29 de junio de 2011

LA PUERTA DE GRANADA: AL-HAMBRA

LA PUERTA DE GRANADA: AL-HAMBRA
Por Apóstol Daniel Guerrero

En la entrega "Cuatro Puertas antiguas", en su Primera parte, compartí cómo fue que el Señor me llamó a involucrarme en una agenda de intercesión profética en Cuatro Puertas de influencia mundial, y en las primeras tres entregas he querido dar el contexto de dicho llamado, para que el lector sepa el por qué y el para qué de lo que estoy compartiendo en este Blog.

De aquí en adelante procederé a compartir las experiencias, lecciones y mensajes que he recibido desde el 2008.  Comencemos pues con el Primer monte y la Primera puerta...

EL MONTE DE LA AL-HAMBRA
Como lo compartí anteriormente, en el año 2008, recién llegado a Granada con el objetivo de iniciar un proyecto misionero de fundación de iglesias caseras en los pueblos alrededor de la ciudad, el Señor me dio la expresa instrucción que me dedicara a orar y esperara por seis meses por sus próximas directrices.  Y en ese proceso Él me mostró cuatro montes alrededor de Granada, donde Él quería que hiciera oración, uno de esos montes, el primero de los cuatro, era La Al-Hambra.

Al-Hambra (del árabe El rojo), tiene actualmente sobre sí una fortaleza y palacios, tanto de reyes musulmanes como católicos, que se disputaron por siglos las tierras de las regiones sureñas de España.  Se dice que su construcción se comenzó en el siglo XIII (Ben Al Ahmar, 1238) , y continuó su desarrollo y ampliaciones bajo dominio de los reyes musulmanes, llegando a funcionar como toda una ciudadela con todos los servicios y comodidades necesarias para su funcionamiento autónomo de la ciudad de Granada.

En vista que llegué con mi familia para comienzos del otoño y era consciente de nuestra necesidad de ajuste a nuestro nuevo entorno socio-cultural, pensé que podría iniciar las caminatas de oración sobre estos montes después que terminara el invierno y ya estuviera más adaptado al ambiente cultural y ministerial de la ciudad.  ¡Estaba equivocado!  Dios quería me moviera un "poco" más rápido...

Él movió a mi hijo Josué para que iniciara todo este proceso de caminatas de oración y abriera una nueva puerta de revelación que no teníamos ni la remota idea que pudiera existir ni adónde nos llevaría.

En esta primera oportunidad, voy a compartir con ustedes la experiencia que mi hijo Josué tuvo y que posteriormente le pedí que escribiera en una crónica, pues el Señor así me lo había pedido.  Y esto era inédito para mi, pues nunca el Señor me había pedido que escribiera este tipo de experiencias con miras en el futuro compartirlas, lo cual ahora hago por este medio.

04 DE DICIEMBRE DEL 2008
Hoy mientras estaba de camino a la academia, que voy los martes y los jueves, en el Autobús 177 de La Zubia a Granada, a las 4 y medía de la tarde, mientras escuchaba una canción de Hillsong, llamada “You came to my rescue” (Me viniste a rescatar), sentí un deseo enorme que me venía de dentro de mi, que debía dirigirme a las afueras de la Al-Hambra para estar a solas con Dios. 

Yo hace 2 días en la noche, mientras me preparaba para dormir, le pedí a Dios que me mostrara que quería que hiciera, cuál era mi propósito por el cual me trajo acá a Granada, y cómo podría aprender.  Le pedí que me hablara, que estuviera listo para escuchar Su voz, que quería escuchar su voz.  Y pues esta tarde, cuando sentí esta enorme necesidad y deseo de estar a solas con Él, pues cambié mis planes de ir a la academia para seguir reforzando mis conocimientos para mi entrada a la universidad, sentí de parte de Dios, que Él igual está conmigo y eso no era lo más importante por ahora, estos meses Él ha estado trabajando mucho ese tema en mi. Porque no hace mucho dejé de ver a una amiga mía que quería más que a una amiga; pero a la final no se pudo dar, pero yo solía poner a esta chica por encima de cualquier cosa, por encima de Dios, de mi familia, de mi futuro, por encima de mis propios sentimientos. Y pues, he sentido que esto ha sido una lección que Dios ha tratado conmigo que debo tenerle a Él de primero...

Mientras caminaba en dirección a donde sentí que tenía que ir a estar a solas con Dios, sentí Su voz en mí guiándome  y me dijo: 'quiero que vayas a este sitio que te diré; quiero que ores allí por esta ciudad; quiero que clames por Granada y por su gente'.  Al mismo tiempo escuchaba esta canción de Hillsong una y otra vez, y cada vez que escuchaba que en la canción decían "Clame, me oíste... Me viniste a rescatar" mi corazón, empezaba a latir más rápido, y una sensación de alegría y felicidad me inundaron por dentro. Al final llegué a una de las puertas para entrar a los jardines exteriores de la Alhambra.  Allí apenas empezando a subir por el camino, yo había estado por allí anteriormente con mi madre y el lugar me llamó la atención, pues me pareció un lugar hermosísimo, para traer algún día a una chica allí.  Pues, mientras subía volví a escucharlo y me dijo: 'no te pares hasta llegar a la segunda parte plana de este camino'. Y me lo repitió varias veces: '¡No te pares, no te pares!'.  Cuando llegué a la primera parte yo pensé bueno por lo menos voy a descansar un poco, pero inmediatamente me volvió a decir otra vez 'no te pares hasta llegar a donde te dije'; así que seguí caminando.

Cuando al final llegué a la segunda parte plana, me di cuenta de que era una fuente, ya la había visto anteriormente, era una fuente grande en la pared, que tiene aspecto de arquitectura romana o algo parecido en el medio tiene escrito creo que algo en latín.


Pero cuando al final me senté al frente de esta fuente me vino otra vez su voz, y me dijo: 'aquí es donde quiero que ores, esa fuente que está al frente tuyo representa a Granada. Y también representa una de las potestades que esta oprimiendo a esta ciudad'.  El domingo pasado mi padre nos había hablado de aquello. Así que, empecé a orar allí... por Granada, por su gente, a bendecirla. Y luego me quede viéndo la fuente, esperando a ver si Dios tenía más que decirme; y me mostró que había 5 ángeles en la fuente, los 5 ángeles estaban ubicados como una pirámide. Había un ángel arriba de todos el más adornado, y pues supongo que ese era Satanás.  Los otros 3 ángeles veían en direcciones contrarias, pero uno de ellos uno a la mano derecha de este ángel de arriba, me veía perfectamente a mí, o donde yo estaba sentado. Cuando vi esto empecé a orar por mí que el Señor me cubriera con Su sangre.  Pues no se mucho de guerras espirituales, pero conozco algo y sé que son peligrosas. Los dos ángeles que se encontraban a los lados del ángel superior sostenían peces que escupían agua hacia la fuente.


Incluyendo también el ángel que me veía a mí de frente, allí discerní que esas eran las potestades que oprimían y no dejaban ir a la pesca (a los hombres, la pesca de almas).  Allí volví a orar, y recibí de parte de Dios que debía ir allá una vez a la semana, una vez en la mañana y la próxima cuando este apunto de esconderse el sol, como lo he hecho hoy, hasta que Él me diga. También me dijo que debía ayunar por mediodía en estos días, que hiciera esto y que les contara esto a mis padres.

Luego cuando bajé, me vino a la mente la posible razón por la que Dios no quizo que me parase en ninguna de estas partes, antes de llegar a la fuente; y me vino un pensamiento, que era porque Él sabía que yo iba a querer algún día traer a la chica que Él me provea a ese sitio; y por lo tanto, no debía detenerme eso.  No sé si eso fue de Dios o sólo mis pensamientos...

Después mientras andaba por Granada sentí un amor, una gran compasión por toda la gente que me encontraba. Sentí algo del amor de Dios que Él tiene por esta ciudad y como los quiere salvar. Y me volvió a la mente lo que me dijo que fuera a orar por la ciudad una vez a la semana a ese lugar.


Fin de la crónica de mi hijo Josué.


En la próxima entrega compartiré la experiencia que tuvimos los dos, en nuestra primera visita juntos a la Fuente de Carlos V.  Continuará...  Si quiere proseguir con la Segunda parte de este tema, haga click aquí.


FUENTES:

ARTÍCULOS RELACIONADOS:
La puerta de Granada: la Al-Hambra II
La puerta de Granada: la Al-Hambra III
La puerta de Granada: la Al-Hambra IV
La Puerta de la Al-Hambra


0 comentarios:

Publicar un comentario

Apreciaría muchísimo tus comentarios y saber cómo este Blog ha bendecido tu vida y ministerio. Por favor, deja tus comentarios aquí: