vuelo del Águila III
¡Cae la puerta del Águila!
El nido del Águila
La ciudad del Águila I